Raghav Mehta

Foto Mehta 3Para un docente hay pocas satisfacciones comparables al hecho de encontrar a un exalumno/a al cabo del tiempo y comprobar que las cosas le van bien, razonablemente bien, y que ha logrado alguno de sus sueños. Eso es lo que me pasó hace ya casi un año con Raghav Mehta. Fue entonces cuando me lo encontré de manera casual en el negocio que acababa de abrir en una céntrica zona de la ciudad. Con la sencillez que le caracteriza, fue poniéndome al día respecto a todo lo que había pasado por su vida desde que dejó la escuela Vicent Ventura hasta ese presente tan ilusionante que entonces vivía.

Una de las señas de identidad de la Escola de Persones Adultes Vicent Ventura es la atención a las personas migrantes. Durante años han poblado sus aulas cientos de personas que buscaban aprender alguna de las lenguas oficiales y también infinidad de jóvenes que no encontraban acomodo en el sistema educativo ordinario (por un dominio incipiente de las lenguas de aquí, Foto Mehta 1por razones de edad, por cuestiones relacionadas con su situación administrativa o por otros motivos de índole personal). Mehta fue uno de ellos. Podríamos decir que la Vicent Ventura fue para Mehta ese espacio cálido en el que gestionar de manera positiva algunas de las transiciones asociadas a todo proceso migratorio y en el que además poder formarse. De aquellos años Mehta dirá: “recuerdo a toda la buena gente que encontré y que me ayudó todo lo que pudo”. De los profesores recuerda que eran “muy profesionales y dedicados a su trabajo”. A mí me dedica estas cariñosas palabras: “me gustaba mucho que siempre estuvieras ayudando a todos y que ahora mantengas el contacto con tus estudiantes”. Por mi parte, recuerdo a un alumno muy trabajador y extremadamente amable y colaborador. Del valor que Mehta da al esfuerzo dan fe estas palabras: “los estudiantes que estaban concentrados en sus estudios y en su futuro ya están viviendo la vida mucho mejor”. En mente imagino que tendrá su propia historia y la de otros compañeros de la Escuela con la que aún mantiene el contacto.

Foto Mehta 4Hasta llegar a ese presente de joven emprendedor, Mehta tuvo que pasar por muchos otros trabajos. Su experiencia no debe distar mucho de la de millones de personas que, movidas por la necesidad o por las ganas de prosperar, emigran en busca de un futuro mejor. Así relata su paso por el mundo del trabajo:
Es muy difícil encontrar trabajo y cuando lo tienes son muchos los que explotan a los trabajadores: no pagan las horas extra, ni pagan toda la Seguridad Social… En esos casos, solo tienes una opción: hacer el trabajo que te dicen –lo que sea– si no te vas a casa. Cuando los jefes se enteran de que no puedes dejar el trabajo por problemas económicos o familiares, te cargan de trabajo hasta que “mueres”. En resumidas cuentas, sabes qué tienes que hacer si no quieres perder el trabajo.

Foto Mehta 2El relato no podría ser más aterrador. Ya lo sabíamos, pero contado de primera mano por alguien que lo ha vivido el testimonio cobra una fuerza inusitada. Con todo, Mehta no perdió la esperanza, ni creo que la pierda nunca. En esos momentos echa mano de la sabiduría paterna que le recuerda que “si han pasado los buenos momentos, estos malos también pasarán”. Al saber lo difícil que es que las cosas funcionen, todo su empeño lo concentra en una única dirección: “como soy nuevo en el negocio, estoy haciendo muchas horas para que funcione”. Con una determinación así, es más fácil que el viento sople a tu favor.

Más pesimista es sobre la marcha del mundo, que “va a seguir como sigue”. La insolidaridad seguirá rigiendo nuestras vidas, pues “la gente hace lo que quiere sin pensar en las consecuencias que ello tendrá para otras personas. Cada uno piensa solo en él”. Por todo ello, “me imagino que el futuro será peor Foto Mehta 9de lo que estamos viviendo. Cada vez hay más gente que roba, cada vez es más difícil encontrar un trabajo…”. ¿A qué asirse en un mundo así? Mehta lo tiene claro: “es la familia quien piensa lo que es mejor para ti. Son ellos los que nos podrán evitar futuros problemas”.

Gracias, Mehta, por tus palabras y gracias por tu generosidad. Te mereces que todo te vaya muy bien. ¡Mucha suerte!

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s