Patricia

Hace ya más de dos años que nació este blog y el balance no podía ser más positivo: personas reencontradas, lecciones y relatos de vida, reflexiones sobre los oficios de enseñar y aprender… En este tiempo me han dicho cosas extraordinarias –muchas de ellas inmereciIMG_1369das– pero nada como estas palabras de Patricia: “apareces y desapareces de mi vida, pero sé que si te buscase siempre estarías ahí”. Pues sí, he tenido la suerte de estar ahí, más cerca o más lejos, pero siempre ahí: en los años de formación (en el Colegio El Armelar), en los tiempos revueltos del mercado laboral (en FOREM-PV) y en la plenitud que da la estabilidad profesional y el poder vivir de la pasión de un@ (en este caso, la enseñanza del griego y del latín). Cuando Patricia afirma: “te tengo muchas veces presente cuando doy clase o en mis relaciones con mis alumnos. Me abriste el mundo de la poesía, me aconsejaste sobre lecturas y me guiaste en mi formación no reglada, y eso nunca lo olvidaré”, creo honestamente no contar en mi haber con tanto mérito; es más, si ello fuera prueba de algo, lo sería de mi impostura. Las reflexiones de Patricia respecto a la docencia me interpelan y me emocionan a partes iguales: “con el tiempo he aprendido que hay gente que tiene una capacidad para algo… La experiencia te da armas, pero si no lo llevas dentro…”. Está hablando, ni más ni menos, de un cierto don inherente a la profesión docente. Por eso, desde su sinceridad, me conmueve que diga esto: “cuando veo a mis exalumnos y me recuerdan tú me enseñaste… y me cuentan cosas que forman parte de sus vidas y en las que estoy, y sé que de alguna manera les he ayudado a ser quienes son, siento que la educación es lo mío”.

IMG_1384La trayectoria académica de Patricia se desdobla en dos mitades: “tanto el Colegio El Armelar, en el que estuve desde infantil hasta COU, como la universidad me han marcado”. Yo fui testigo de un fragmento de su primera mitad, de la que dirá: “con el tiempo he sido consciente de que el colegio me enseñó a ser tolerante, a aprender a respetar las diferentes creencias, incluso desde un punto de vista ateo. No creer en algo no significa tener que despreciarlo, sino intentar entender que para el otro sí es importante y puede que le molestes. Esto también incluye respetar diversas opciones sexuales, por ejemplo, u otros aspectos, como el aborto, porque la mía no siempre tiene por qué ser la mejor para todo el mundo, aunque siempre defiendo la posibilidad más abierta, que permita ejercer una libertad real”. Me consta que la tolerancia en Patricia no es pasiva –esa que condescendientemente permite que el otro se muestre diferente– sino todo lo contrario, la suya es esa tolerancia que sale al encuentro de la diversidad humana, para comprenderla, sentirla y abrazarla. En su segunda mitad, sus años de universidad, intuyo el gozo que supuso convertir en objeto de estudio lo que por entonces ya era su verdadera vocación: las lenguas clásicas. Hablamos de años marcados por el amor por el estudio, pero también por la decepción respecto a la institución que lo encarnaba. Junto a todo ello, de su paso por la universidad dirá: “me marcó políticamente, me di cuenta de que no puedes estar al margen de las decisiones políticas porque acaban repercutiendo en tu vida”. Si antes hablábamos de tolerancia activa, ahora lo hacemos de conciencia política. Sin ninguna duda, ambos requisitos constituyen el andamiaje moral de nuestra protagonista.

IMG_1487En estos momentos, Patricia se ha hecho un espacio en el mundo del trabajo. No le ha resultado fácil y de ahí su lamento, ese que desdice el discurso de las generaciones anteriores: hoy estar más formad@ no es garantía de nada, y mucho menos si además eres mujer. Ella lo expresa así: “en cuanto a vida laboral, me he llevado muchas decepciones y me he dado cuenta de que no siempre estar capacitado, tener un buen CV, quizá ser la mejor opción para una empresa, te garantiza un trabajo, ni mucho menos ser reconocido laboralmente. También como mujer, te das cuenta de que tus opiniones no siempre son valoradas y aceptadas como las de tus compañeros”. Con todo, Patricia ha logrado vivir de su auténtica pasión, y eso es algo que pocos pueden decir. Su trabajo, además, es para ella esa fuente de satisfacción, que mana y no cesa. De nuevo, ¿quién puede decir algo así?

IMG_2459Entre las experiencias vitales que más le han marcado cita la muerte de algunas personas cercanas. Desde ese dolor levanta su voz y nos dice alto y claro: “solo hay una vida y lo que no experimentes en esta no podrás hacerlo nunca. Esto no significa vivir de manera descontrolada, sino intentar disfrutar de la vida y sus posibilidades”. Y en ello se afana: “en estos momentos mi tiempo lo llena mi hija y el colegio, pero a nivel emocional, la poesía. Siempre ha estado ahí (gracias a ti). Escribir me permite crear un horizonte más allá de la realidad en el que, en el fondo, solo puedo estar yo”. Descubrí a la Patricia escritora en aquellos años en El Armelar, pero la auténtica revelación se produjo muchos años después cuando al saber de su quehacer poético la invité a hacer una lectura en mi escuela de entonces, la Vicent Ventura. Después de eso, y como por arte de magia, llegó al buzón de mi casa de Eivissa un ejemplar de un delicioso poemario “Luz (des)hilvanada”. En la dedicatoria, unas palabras que no olvido: “escuchó mi voz y esperé”.

IMG_2610Es un lugar común preguntar a los protagonistas de este blog cómo ven el futuro. A este respecto, Patricia bascula entre el “no me hago una idea de cómo será“ y el “soy bastante negativa”. Sin embargo, lo que sí que tiene claro es hacia dónde deberíamos caminar: “sé cómo me gustaría que fuera e intento esforzarme para ello, pero no todo depende de mi grano de arena. Me gustaría que existiera una igualdad real entre hombres y mujeres (sueldos, oportunidades, casa…). Me preocupa el medio ambiente y el abuso de los recursos naturales que hacemos…”. A la tolerancia activa y la conciencia política, habría que añadir, pues, su apuesta por la igualdad y la sostenibilidad.

Y del rincón de la nostalgia, Patricia  rescata muchas de las anécdotas que forjaron aquellos primeros años escolares. Siendo sincero, tendría que decir que algunas de ellas las había olvidado por completo. Ahora vuelven nítidas, con la calidez que les otorga el tiempo transcurrido y el asombro al reconocerse en aquellos que entonces éramos. Y entonces éramos alumna y profesor, sobre lo cual Patricia recuerda lo siguiente: “de ti aprendí que enseñar una materia no tiene por qué hacerse siempre de la misma manera y abrir un camino es descubrir otras posibilidades. Recuerdo que en 1º de BUP nos hiciste leer un montón de libros que no nos gustaban y algunas alumnas te escribimos una carta pidiéndote que nos cambiaras algún título y nos dejases leer lo que quisiéramos (yo me leí Rebeca de Daphne Du Maurier)”. Hoy, con la perspectiva de los años, puedo decir IMG_3356que tengo un criterio mucho más claro sobre las llamadas “lecturas obligatorias” y sobre el canon literario que privilegia unos textos y oculta otros. También ha cambiado un tanto mi concepción sobre los exámenes, aunque lo esencial ya estaba contenido en esta otra anécdota: “también recuerdo un examen de literatura en 3º. La clase pidió que lo cambiaras de día y yo me enfadé porque no me habían preguntado. Dejaste la clase para estudiar y yo me puse a leer la Antología de poetas del 50 porque ya me lo sabía. Viniste a charlar conmigo y estuvimos hablando del libro, de qué me parecían algunos poetas o poemas… Y sin haber acabado el libro me dijiste que ya estaba examinada porque sabías que me lo estaba leyendo y lo acabaría”. Por lo que parece, también hablábamos de cine, música y literatura fuera del programa: “tengo cientos de recuerdos: ir en el autobús 62 al cole hablando de cine (Azul de Krzysztof Kieslowski, Hitchcock…) o de Madredeus (no puedo escuchar algunas canciones sin pensar en ti)”. Entre todas estas referencias, si hubo alguna que animó a la joven Patricia a escribir poesía, me alegro mucho de ello, de ahí quizás ese “gracias por descubrirme a José Hierro, a Blas de Otero y la Generación del 50”.

IMG_3548En la conversación que he mantenido con Patricia para elaborar este texto está muy presente su agradecimiento: “quería darte las gracias por ser diferente y enseñarme a ser mejor persona, a querer aprender… Confiaste en mí y eso hizo que yo también confiase más en mí y siempre lo has seguido haciendo (por ejemplo, con FOREM-PV). Y gracias, gracias, gracias… Has sido para mí uno de esos profesores que dejan huella, que luego se ha convertido en un amigo”. Ante palabras tan superlativas, mi agradecimiento podría parecer un tanto raquítico. Por eso, solo confío en que ella sepa lo importante que ha sido para mí tener la suerte de seguirle los pasos (casi siempre en la distancia) y ser testigo de la fantástica persona que es. ¡Gracias!

 

Poemas de “Luz (des)hilvanada”

Sin título

El silencio es el espejo de tu ausencia

            Entre las dos orillas del abismo

no hay vacío, sino silencio.

***********************************

Llegas

y no vuelves.

Disipas con tu gesto la niebla.

Se te ofrece la vida.

Y tú sólo aguardas a la noche.

DSC_0021

***********************************

Muertos somos que insomnes

caminamos tras un destino.

 

Nadie por dos veces

contempla la otra ribera.

***********************************

El mismo silencio

siempre,

semejante a la noche

de cuerpos de agua.

***********************************

Doblegará el tiempo

mi memoria,

tierra de dolor,

itinerario de orígenes.

La estirpe de la esperanza,

como luz imposible, la desvanecerá.

***********************************

 

Anuncios

One comment

  1. Chus · marzo 25

    Me ha emocionado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s