#2 Razones para desarrollar algunas habilidades para la vida. MOOC Habilidades para la vida y alfabetización emocional en contextos educativos (INTEF)

¿Por qué deberíamos desarrollar habilidades para la vida? Estas son mis reflexiones pensando en mi práctica profesional.

2

AUTOCONCIENCIA Y AUTOCONOCIMIENTO → Este es el viaje de la vida: el recorrido que hacemos a diario hacia nosotros mismos. Creo conocerme y creo tener conciencia de ese al que llamo yo. Sin embargo, nunca acabo de saberme completamente: a veces me sorprendo en positivo y otras, en todo lo contrario. Debería querer saber más de mí para así no encantarme con aquello que se me da bien y, sobre todo, para vencer los prejuicios que me impiden lanzarme a lo nuevo. De lograrlo, mi práctica profesional se vería reforzada, ganaría en confianza y tomaría más riesgos. Si para mí es importante la  autoconciencia y el autoconocimiento, también lo es para mi alumnado adulto y por las mismas razones.

MANEJO DE EMOCIONES Y SENTIMIENTOS → Puestos a desear una habilidad para la vida, poder responder equilibradamente ante cualquier situación cambiante que se nos presente no parece un mal propósito. Administrar los éxitos y gestionar los fracasos deberían ser prescriptivos dentro y fuera del aula. Aunque creo estar vacunado contra la frustración, no estaría de más aprender a vivir cualquier contrariedad más que como una derrota como una oportunidad. Sabido es que el entorno escolar obliga a docentes y a discentes a esconder las emociones y los sentimientos. Tenemos miedo a no saber controlar una situación desbordada de emociones. Está claro que, en general, nos faltan herramientas. Dominándolas, mejoraríamos la convivencia y el clima de aprendizaje.

ADAPTABILIDAD → Esta habilidad creo haberla desarrollado bastante a lo largo de mi vida profesional al tener que cambiar en numerosas ocasiones de entorno. Bien es cierto que el mero cambio no garantiza per se la capacidad de adaptarse a nuevas realidades. La adaptabilidad, según yo la entiendo, es la respuesta que damos ante estímulos diversos en función del contexto, aunque no solo. Podemos adaptarnos también a un nuevo lugar, un nuevo centro, unos nuevos compañeros, un nuevo alumnado, una nueva metodología… La adaptabilidad está emparentada con la plasticidad (dejarse moldear por el entorno), pero también con la permeabilidad del entorno (que este se deje moldear por lo mejor de nosotros mismos). Sabiéndonos adaptar, dejamos vía libre al conocimiento nuevo y nos alejamos de inercias paralizantes.

OPTIMISMO → Ya sé que no es lo mismo, pero la docencia se parece a la paternidad en cuestiones de optimismo. El acto mismo de educar implica tener confianza en el futuro, pensar que a través del proceso de enseñanza-aprendizaje podemos mejorar como personas, como trabajadores, como ciudadanos… Reconozco que por momentos desfallezco y que me falta el optimismo necesario para afrontar mi trabajo. Sin embargo, soy consciente de que el docente optimista contagia: a sus compañeros y, por descontado, a su alumnado. El optimismo genera confianza: en uno mismo, en la institución escolar, en los equipos docentes, en las capacidades del alumnado… El optimismo del que aquí hablamos no es ese optimismo ingenuo que a veces le interesa a algunos para mantenernos sometidos. El nuestro es un optimismo realista y crítico, que despierta y no adormece, y que mejora todo cuanto toca.

EMPATÍA → Saber sentir con el otro quizás sea una de las tareas más importantes a las que nos enfrentamos los humanos. La falta de empatía está en el origen de todo aquello que mina nuestra humanidad. Quienes nos dedicamos a la Educación deberíamos poseer una dosis extra de empatía. Me considero una persona un tanto empática; sin embargo, mi margen de mejora creo que es muy amplio en este sentido. Si fuera más empático, no me podría permitir pasar por alto muchas de las situaciones injustas a las que se enfrentan un gran número de personas y de colectivos. Una mayor empatía me haría entender más a mi alumnado y, por descontado, me permitiría acompañarlo más y serle de mucha más ayuda.

ESCUCHA ACTIVA → Creo que el profesorado, en líneas generales, monopoliza el uso de la palabra en el aula. Resumidamente: habla mucho y escucha poco. Esta situación es consecuencia de los muchos siglos en los que el docente ha sido el único depositario del saber en la clase. Sin embargo, en la escuela del siglo XXI confluyen muchas otras voces. Los beneficios de trabajar la escucha activa son innegables: se favorece la participación, se gana en comunicación, se refuerza la confianza y el autoconcepto… En el caso de la Educación de Personas Adultas, la escucha activa es una habilidad con un alto valor añadido: permite que emerjan las necesidades formativas que cada persona posee, permite que emerja la mochila de saberes que el alumnado adulto lleva… No se trata solo de democratizar el acceso al uso de la palabra en el aula, sino de escuchar activamente para acercarnos a la humanidad que el otro representa, desde su biografía, desde sus motivaciones e intereses.

COMUNICACIÓN EMPÁTICA → A los profesores de Lengua nos preocupa y ocupa todo lo que tiene que ver con la comunicación. Justamente por eso, sabemos lo difícil que es a veces comunicarse. La comunicación implica diálogo, pero también empatía. Diálogo para desde mi  verdad acercarme a tu verdad y entre ambos construir un nuevo relato. Así entendido, el diálogo más que una destreza comunicativa sería un procedimiento moral sobre el que construir nuestra vida en común. Para ello, la empatía sería ese prerrequisito indispensable con el que armar un verdadero diálogo. Comunicar no es solo intercambiar información, es más bien esa zona común de encuentro en la que reconocemos nuestra humanidad compartida. Este podría ser uno de mis retos del curso: comunicarme más empáticamente y crear las condiciones para que mi alumnado también pudiera hacerlo. Con ello ganaríamos una forma más eficaz de resolver conflictos, una mejor convivencia y un acceso más eficaz al conocimiento.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s