A. V.

Bicicleta

La vida sucede entre el texto que escribimos un día y el que redactamos mucho tiempo después. Esta es la sensación que tengo con A.: tres de sus textos marcan nuestro tiempo en común, mientras la vida pasaba para ella y para mí hasta traernos a este presente en el que ahora nos volvemos a encontrar.

El primer hito en forma de texto sería esta greguería que escribió hace ya toda una vida: “La conciencia son las migas de un pan”. El recuerdo completo me devuelve una imagen amable de aquel profesor que era yo entonces, pero por encima de todo brillan las palabras de aquella adolescente que era A. y esas migas que la guiaron hasta ser la persona que es hoy:

Recuerdo sus clases. Una vez, en que yo tendría doce o trece años, nos animó a escribir un diario, algo que me encantó. En otra clase nos hizo trabajar las metáforas (o algo así, no sé cómo se llama exactamente la figura literaria), era libre, lo que se nos ocurriera, y él las iba anotando en la pizarra, y yo aún recuerdo la mía: “la conciencia son las migas de un pan”.

Piraguas

Para alcanzar el segundo hito textual habrían de pasar muchos años más. Esta vez me encontré con A. unas cuantas semanas en mi escuela de entonces, la EPA Vicent Ventura de Valencia. Como por arte del tiempo, aquella adolescente se había convertido en una mujer con toda una vida a sus espaldas: trabajos, viajes, experiencias… A. participó en aquel taller de escritura que organicé y esta fue una de sus contribuciones:

Liquidación de temporada

Yo vengo a ofrecer mi alma al diablo. En la actualidad, él es el máximo propietario de los bajos fondos y también de los que están muy altos. Tampoco sé si a mí me queda mucha alma, me hice rico usando muy poco la ética. Le doy lo más valioso que tengo y, como soy generoso, para los niños del orfanato, el resto: mis mansiones y mis yates. Me dijo que mi alma era de primera categoría, la típica que quiere eximir sus responsabilidades, no cargar con la conciencia de las acciones… el alma de un egoísta.

De nuevo encontramos la conciencia en este segundo microrrelato. Podríamos pensar que ir creciendo y madurando sería tomar en peso la bondad de una acción a la luz de la conciencia. Por otro lado, el último encuentro ha sido virtual y también han tenido que pasar unos cuantos años; de él han nacido estos otros textos que el lector encontrará a continuación y que, marcados otra vez por la conciencia, proyectan una voz clara, potente y sabia. Así, esto es lo que nos dice de su pasado escolar:

La palabra que define mi paso por el colegio es cariño. Me sentí siempre muy apreciada por los profesores e hice muy buenos amigos. Fueron años de una rutina dulzona, junto con una sensación de estar en una gran familia.

Más nieve

El paso por la universidad, en cambio, no lo recuerdo tan grato, quizás fueron un cúmulo de circunstancias. En primer lugar, si bien la materia me gustaba (estudié Economía), tampoco es que sintiera pasión por ella; en segundo lugar, coincidí con un cambio de estudios recién implantado, y se notaban muchas lagunas pendientes de solucionar; y por último, éramos muchísimos en clase, lo que afectaba a la calidad de la enseñanza, por lo que al final se convirtió en un trámite anónimo y un poco frío, con poca implicación personal por mi parte. Así que mi sensación fue un poco de haber aprendido “a medias”.

He de decir que años después me quedé en paro y decidí volver a la Universidad, cursé un Máster en la Facultad de Filología y lo disfruté mucho. Éramos pocos en clase, la materia me resultó muy interesante y percibí un buen programa educativo que me dejó con buen sabor de boca.

¿Y cómo ha sido su experiencia laboral? A. confesará lo siguiente:

Hay un aspecto de mi personalidad que me ha marcado a lo largo de los años en mi vida laboral: nunca he tenido una vocación clara e intensa por algo. Siempre he tenido envidia sana de las personas que tienen vocación y además pueden desarrollarla, creo que son más ricas que nadie. Tener la oportunidad de desarrollar una carrera en algo que te llena y que además te da de comer es algo que no tiene precio. Yo nunca he tenido una aptitud concreta en materia alguna, y la consecuencia directa es que he tenido muchos trabajos: secretaria, profesora particular, puesto en multinacionales, consultora de sistemas, asesora laboral en ONG, administradora…

Montaña roja

Con los años aprendí a darle la vuelta a las cosas, me pregunté: “¿qué inconveniente puede suponer tener una vocación?”. Y me respondí: “que en cierta manera pierdes otras experiencias, indagar en otras disciplinas, porque te especializas tanto en algo que te quedan menos oportunidades para adentrarte en otros mundos”. Así que intenté “darle la vuelta”, y me di cuenta de que lo que a mí me encajaba era sentirme viva picoteando de aquí y de allá, experimentar y vivir diferentes situaciones, diversos trabajos, estudios, cursos, viajes, personas de todo tipo… Así he conseguido reconciliarme con mi falta de vocación.

Ahora estoy en paz, llevo ya varios años en la gestión de una pequeña empresa. Lo vivo como una aventura, porque aburrirse es imposible, es todo un desafío diario. Hay que tomar decisiones, internacionalizar el producto, mejorar las finanzas, investigar y mejorar las propiedades del producto, relacionarte con el cliente… y, sobre todo, usar la creatividad para llevar el barco a buen puerto. Así que mi vocación laboral es esa: tareas diversas, descubrir cosas nuevas y sentirme viva. Ahora por fin me siento una privilegiada (aunque aún siga sintiendo admiración por las personas vocacionales, y tenga mis épocas malas, como el resto de los mortales).

Estoy de acuerdo con A.: nos venden como una falla del carácter el hecho de no tener una vocación concreta, al tiempo que se alaba la especialización. ¿Qué hay de malo en explorar ámbitos dispares y aspirar a la dispersión? Estoy convencido de que el futuro va más por ahí y que, de alguna manera, A. va en ello por delante. Aunque ella “envidie” mi supuesta vocación (“desprende eso que yo tanto envidio, porque él tiene vocación… En su caso es vocación por la enseñanza, por motivar a la gente para que aprenda, para que descubra cosas del mundo, o de uno mismo”), la verdad es que yo me reconozco más en sus palabras.

En cuanto a esas experiencias vitales que más han marcado a nuestra protagonista, ella dirá:

La adolescencia fue una de las experiencias vitales que más me marcaron. La literatura, la música y las escapadas a la montaña fueron claves para sobrevivir a ella. Estas actividades fueron mi cobijo, un consuelo al que podía acudir y que me hacían sentir bien. Y por supuesto, los amigos, esa sensación de camaradería que te aporta dosis de felicidad.

Nieve

También me han marcado mucho mis experiencias en el extranjero. He vivido en EEUU, Inglaterra, Francia, Barcelona. Siempre que tenía dinero, cogía la mochila y recorría mundo. Viajar me da la vida. He estado en muchísimos países. Cuando viajo tengo la sensación de experimentar otras vidas, es un buen ejercicio para abrir la mente y además me siento libre. Cuando puedo también me voy a la naturaleza y camino, eso también me hace sentir libre. He caminado en los Alpes, en el Camino de Santiago, los Pirineos, los Andes, cerca del Tíbet, entre los fiordos groenlandeses… (¡qué paz!). El poder curativo de las montañas, la naturaleza o de los parajes desérticos es impresionante.

Y por último, como guinda final, vino mi hija. He sido madre tardía porque primero iban las otras experiencias que me permitieran madurar, los otros viajes y sobre todo conocer a la persona adecuada con la que emprender esta aventura. Ella ha sido sin duda la mejor experiencia y aprendo mucho cada día. A veces es duro (¿por qué negarlo?), pero soy muy feliz con ella… Solo hago que achucharla todo el día. También pienso que la maternidad no es algo imperativo en la vida de la mujer, yo estoy muy feliz, pero también lo he sido, y mucho, antes de ser madre. Me encuentro a gusto en mi rol de madre, pero creo que no todas estamos obligadas a serlo, cada persona ha de seguir su camino. De hecho cada persona ha de seguir su camino en lo que sea (intereses, trabajo, creencias, vida privada…), y pasar un poco de esta sociedad tan “juzgadora” que parece que tenemos a veces.

Lo que llena la vida de A. es:

Bosque

… mi hija y me ilusiona trazar un proyecto educativo para ella, me llena viajar y absorber otros parajes y personas desconocidas, leer un buen libro, aunque por culpa del móvil leo mucho menos.. Leer es saborear mil vidas más, diferentes a la tuya, con otra personalidad, otra época, otro lugar… es magia. Me llenan mucho los amigos, de los que también soy rica, y ahora con la edad disfruto cada vez más de las reuniones familiares. También me gusta la psicología, hacer deporte y escribir de vez en cuando poesía o pequeños cuentos. Otra cosa que me llena es una buena conversación, una tertulia, de esas que aprendes, que te vuelves a casa con sensación de plenitud. Bueno, y he de confesar que ir de compras también me encanta.

Y así ve el mundo:

Desgraciadamente, no tengo una buena visión del mundo. Cuando eres joven eres más idealista, además yo viajaba tanto y conocía a tanta gente nueva que me llenaba de esperanza, porque veía gente buena en todas partes. Pero con la edad y con mi situación personal caes en una rutina un poco engañosa, porque te encierras en tu círculo (de casa al trabajo y del trabajo a casa), estás protegida en la intimidad y todo lo que te conecta con el otro lado de la muralla es la prensa. Y eso es un desastre. Caes en la trampa y piensas que todo lo que hay “más allá” es malo, violento, corrupto.

Cascada

Tengo un poco de manía a la prensa. Creo que en muchas ocasiones pierde los principios, que a veces no informa, es un torrencial de titulares sin ton ni son, y uno termina desinformado. Hay sensacionalismo y manipulación. Tengo adicción a las nuevas tecnologías, al móvil, al estar conectado y “no perderte nada”, entre ello las noticias, y al final esto genera estrés. Ellas son las que más me influyen a la hora de elaborar una opinión sobre la actualidad, porque todo lo que se lee es horrible.

Mi diagnóstico es que no veo un futuro muy alentador, siento que faltan valores, sobre todo el valor del respeto. Falta respeto a los mayores, respeto al mobiliario público que todos pagamos y del que hacemos uso, respeto a otras creencias, a los educadores, a las personas que son “diferentes” a nosotros mismos, falta de respeto al medioambiente, y falta de respeto hacia uno mismo (abuso de sustancias, relaciones tóxicas…).

Pienso que detrás de esto siempre está la ignorancia y el miedo. Somos una generación analfabeta, creo que no sabemos vivir. Cada vez más oportunidades, más consumo, más tecnología, más avances, pero menos recursos personales para afrontar la vida en general. Opino que somos una generación, respecto a las anteriores, a la que nos faltan dos aspectos básicos: sabiduría y sentido común.

Jugadores

Creo que cualquiera de nosotros que lea la prensa y piense “en el mundo” siente desazón. También creo que para protegernos de tanta maldad y sentirnos algo mejor nos enfocamos en un mundo más “micro”: en el vecino amable, el amigo cariñoso, la profe del cole que es un amor, el libro que estimula la inteligencia, la canción que suena a obra de arte, cruzarte con jóvenes brillantes… y entonces se te abre una ventanita de esperanza, piensas que siempre hay gente estupenda… y haces un poco las paces con la vida.

También pienso que el ser humano, a pesar de sus atrocidades, tiene una capacidad enorme para superarse cuando quiere, así que, pensando en mi hija, espero que en el futuro esa capacidad de mejora que tenemos cambie un poquito para bien de la sociedad en la que vivimos.

Tengo que reconocer que estoy completamente rendido a esta voz -como decía antes- clara, potente y sabia. La suerte para mí no es, como decía A., trabajar en algo que se supone que es mi vocación (tengo muchas dudas al respecto), sino tener la oportunidad de retomar el contacto con personas como ella y aprender sin reservas. Me encanta, eso sí, transitar los vericuetos que nos han traído a ser como somos y que, en algunos casos, pasan por esas encrucijadas vitales que son los centros escolares. Gracias A., disfruta de tu vida, contágiasela a tu hija y no dejes de mirar al mundo con conciencia.

*Las fotos son todas originales de A. y dan testimonio de sus innumerables viajes por el mundo.

Anuncios

Proyecto interdisciplinar: “Otro mundo es posible”

Uno de los fines de la educación es: “La preparación para el ejercicio de la ciudadanía y para la participación activa en la vida económica, social y cultural, con actitud crítica y responsable y con capacidad de adaptación a las situaciones cambiantes de la sociedad del conocimiento” (LOE – LOMCE). Pero ¿de qué hablamos cuando hablamos de “actitud crítica”? A nuestro entender, el espíritu crítico es aquel que nos impulsa a cuestionar los relatos dominantes, que desmonta los mecanismos de poder que subyacen en ellos y que construye un nuevo discurso con la vista puesta en la autonomía y emancipación personal. El espíritu crítico posee, pues, una clara dimensión política que no siempre tiene cabida en la escuela.

En esta línea, durante el curso 2013-2014 en el CEPA Pitiüses de Eivissa llevamos a cabo una experiencia de carácter interdisciplinar (desde Catalán, Castellano, Inglés, Ciencias Naturales y Ciencias Sociales del 2º curso de la Educación Secundaria para Personas Adultas) y que pretendía generar pensamiento crítico en torno a algunos de los grandes principios del sistema capitalista imperante, en especial todo lo relacionado con las opciones de consumo. El trabajo llevaba como título “Otro mundo es posible” [aquí puede consultarse su versión completa: Un altre món és possible (projecte definitiu)] y estaba inspirado en la Teoría del Decrecimiento de Serge Latouche. Durante unas cuantas semanas se trabajaron diferentes competencias desde las cinco áreas de conocimiento antes mencionadas y se concluyó con una tarea final. Así las cosas:

  • En Catalán, se partió del visionado del documental de TV3 “Consumint el planeta”.
  • En Inglés, el trabajo giró en torno del concepto de “slow food”.
  • En Ciencias Naturales, el foco se puso en los llamados “alimentos kilométricos”.
  • En Ciencias Sociales, el eje del trabajo se centró en el paso de las 3 r a las 10 r.
  • En Castellano, se llevaron a cabo cuatro tareas:
    • Tarea 1. La actividad partió del visionado del documental “Comprar, tirar, comprar” y buscaba la introducción del concepto de “obsolescencia programada” y la reflexión sobre el mismo. Comprar_tirar_comprar
    • Tarea 2.  En este caso el objetivo consistió en analizar el título del trabajo, “Otro mundo es posible”, para conocer su origen. Además el alumnado pudo descubrir algunas de las ideas defendidas por Serge Latouche y que se engloban dentro de la llamada “Teoría del Decrecimiento”.Otro mundo es posible
    • Tarea 3. Seguimos conociendo y reflexionando más acerca de la Teoría del Decrecimiento, pero en este caso a partir de imágenes. decrecimiento
    • Tarea 4. En este caso, la reflexión partió de un par de textos literarios: una fábula de Arthur Schopenhauer y el texto “Los Papalagi” de Erich Scheurmann. Los papalagi
  • La tarea final consistió en la elaboración por grupos de unos murales que recogieran los principales contenidos y conclusiones de lo trabajado en todas las materias. Mural 1 

Comunicación “Resquebrajando el Graduado en Educación Secundaria para personas adultas: propuestas para un nuevo GES”

Foto Castelló

En noviembre de 2016, un grupo de profesores/as de Educación de Personas Adultas presentamos el artículo “Resquebrajando el Graduado en Educación Secundaria para personas adultas: propuestas para un nuevo GES” en el marco del IV Congreso Internacional de Aprendizaje a lo largo de la Vida” celebrado en Castelló. Participamos en su redacción: Joaquim Balaguer (CFA Solsonès, Lleida), Javier Íñiguez (CFA Can Serra, Barcelona), Ramón Paraíso (CFA Dolors Paul, Tarragona), Diego Redondo (CEPA Sierra Norte, Madrid), Josep Miquel Arroyo (Centre de Formació Permanent d’Osona Sud, Barcelona) y un sevidor, Maximiliano Alcañiz (CEPA Pitiüses, Illes Balears). Desde múltiples contextos y experiencias docentes, todos coincidíamos en lo mismo: la necesidad de darle un aire nuevo a los estudios conducentes a la obtención del Graduado en Secundaria para personas adultas. Casi dos años después, aquella urgencia sigue interpelándonos. Así resumimos en su momento el contenido del artículo:

La Educación de Personas Adultas ocupa un lugar periférico en el sistema educativo del Estado español. Y las consecuencias de esta posición periférica se dejan sentir en una de las ofertas principales de las escuelas de personas adultas: el Graduado en Educación Secundaria (GES). Desprovista de un marco propio, la Educación de Personas Adultas se ve abocada a repetir las mismas fórmulas que ya fracasaron, en muchos casos, con el mismo alumnado.

Por todo ello, este artículo persigue dos objetivos: dar cuenta de la situación actual de los estudios de GES en las escuelas de personas adultas y proponer cambios que los sitúen en un nuevo paradigma, adaptado a las exigencias de un nuevo tiempo y a la singularidad de la Educación de Personas Adultas.

Algunos de los cambios sugeridos entonces se han encarnado en diferentes proyectos y propuestas repartidos por todos los territorios. Sin embargo, seguimos faltos de un marco normativo que atienda a las necesidades reales de la población adulta del siglo XXI. El debate sigue, pues, abierto. Aprovechemos los vientos favorables que soplan en algunas comunidades autónomas (proyectos innovadores, formación específica para el profesorado de la EPA, nuevos proyectos de ley  para una educación a lo largo de la vida…) para cambiar estos estudios.

 

En el congreso de Castelló me tocó a mí dar a conocer el contenido del artículo. Entonces me serví de la siguiente presentación para ello: Presentación pdf. Sirvan como resumen estos esquemas de lo expuesto en aquella comunicación:

Diapo 1a

Diapo 2

Diapo 3

Projecte interdisciplinari “Tothom hauria de ser feminista”

Portada

A Suècia, el 2015 tot l’alumnat de 16 anys va rebre gratuïtament el llibre “Tothom hauria de ser feminista”. D’aleshores ençà, molts centres escolars a l’Estat espanyol han incorporat l’obra de Chimamanda Ngozi Adichie als seus plans d’estudi. Al CEPA Pitiüses ho vam fer el curs 2016/17 i, a més, de manera transversal, és a dir, hi va participar tot el professorat de les sis àrees de l’últim curs de l’ESPA. Quan tothom parlava d’innovació educativa, nosaltres engegàrem un projecte que combinava dos aspectes importants: un tema de rellevància social i una manera de treballar més interconnectada. Els resultats van ser raonablement bons i per això volem avui compartir aquesta iniciativa per aquí. Així vam presentar el projecte:

Moltes persones pensen que la igualtat entre dones i homes és una realitat assolida a l’Estat espanyol. Aquesta idea prové dels avenços que indubtablement s’han fet a les darreres dècades. Tanmateix, i de manera rotunda, podem afirmar que encara es manté la desigualtat entre dones i homes i que la legislació, tot i ser molt important, no ho és tot quan parlem d’igualtat. Cal, doncs, un compromís no només polític sinó també social per aconseguir la plena igualtat.

L’escola, com a part de la societat, no pot quedar al marge del canvi cap a la igualtat. És innegable el paper decisiu de l’escola –juntament amb la família o els mitjans de comunicació– en la construcció d’imaginaris col·lectius i en la perpetuació o en la transformació de les relacions de poder associades al gènere. Pel que fa a l’escola hauríem de caminar, en paraules d’Ángela Mussat, cap a “un nou model d’escola coeducativa que adopti mecanismes per superar l’androcentrisme i que potenciï un enfocament equitatiu dels continguts, dels mètodes, del llenguatge, de les relacions, de l’organització i de tota la dinàmica generada en la pràctica educativa”. En definitiva, “un camí que promogui la igualtat, el respecte mutu, la cooperació i l’aparició de nous i millors imaginaris col·lectius i nous models de masculinitat i feminitat”.

Al CEPA Pitiüses volem contribuir a crear una societat més justa, una societat on dones i homes es reconeguin en una humanitat compartida, i ho facin en peu d’igualtat. Més enllà del nostre dia a dia, volem treballar de manera conscient totes aquelles dinàmiques d’invisibilització i discriminació que pateixen les dones a la nostra societat. Amb aquest objectiu ens servirem del discurs “Tothom hauria de ser feminista” de Chimamanda Ngozi Adichie. Aquesta autora, d’origen nigerià, ens ajuda a desmuntar discursos i pràctiques excloents i ens permet construir relats compartits d’igualtat entre dones i homes.

Treballarem de manera coordinada des dels diferents àmbits de coneixement i des de totes les matèries. Així hem elaborat tot un seguit d’activitats des de totes les àrees del currículum amb l’objectiu d’aconseguir un acostament el més integral possible a les qüestions de gènere. Durant tot el mes de novembre hi treballarem de valent, des de la reflexió i des de l’acció.  Acabarem aquest projecte amb l’assistència a un acte públic al Club Diario de Ibiza on tindrem l’oportunitat d’escoltar altres visions que ens permetin enriquir el nostre punt de vista.

Comencem el viatge, un viatge cap a la justícia, la llibertat, la felicitat i la pau! Que els vents ens siguin favorables!

Castellà

A l’àrea de Castellà: llengua i literatura, aquestes van ser les dues activitats proposades:

Propuesta 1: Debes buscar titulares, especialmente de la prensa deportiva, que impliquen machismo. Puedes inspirarte en los que aparecen en el reportaje “Los 10 titulares más machistas de los Juegos Olímpicos de Río”. La búsqueda la puedes realizar en los diarios en papel y on-line. Con todos los titulares, montaremos una pequeña exposición en la que denunciaremos estas prácticas.

20161202_171510

 

Propuesta 2: Consulta la página http://www.eldiario.es/micromachismos/, piensa en otros ejemplos de micromachismos y escribe un texto en el que los describas. Puedes acompañar la descripción con una foto o imagen que lo ejemplifique. Con el resultado haremos una pequeña exposición.

https://www.youtube.com/watch?v=wDbwNsU8tWU

Després de treballar a Matemàtiques, Ciències Naturals, Ciències Socials, Català, Anglès i Castellà, el projecte va finalitzar amb una taula rodona organitzada per l’alumnat i amb participació d’un parell d’alumnes.

20161201_200604

El projecte complet el teniu aquí: Projecte _Tothom hauria de ser feminista_

El blog Trencadís arreplega tota la informació sobre el projecte en aquest enllaç.

Aquest és el vídeo complet amb la xerrada de l’autora:

 

Talaia: el blog de la comunitat educativa del CEPA Pitiüses

Foto Talaia

El món dels blogs és tan ric que no s’acaba mai. Després de posar en marxa “Trencadís, el blog de l’alumnat del CEPA Pitiüses” (mereixedor de la Baldufa de Plata als X Premis Edublogs d’Espiral), vam pensar que faltava un espai on s’aplegués tota la comunitat educativa, i no només l’alumnat, i on el focus estigués posat en el factor humà. Va nèixer així “Talaia, el blog de la comunitat educativa del CEPA Pitiüses”. El nou blog el vam presentar així:

EL PERQUÈ DE TOT PLEGAT

El curs passat va néixer Trencadís, el blog de l’alumnat del CEPA Pitiüses. Amb el temps es va anar convertint en el que pretenia: un espai -virtual- on deixar constància de les millors produccions de l’alumnat. La cosa va anar tan bé que, fins i tot, va guanyar la Baldufa de Plata dels Premis Espiral d’Edublogs en la seua categoria.

Aquest curs comença a rodar Talaia, el blog de la comunitat educativa del CEPA Pitiüses. Dues són les diferències principals d’aquest blog respecte del seu cosí germà Trencadís: ara el protagonista pot ser qualsevol membre de la comunitat educativa -i no només l’alumnat- i el focus estarà posat més en la vessant humana -i no tant en l’acadèmica-.

D’aquesta manera, amb una periodicitat setmanal hi apareixerà una entrada dedicada a una persona del centre, tot posant de relleu una faceta personal que moltes vegades les dinàmiques escolars deixen de banda. Volem recuperar la dimensió més humana -més enllà del nostre rol al centre- i aprendre tots de tots. Així de ben segur descobrirem esportistes, artistes, persones amb una habilitat especial o amb una experiència vital remarcable… En definitiva, allò que som i que molt sovint roman amagat a l’escola.

Al Diccionari de la Llengua Catalana de l’IEC, talaia és una “torre des d’on es pot observar el camp, la mar, etc., i donar avís del que s’hi descobreix.” Això pretenem amb aquest blog: atalaiar les persones que conformen el nostre centre i donar avís del que s’hi descobreix, persones extraordinàries, sorprenents, creatives, dinàmiques…
A més a més, el nom talaia té una sonoritat especial per a tots els pitiüsos ja que el cim de les nostres illes porta aquest mateix nom, sa Talaia. Mireu què diu l’Enciclopèdia d’Eivissa i Formentera del mot talaia:
talaia f TOPON Genèric molt freqüent en la toponímia de les Pitiüses que sol designar el puig més elevat d’una contrada. També les elevacions més importants, tant d’Eivissa com de Formentera, reben el nom de talaia. Segons Joan Coromines, és una paraula d’origen àrab que significa ‘sentinella diürn’ i per extensió l’indret elevat on es posava el talaia. Sembla que té origen àrab, detalayik, plural de talika, ‘sentinella’ [PiB].
Descobrim, gràcies a l’etimologia, que talaia, a més d’un indret designa una persona, el talaia (el sentinella, diríem en català). Siguem, idò, talaies o sentinelles de la nostra comunitat educativa i donem testimoni de la nostra humanitat compartida.

 

Foto Talaia 2

Talaia aporta un altre punt de vista sobre les persones que poblen una escola, a tall d’exemple així es va presentar un dels alumnes més veterans de l’escola, JASG:

He sido carpintero
Hola, me llamo Juan Antonio. Soy una persona mayor que llevo dos temporadas acudiendo a la escuela de adultos de Ibiza, en la cual he aprendido con los profesores y las demás compañeras de clase, muchas cosas que yo no sabía, pues siempre hay cosas que uno ignora.
Soy carpintero de oficio, que aprendí desde muy pequeño. Pues cuando sólo contaba doce años al salir de la escuela por la tarde, me iba a una carpintería para aprender.
Cuando tenía 14 años, recuerdo que ya comencé con mi maestro a trabajar con el verduguillo. Es una sierra grande que usábamos entre dos personas para sacar, digamos, de un tablón grande, piezas más pequeñas y hacer una puerta.
Empezábamos por preparar todas las piezas. A continuación, marcábamos los largueros y peinábamos. En los largueros se marcaba la escopladura. Esta se hacía con un escoplo y un mazo. A continuación, hacíamos las espigas con una sierra y comenzábamos a preparar los tableros. Para frisar todo esto, lo hacíamos a mano con molduras de distintas formas pues cada una tenía un dibujo diferente. Sólo quedaba por montar la puerta. Solíamos montarla y pegarla con cola que nosotros hacíamos con pellejo de conejo. Este se hierve con agua y se logra sacar una buena cola.
Todo esto lo explico para decir que conservo las herramientas antiguas que utilizaba cuando era joven, que querría donar a alguna institución para que las expongan si los responsables lo ven bien. Así los jóvenes podrían ver con qué herramientas trabajaban sus abuelos.

El primer vídeo és un resum del primer curs de vida del blog (2016/17) a través dels seus protagonistes. El blog ha continuat viu el curs 2017/18 gràcies a l’esforç de la companya i amiga Anna Tur. No sabem quin futur li espera a aquesta iniciativa, del que sí que estem segurs és que ha valgut, i molt, la pena. El segon vídeo mostra la trobada de participants al blog que vam fer al juny del 2017.

Club de escritura

Cristian y yo

Los clubes de lectura forman parte del paisaje social de muchas escuelas, bibliotecas o asociaciones de todo tipo. Ahora bien, los clubes de escritura ya son mucho menos frecuentes. Por eso, mirando hacia atrás, me asombro de la osadía que supuso hace ya unos cuantos cursos montar aquel club de escritura en la Escuela de Personas Adultas Vicent Ventura de València. Los frutos de aquel club perduran en la memoria de algunos de sus participantes. Hoy queremos darles aquí una nueva vida. Este era el texto con el que comenzamos a modo de presentación:

Nuestro club de escritura

En nuestra escuela ya sabíamos lo que era juntarse para hablar de libros, al menos desde el curso pasado. A estas alturas, podemos decir que nuestro club de lectura está ya francamente consolidado. Parecía, pues, lógico dar un paso más: de la lectura a la escritura. Y no es que siempre la lectura lleve a la escritura. Ahora bien, lo que sí que teníamos claro era que mucho del talento desplegado en las clases en materia de escritura no podía perderse así sin más. Creamos de esta manera este nuevo club de escritura con el fin de servir de cauce de expresión a quien quiera jugar con la palabra escrita. La dificultad que conlleva el tener horarios distintos se resolvió fácilmente gracias a las nuevas tecnologías: creamos la red social clubdescriptura.ning.com (ahora ya inactiva) como lugar de encuentro de todas las personas del club. Se trata de un espacio de relación y, al mismo tiempo, de participación. La excusa: encontrarnos a través de nuestros escritos. De momento, ahí estamos: ganando en socios y en participación. Ahí es donde “colgamos” nuestros textos para ser leídos y comentados. Este club de momento funcionará hasta junio pero en la medida en que la gente se anime a continuar, seguiremos con él el curso próximo. ¡SALUD Y ESCRITURA!

En aquellos primeros momentos no sabíamos a qué nos enfrentábamos, ni mucho menos qué nos depararía el futuro. Así los expresamos entonces:

Nuevos retos

La tarea creadora no tiene fin, de ahí su nombre. Se nos puede acabar la inspiración, o las ganas. Pero el cauce permanece, con más o menos agua. Al tiempo que lees estas líneas, ya nos hemos embarcado en, al menos, cuatro retos más: la publicación de los textos que resultaron ganadores en el I Concurso Literario “Vicent Ventura”; un libro de poemas, que provisionalmente se llama “Cajón desastre”; unos relatos que tienen como primera frase el principio de “La metamorfosis” de F. Kafka; y unas descripciones de lugares de la infancia. Y más y más y más.

Desde el club de escritura mirábamos de reojo a ese hermano mayor que era el club de lectura. De este último, esto era lo que decíamos entonces:

Nuestro club de lectura

Escribir y leer son como las dos caras de una misma moneda. La lectura algunas veces nos lleva a la escritura y viceversa.

Chus y yoPor eso desde el club de escritura miramos con aprecio a ese hermano mayor que es, en nuestra escuela, el club de lectura. Decimos mayor porque ya tiene dos años de existencia. Cuando nació, en nuestro ánimo estaba el crear un espacio para el encuentro, la comunicación y la participación. Mirando hacia atrás, podríamos decir que muchos de los objetivos que alumbraron nuestro club de lectura se han conseguido, otros siguen a la espera. Lo que sí que es seguro es que el club de lectura ha ido ganando en miembros y en un mejor funcionamiento.

Uno de los aspectos mejor valorados deriva de la pluralidad de miradas. Reconstruyendo el texto entre todos/as tenemos una nueva experiencia lectora: ya no es nuestra lectura sino la lectura formada por múltiples puntos de vista. Poco a poco, vamos ganando en confianza; aquella que vence los miedos a expresar lo que pensamos, en un terreno que algunos perciben como ajeno: el del mundo de los libros.

Los retos que tenemos planteados serían estos: hacer recaer la gestión completa del club en sus miembros (al menos, en aquéllos más activos); implicar a otros compañeros/as de la escuela, independientemente de su nivel de castellano; mejorar la selección de los libros comentados, etc.

A lo largo de estos dos años, hemos leído un total de 11 libros. Las actividades alrededor del club han sido variadas: encuentro con escritores/as, concursos literarios, puesta en marcha de una biblioteca, asistencia al teatro, visionado de películas, celebración del Día del Libro, creación de un blog, etc.

Efectivamente, el blog se ha convertido en una herramienta más que útil para difundir nuestras actividades y ser ese lugar virtual de encuentro, más allá de los espacios y tiempos escolares. Si aún no lo conoces, puedes visitarnos en www.enredrat.blogspot.com

¡SALUD Y LECTURA!

Uno de los “ejercicios” de escritura que acometimos llevaba por título “Así suena mi voz”. He aquí uno de los fantásticos resultados:

Así suena mi voz

Aprendí en el comienzo de la adolescencia que el escribir para mí significaba poder hablar con alguien que, probablemente, nunca me leería y que al final no me leyó, pero a quien podía contar sentimientos y necesidades reflejados en cuentos, relatos, poemas…

Carmen y María JoséTuve la suerte de criarme rodeada de muchos libros a los que acudía cuando me sentía aburrida y que me inspiraban, a su vez, a escribir grandilocuentes historias o por el contrario sencillos cuentos. Todo lo que sé se lo debo a la lectura, todo lo que me hace gozar me lo da el escribir.

Hoy en día después de un largo período ocupado por otras historias que no son dignas de ser escritas, retomo con placer (y recalco la palabra “placer” porque es lo que me produce) el acto de escribir. No sé si mal o bien, no me importa demasiado, el hecho es que me hace feliz, me llena y me libera.

Carmen Veres

Todas las producciones que nacieron del club vieron su publicación. Compartimos aquí los dos primeros números de aquella publicación que tenía como lema: “Prohibido aparcar. Salida de textos”.

Número 1

Publicación 1 (definitiva).

Número 2

Publicación 2 (definitiva).

Y por último,  y como no podía ser de otra manera: ¡mi reconocimiento más sincero a todos los autores y autoras que participaron en aquella aventura un tanto “insensata”!

Micro(organismos): 102 microcuentos del alumnado de la Escuela de Personas Adultas Vicent Ventura

CapturaEn la mochila de experiencias que todo docente lleva siempre consigo, hay algunas especialmente destacables. Los que ya llevamos unos años en esto de la docencia acumulamos unas cuantas de ellas. En mi caso, una de las que recuerdo con más cariño fue el libro de microcuentos que elaboramos el curso 2010/2011 en la Escuela de Personas Adultas Vicent Ventura de València. La recuerdo sobre todo por el camino que recorrimos hasta llegar a la meta, por la enorme y diversa participación y por, como dirían ahora, el producto final en forma de libro, que dicho sea de paso quedó estupendamente. Ya por entonces escribí esto a moodo de presentación del libro:

EL VIAJE DE LAS PALABRAS

Los microcuentos que el lector tiene ahora entre sus manos fueron escritos en el transcurso del taller de escritura llevado a cabo entre enero y abril de 2011 en la Escuela de Personas Adultas “Vicent Ventura” de Valencia. Los frutos de ese taller son solo un leve reflejo de todo el caudal creativo que atesoran sus participantes. Algunos de los microcuentos exploran los límites de la ficción narrativa; otros hunden sus raíces en la biografía de cada uno; y otros, a vueltas con los temas propuestos, se alejan de lo literario y buscan explicarlos. En cualquier caso, un viaje apasionante que ahora llega a su fin.

El viaje duró diez semanas, a razón de una sesión semanal. En cada una de ellas, todo giraba en torno a una idea: el viaje, el amor, el paso del tiempo, la generosidad, etc. En una palabra, los grandes temas de la humanidad. El primer paso siempre era la palabra oral, motivada por refranes y fragmentos de textos literarios. Después se trabajaban los diferentes aspectos de los textos narrativos: el narrador, los personajes, el espacio, el tiempo, etc. Y ya por último se llegaba a la escritura: primero, a partir de la manipulación de un microcuento dado; y a continuación, proponiendo ya un ejercicio libre de creación literaria. Libre pero con condiciones: no superar las cien palabras, empezar con una frase dada, ajustarse al tema propuesto e intentar aplicar las técnicas narrativas trabajadas en clase. Los textos resultantes eran leídos en la sesión siguiente.

El resultado de todo ello aquí está. El lector quizás pueda apreciar entre estas líneas el magnífico ambiente en el que se gestaron, los miedos vencidos, los sentimientos mostrados, las grandes dosis de talento y, por encima de todo, la inmensa empatía que nos recuerda la dicha de una humanidad compartida.

También incluimos los microcuentos que resultaron ganadores en el concurso literario “EPA Vicent Ventura”. El tema propuesto fue el de “la educación de las mujeres y las niñas”, adaptando el lema de la Campaña Mundial por la Educación a la que, de nuevo, la Escuela “Vicent Ventura” se adhirió.

Gracias a todos los escritores y escritoras que han compartido este viaje. Ahora te toca a ti, lector, continuarlo.

Y para que el lector de este blog se haga una idea del contenido, he seleccionado tres de los 102 microcuentos que conforman el libro. Pasen y lean:

Ahora ya sabe que los días perdidos no pueden recuperarse. Al llegar a la plaza del pueblo se la encontró casi igual como cuando se fue. Su mirada recorrió todos los rincones: el viejo ayuntamiento, las moreras que vio plantar cuando era un niño, la fuente a la sombra de las mismas.

La plaza vacía, triste, no era la misma que cuando se marchó. ¿Dónde estaban los mozos con sus tertulias junto a la fuente, dónde aquellos ojos verdes de dulce mirada que le tenían absorto?. Recuerdos, ilusiones, proyectos, todo había desaparecido absorbido por la vorágine de una guerra absurda que no sirvió para nada.

Luis M.

Amor sin condiciones

Solamente puedo quererte como eres y ser tu amigo; “¿quererme como soy, ser mi amigo?” Sus palabras me hicieron sonreír, feliz ante la idea de que fuera mi amigo, de que me aceptara como era, de que no intentara cambiarme, ¡por fin iba a tener un amigo! Sólo tenía que pedirle un poco, modificar su deplorable forma de vestir, hacer que se cortara un poco el pelo, llevarle al gimnasio para que perdiera peso, en fin, lo justo para poder quererle como era y ser su amiga.

Mª José F.

Llevaba tiempo planeando este viaje a Nueva York y así se lo dije a la empleada de la agencia que procedió a escoger catálogos. Mientras, dejé vagar la mirada entre pósters de colores… Vi un soleado techo de cañizo, viejas mesas pintadas de verde y sillas de enea. Me recordé atravesando oblicuas cortinas de luz, explorando callejas de colores pastel casi colgadas sobre el azul y ruinas que los dioses se resisten a abandonar. Quiero volver allí, le dije ante la Quinta Avenida. Entonces ¿miramos otro viaje? No, debo ir sola. No se puede volver mientras los demás van. Me miró extrañamente, y yo partí hacia una aventura distinta.

Rosario M.

En este libro participaron:

  • Como autores: Asunción, Evangelina, Lola, Luis, Mª José F., Carmen P., Pilar, Rosario, Daniel, Modou, Carme L., Pepa, Carmen S., Isabel, Marian, Enrique, Carmen V., Julia, Lola, Marga, Patricia, Cándido, Mariama, Mª José L., Ana, Hilda, Amparo, Mª Carmen S., Amparo y Carmen M.
  • Las fotos son de Natxo M. y las figuras de cerámica son de Paio H.
  • El diseño de Paco L.

Gracias a todos ellos/as por dar lo mejor de sí mismos/as.

Y por cierto, si quieres leer el libro íntegro, aquí está: Micro(organismos)

 

Foto microlectors