Pilar Pérez Esteve, Fernando Trujillo y Toni Solano felicitan a Felipe Zayas

IMG_2246

Ayer, 18 de junio, fue el cumpleaños de Felipe Zayas, todo un referente en el mundo de la didáctica de la lengua y la literatura (entre otras cosas). Fueron muchos los que se acordaron de la celebración y lo felicitaron. Recordar a un maestro o a un colega, del que no dejamos de aprender, es más que un gesto: es la prueba de que enseñamos y aprendemos a base de afectos, entre los que se cuenta la gratitud. Eso es lo que han hecho, entre muchos otros: Pilar Pérez Esteve, Fernando Trujillo o Toni Solano, todos ellos fuentes inagotables de las que bebemos muchos de los que nos dedicamos a la enseñanza de la lengua y la literatura.

Pilar Pérez Esteve en Feliz cumpelaños, Maestro evoca a Felipe Zayas de la siguiente manera: “¿somos capaces de recordar a aquél maestro que nos emocionó con sus relatos? ¿Cómo despertaba en nosotros la curiosidad? Cierra los ojos. ¿Recuerdas su mirada? Esa sonrisa apenas esbozada que te llenaba de seguridad. Incluso la rabia que hinchó las venas de tu cuello cuando no se conformó con ese trabajo mediocre porque tú podías hacer mucho más, ´se va a enterar este pesado´, pensaste. Y después, esa emoción en tu pecho. Eras tú quien leía ahora en voz alta. Era tuyo ese texto que milagrosamente había salido de tu pluma, todavía no te explicas cómo, pero sí, tú eras el autor. Un milagro. Si has tenido la suerte de tener una gran maestra, un gran maestro, sabes de lo que hablo”. En estas palabras se encuentra implícita la definición de lo que es, o debería ser, un maestro/a y que podríamos formular de la siguiente manera: “dícese de aquella persona que es capaz de ver en otra todo su potencial y que la conduce a territorios que ni esta última imaginaba”. ¿Y cómo hacerlo? Para responder, Pilar Pérez Esteve toma como modelo a Felipe Zayas: “un buen maestro muestra, acompaña, escucha, conversa y confía… Y eso hacía Felipe en sus clases… Así son los grandes maestros, sacan lo mejor de ti”. Para ilustrarlo, la propia Pilar se pone como ejemplo de ello: “me pasa con Felipe lo mismo que cuando disfruto jugando al tenis. En partidos con una pareja inexperta no doy bola, me desanimo, me aburro. Pero cuando juego con alguien que me lanza las bolas para que llegue, me fuerza cuando ve la ocasión, desacelera cuando estoy al límite para volver a presionar y dejar esa pelota, justo ahí, donde sabe que si corro puedo llegar… entonces me siento Garbiñe Muguruza”. Recordando a Felipe Zayas en el día de su cumpleaños, Pilar Pérez Esteve nos regala una gran lección que todos los que entramos a diario en un aula no deberíamos olvidar: “Felipe es un maestro que confía en sus alumnos, que guía y acompaña porque confía, desde lo más profundo de su corazón, en que todos pueden llegar más lejos”.

Por su parte, Fernando Trujillo en Feliz cumpleaños, #FelipeZayas, y perdona la felonía añade una nueva dimensión a la profesión docente al considerar que “el auténtico maestro sabe que su tarea educadora ocurre, en efecto, en el aula pero transcurre en otros lugares: en los pasillos, en los patios, en la calle, en las asambleas vecinales, en el compromiso político y sindical, en el atril de conferencias y, por supuesto, en las pantallas de la comunicación electrónica”. El buen maestro derriba, pues, las paredes del aula pues es consciente de que su quehacer ha de encarnarse tanto dentro como fuera de ella. Y de nuevo, ¿cómo conseguirlo? Fernando Trujillo apunta a la coherencia, las palabras y los gestos, atributos todos ellos de Felipe Zayas. Respecto a la coherencia, leemos: “por eso a mí me convence de ti, Felipe, tu coherencia. Si un educador no lucha por mejorar su pueblo, su región, su país o el mundo, no está siendo coherente. Si un educador cuando habla o escribe no está entregando su palabra y su gesto tanto para el bien de sus estudiantes como para el bien común, realmente no está cumpliendo con su compromiso ético y está traicionando, entonces sí, a la profesión y a la sociedad. Los educadores no somos neutrales nunca: o contribuimos a construir una sociedad mejor (más justa, más solidaria, más empática, más libre, más feliz) o estamos siendo agentes de control y opresión para el beneficio de la Minoría Poderosa”. Por supuesto, la educación nunca es neutral; todo lo contrario, es un tomar partido a cada paso. ¿Reproducir o transformar?, esa es la cuestión. La educación, especialmente la pública, no debería tener opción: su defensa del bien común y su proyecto de una sociedad mejor son requisitos que quedan fuera de cualquier negociación. Respecto a la palabra y el gesto, Fernando Trujillo dice: “la Educación es palabra provocadora y sorprendente, palabra que te llena y que te agita, que te despierta y te acerca a ti mismo y a ese tú que solo encuentras en los Otros. Pero la Educación también es gesto: gesto que se compromete, que te acoge, que te guía, que te ayuda a correr y te levanta cuando caes y que, finalmente, te despide cuando marchas para caminar por ti mismo la senda de la vida”. Cuando coherencia, palabra y gesto confluyen en un docente (éste es el caso de Felipe Zayas), su magisterio no cesa nunca.

Toni Solano también se suma al reconocimiento a Felipe Zayas y lo hace en Feliz cumpleaños, #FelipeZayas: maestro y amigo (en su blog Re(paso) de lengua): “Felipe se asoma hoy a este blog porque es su cumpleaños y porque es un placer para el discípulo rendirle este pequeño homenaje: Felicidades, Felipe”. Como en una carrera de relevos, Felipe pasó el testigo didáctico a Toni, éste a sus alumnos y alguno de ellos estará llamado a hacerlo a unos nuevos pupilos. Ahora bien, pasar el testigo no significa desprenderse de sus atributos sino que éstos conviven de manera sincrónica tejiendo una red tupida de complicidades educativas. La complicidad, pues, entre Felipe y Toni sigue existiendo y se remonta a los tiempos en que aquel Toni Solano primerizo se enfrentó al reto de tener que enseñar y que sus alumnos aprendieran. Él lo cuenta así: “cuando terminé mi carrera de Filología y hube de cumplir con el CAP (aquel curso de aptitud pedagógica, más trámite que curso y más escalón que barrera), Felipe Zayas fue el encargado de ilustrarnos en el módulo lingüístico y literario… Muchos pensábamos que dar clase era repetir con mayor o menor gracia lo que habíamos aprendido. Pero me topé con Felipe y empecé a intuir que eso de dar clase iba a ser más complicado de lo que parecía en principio, y que enseñar lengua y literatura requiere una planificación exhaustiva de objetivos y procesos. Aún me faltarían unos años para entender lo complejo que resulta enseñar cuando alguien no está dispuesto previamente a aprender. Como digo, Felipe Zayas sentó mis bases de formación pedagógica…” Pasados los años, a aquella primera lección Toni sumó otras nuevas ofrecidas por Felipe desde su blog: “en el año 2006, con mi plaza docente bien asentada, abrí este blog y empecé a husmear en las redes. Y ahí estaba Felipe de nuevo, con su blog de referencia. En aquel blog -y en otros que ya he mencionado aquí anteriormente- encontré una vez más las claves que necesitaba para mi enfoque didáctico de la lengua y la literatura”. En palabras de Toni Solano, Felipe Zayas es un maestro pero también un pionero: “para muchos profes de lengua, Felipe es el dinosaurio de Augusto Monterroso, pues da la impresión de que no nos queda ningún camino por recorrer que no haya desbrozado él antes”. Un maestro memorable, como es Felipe Zayas, transita por caminos inusuales; ésos que luego frecuentan los que vienen detrás.

No me queda nada más que agradecer a Pilar Pérez Esteve, a Fernando Trujillo y a Toni Solano sus palabras que, nacidas del reconocimiento a su maestro y colega, nos iluminan un poco el futuro. Y, por supuesto, mi reconocimiento en la distancia al magisterio de Felipe Zayas, sin cuyas aportaciones no entendería la docencia como la entiendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s