#1 Presentación. MOOC Habilidades para la vida y alfabetización emocional en contextos educativos (INTEF)

¡Hola! Soy MAX ALCAÑIZ y este es el primer paso que doy en el MOOC HABILIDADES PARA LA VIDA Y ALFABETIZACIÓN EMOCIONAL EN CONTEXTOS EDUCATIVOS organizado por el INTEF. Voy, pues, a presentarme.

Antes que nada, quería comentar que este blog Vislumbramos albergará mi diario personal de aprendizaje. Tal y como consta en el apartado Propósito, se trata de un blog que pretende recoger…

… la experiencia acumulada en el tiempo, pero no solo por mí sino por algunos de mis exalumnos y excompañeros dispersos por el mundo. En el intento busco explorar los caminos insospechados que llevan de la escuela a la vida, por si de ello pudiéramos aprender algo… Que quede claro que me mueven las ganas de aprender sobre mi oficio, las ganas de aprender de mis alumnos (¡ay del que crea que no puede aprender nada de ellos!) y compañeros, la necesidad de reconocerme en una humanidad compartida y, por supuesto, la gratitud y el afecto, el inmenso afecto.

De estas palabras se desprende el sentido de mi blog, coincidente en buena parte con los objetivos de este MOOC. Por lo tanto, no tenía sentido crear un nuevo blog a modo de diario personal de aprendizaje, sino que Vislumbramos, de alguna manera, estaba esperando la realización de un curso como este.

Soy profesor de Lengua castellana y Literatura desde hace 28 años. De ellos, los últimos once en el ámbito de la Educación de Personas Adultas. Sueño con vivir mi profesión según la manera que tengo de entender la Educación. A eso lo llamamos coherencia, y por experiencia sé que no es algo fácil de lograr. Con este curso busco lo mismo que en mi blog: replantearme la naturaleza de mi oficio, tomar conciencia del…

… gran tesoro que supone asistir a un fragmento en la vida de los otros, un fragmento en que la vida se construye o reconstruye. Y tú estás allí, atento o despistado ante ella. Y por supuesto, la vida también pasa por ti, en un proyecto de construcción y reconstrucción permanente. Hasta qué punto las dos esferas, la personal y la profesional, se implican es algo que no tengo claro del todo. Quizás este blog (y este MOOC) sea un intento de encontrar alguna explicación a todo ello.

Más allá de lo profesional, dos de mis obsesiones son:

  • El conocimiento de la Macaronesia, ese puñado de archipiélagos atlánticos que forman: Cabo Verde, Canarias, Madeira y Azores. En este blog, comparto algunas fotos macaronésicas: Macaronesia.
  • Las literaturas africanas. Este curso sin ir más lejos, he tenido el valor de organizar un curso en mi centro sobre lecturas y autores africanos.

Y ya por último, esta podría ser la imagen que reflejara mis expectativas. La metáfora del farol que nos sirve de guía no es muy original, pero puede que sea la mejor manera de expresar lo que espero.

20180907_212735

 

 

Maribel Pastor

FotoHay regalos y regalos, y el haber contactado de nuevo con Maribel es para mí uno de esos que guardo en mi bitácora afectiva. Ella, por su parte, considera que haber tenido la oportunidad de escribir este texto ha sido un regalo que le hacía la vida. Sin embargo, yo diría que somos nosotros quienes recibimos este presente envuelto en palabras: fuerza arrolladora, ternura, humanidad…

Este texto lleva madurándose casi tres meses, pero hace unos días leyendo la última entrada del blog de Maribel Egosiones que lleva por título “Mi versión del texto del sanitario” decidí que tenía que darle forma definitiva a esto que ahora estáis leyendo. Si aún no conocéis el blog de Maribel; por favor, leedlo. Según su autora, en Egosiones encontraremos “emociones, ilusiones, tentaciones o frustraciones del yo. (Egosiones es una) palabra que refleja el espíritu de este blog: compartir vivencias y emociones de este ser que soy yo y no es otra, que tiene los pies y la cabeza en la tierra. El corazón, en las nubes o en el infierno, según cuándo, cómo o quién se ponga en su camino”.

“Mi versión del texto del sanitario” es diría yo un retrato más que fiel de quién es Maribel. Diría también que es un Tratado del Cuidado porque, desde su posición de enfermera, nuestra protagonista despliega todo un amplio repertorio de ternura y humanidad (y de ambas, parece que en las sociedades contemporáneas no vamos sobrados). Si en algún momento yo o alguno de mis allegados necesitáramos cuidados especializados, desearía que fuera en unas manos como las de Maribel. Y si no, juzgad por vosotros mismos:

Yo soy la enfermera que empecé la carrera por vocación a los 31 años porque yo lo que quería no era otra cosa que ser enfermera. Soy aquella que quería sanar heridas y transmitir amor y seguridad, como habían hecho conmigo miles de veces, desgraciadamente…

Soy a la que coger la mano para que ese paciente aprenda a confiar en ti… Dedico más tiempo a eso de lo “oficialmente recomendable” porque curar las heridas “de dentro” es más importante que subir a la báscula… A mí en quirófano me gusta pasar un ratito con el paciente para que entre a la sala de operaciones sonriendo. Porque pienso que la enfermería es el arte de cuidar, y me apasiona.

Me apasiona mi sentimiento de amor por el paciente, el amor a la profesión… Un paciente es mucho más que una herida o los apósitos que le pongas siguiendo la enfermería basada en la evidencia… Y eso es lo que adoro de mi profesión: el arte de cuidar.

Simplemente impresionante. Aquí sí que podemos recurrir al lugar común de que hay personas hechas de otra pasta, y Maribel es una de ellas. Para conocerla un poco más, así describe su relación con el aprendizaje hasta los 18 años:

Mis estudios desde los cuatro años hasta los dieciocho transcurrieron en El Armelar, que para mí era un puerto seguro en el que se mostraba la vida en microcosmos.

Me enseñaron a superar miedos, a defenderme y a vivir la vida con unos valores que han conformado mi personalidad: la honestidad, el amor hacia los demás y a Dios, el valor del bien, el respeto a los mayoGraduaciónres y muchas cosas más que no se enseñan en los libros. También me enseñaron a no rendirme nunca y a que el esfuerzo es un valor que cotiza en el mercado del éxito en la vida. Y esto me ha acompañado siempre.

En mis años de colegio me hicieron muchos regalos: una educación en valores, un buen bagaje académico y todo lo que hasta ahora he indicado. Pero si de una cosa estoy agradecida a cada uno de mis profesores es de haberme inculcado un incondicional amor a los libros, gracias a los que he vivido millones de aventuras alrededor del mundo.

Amor a los libros, no parece un mal bagaje. Si pude contribuir a ello mínimamente, eso me resultaría suficiente. Después vendrían los años de la universidad, en este caso para desarrollar la que es su auténtica vocación (en su caso, doy fe de que existe eso que llamamos vocación):

Tras unos años fuera del colegio en los que estuve trabajando en la empresa familiar, volví a la universidad. Volví de nuevo a una institución católica a estudiar Enfermería, con elevada carga científico-técnica, pero que en esta institución tenía la misma e imprescindible carga humana. Allí me permitieron desarrollarme profesionalmente y hacerlo mediante iniciativas que permiten el cuidado holístico y espiritual de los pacientes. En este lugar he permanecido durante mis años de Grado y de Posgrado hasta ser ahora doctoranda y profesora adjunta.

EnfermeraCuando comencé Enfermería, me sentí en el cielo. Era aquello con lo que siempre había soñado. No me pasó aquello de desencantarme por la realidad y, aunque 1º es un poquito farragoso, me lo tomé como los cimientos de lo que había de ser un sólido refugio hasta convertirme en una cuidadora competente y preparada. Yo apretaba los dientes y estudiaba Anatomía y Fisiología, junto a su “no obligatoria, pero sí recomendable, cascada de Coagulación”. ¿No me iba a saber yo aquello? ¡Vamos hombre, ahí me fuera la vida!

Conocí en casi todas mis prácticas a enfermeras que lo eran por convicción, por amor a la profesión. En mi máster aprendí mucho, muchísimo de piel, de heridas, de lesiones cancerígenas de piel, de úlceras (por presión, arteriales, venosas…), de vendajes compresivos y de apósitos, de terapias de presión negativa, de investigación. Pero en este máster encontré la Humanidad, de la mano de dos profesionales que, más que a curar heridas, que también y mucho, me enseñaron cómo lidiar con el sufrimiento de un paciente que lleva ni se sabe, con heridas que, en muchas ocasiones, hacen llorar de dolor. Me enseñaron que no hay tiempos, sino que cada quien ha de tener el que necesita, hay que hacer por él o ella todo aquello que esté en nuestras manos.

Los inicios de Maribel en el mundo laboral estuvieron vinculados a la empresa familiar:

He trabajado en cosas tan diversas que han ido “tejiendo” un intrincado caleidoscopio en mi personalidad.

CarreteraEn la empresa familiar aprendí de gestión, de ambición, del valor del dinero, del valor del esfuerzo y de la importancia vital que tiene un buen equipo de trabajo. He redactado un millón de contratos y he acompañado a muchísimas parejas en el proyecto de comprar su primera vivienda. He creado un hotel de la nada y lo he visto aprender a andar y correr. He puesto en marcha una escuela infantil junto con una compañera de colegio, y he visto a los niños reír y llorar, crecer en nuestros brazos y entre nuestros muros.

Todos estos proyectos eran parte de la empresa familiar que me vio nacer y que es parte de mi ADN, y de la que aún ahora soy parte activa sin solución de continuidad.

Y en todos estos trabajos he sido muy feliz y he dado hasta mi última energía para lograr llevar la tarea adelante, pero en cada uno tenía la sensación de que, pese a todo, me faltaba algo, no podría definirlo. De alguna manera, nunca estaba completa del todo. Contrariamente a lo que, sin ninguna duda, despertaba en mí el cuidado al enfermo y el estar entre las paredes de un hospital. Todo ello me impulsó a abandonar mi estrecha zona de confort y emprender la aventura de mi vida: ser enfermera.

Ese espíritu que Maribel le atribuye a su profesión también alcanza a su vida:

No cabe ninguna duda de que el hecho de ser una persona con una patología crónica de una gravedad moderada ha marcado el camino de mi vida. Pero no precisamente como algo limitante aunque se pudiera pensar que sí, sino como algo que, condicionando tu vida, te impulsa a conseguir metas alternativas. Sin ir más lejos, esta enfermedad ha hecho que mi única y fascinante forma de ser madre haya sido mediante la adopción y, aunque es un proceso muy duro, al final siempre sacas lo bueno del mismo, y no cabe duda de que es una de las experiencias más transformadoras que existen.

Los pilares que sostienen su mundo y que le hacen sonreír cada mañana son:

El toroMis niños son los pilares más importantes de mi vida. La maternidad es lo que más me ha hecho darme cuenta de lo que en realidad es importante de la vida: el amor al otro. Sin olvidar que para ser capaz de amar te tienes que amar a ti primero.

Respecto a la “otra pata de la mesa” que compone mi universo, decir que mi marido es un excelente compañero de camino, de trabajo y de pensamiento, que me ayuda a recorrer la vida. Siempre de la mano del otro y el otro de la de uno.

Y junto a ello, lo que guía mi vida es la devoción y el cuidado holístico al paciente, al que sufre y al que aún no lo hace. Y lo hago con el poder de la sonrisa y la calidez humana, a la par de unos cuidados actualizados y una sed inagotable de aprender.

Su diagnóstico del mundo no es precisamente tranquilizador: “Últimamente veo el mundo con más preocupación que otra cosa. Odio, disputas del género estúpido aquí y allá, olvidándonos a menudo de lo realmente importante”. Con todo, la fuerza que le da creer en el arte de cuidar le hace ver el futuro con una ternura que, sinceramente, irradia y contagia:

Dentro de un tiempo me veo curando heridas y me veo atendiendo a los pacientes, dando clase a futuros compañeros de trabajo. Lo ideal sería en un trabajo, en un negocio propio, pero iré adonde haya trabajo de cuidado que realizar… Me veo cuidando de mis hijos y acompañándolos en su camino de vida, hasta que ellos me necesiten. Guiándoles desde la distancia para que tomen sus decisiones con libertad y tranquilidad.

Si tuviera que poner un título a estas palabras, no tendría duda alguna: Maribel Pastor, el arte de cuidar. ¡Gracias por todo, Maribel! Por tu testimonio y, sobre todo, por recordarnos dónde reside la verdadera naturaleza del amor.

 

 

 

 

 

A. V.

Bicicleta

La vida sucede entre el texto que escribimos un día y el que redactamos mucho tiempo después. Esta es la sensación que tengo con A.: tres de sus textos marcan nuestro tiempo en común, mientras la vida pasaba para ella y para mí hasta traernos a este presente en el que ahora nos volvemos a encontrar.

El primer hito en forma de texto sería esta greguería que escribió hace ya toda una vida: “La conciencia son las migas de un pan”. El recuerdo completo me devuelve una imagen amable de aquel profesor que era yo entonces, pero por encima de todo brillan las palabras de aquella adolescente que era A. y esas migas que la guiaron hasta ser la persona que es hoy:

Recuerdo sus clases. Una vez, en que yo tendría doce o trece años, nos animó a escribir un diario, algo que me encantó. En otra clase nos hizo trabajar las metáforas (o algo así, no sé cómo se llama exactamente la figura literaria), era libre, lo que se nos ocurriera, y él las iba anotando en la pizarra, y yo aún recuerdo la mía: “la conciencia son las migas de un pan”.

Piraguas

Para alcanzar el segundo hito textual habrían de pasar muchos años más. Esta vez me encontré con A. unas cuantas semanas en mi escuela de entonces, la EPA Vicent Ventura de Valencia. Como por arte del tiempo, aquella adolescente se había convertido en una mujer con toda una vida a sus espaldas: trabajos, viajes, experiencias… A. participó en aquel taller de escritura que organicé y esta fue una de sus contribuciones:

Liquidación de temporada

Yo vengo a ofrecer mi alma al diablo. En la actualidad, él es el máximo propietario de los bajos fondos y también de los que están muy altos. Tampoco sé si a mí me queda mucha alma, me hice rico usando muy poco la ética. Le doy lo más valioso que tengo y, como soy generoso, para los niños del orfanato, el resto: mis mansiones y mis yates. Me dijo que mi alma era de primera categoría, la típica que quiere eximir sus responsabilidades, no cargar con la conciencia de las acciones… el alma de un egoísta.

De nuevo encontramos la conciencia en este segundo microrrelato. Podríamos pensar que ir creciendo y madurando sería tomar en peso la bondad de una acción a la luz de la conciencia. Por otro lado, el último encuentro ha sido virtual y también han tenido que pasar unos cuantos años; de él han nacido estos otros textos que el lector encontrará a continuación y que, marcados otra vez por la conciencia, proyectan una voz clara, potente y sabia. Así, esto es lo que nos dice de su pasado escolar:

La palabra que define mi paso por el colegio es cariño. Me sentí siempre muy apreciada por los profesores e hice muy buenos amigos. Fueron años de una rutina dulzona, junto con una sensación de estar en una gran familia.

Más nieve

El paso por la universidad, en cambio, no lo recuerdo tan grato, quizás fueron un cúmulo de circunstancias. En primer lugar, si bien la materia me gustaba (estudié Economía), tampoco es que sintiera pasión por ella; en segundo lugar, coincidí con un cambio de estudios recién implantado, y se notaban muchas lagunas pendientes de solucionar; y por último, éramos muchísimos en clase, lo que afectaba a la calidad de la enseñanza, por lo que al final se convirtió en un trámite anónimo y un poco frío, con poca implicación personal por mi parte. Así que mi sensación fue un poco de haber aprendido “a medias”.

He de decir que años después me quedé en paro y decidí volver a la Universidad, cursé un Máster en la Facultad de Filología y lo disfruté mucho. Éramos pocos en clase, la materia me resultó muy interesante y percibí un buen programa educativo que me dejó con buen sabor de boca.

¿Y cómo ha sido su experiencia laboral? A. confesará lo siguiente:

Hay un aspecto de mi personalidad que me ha marcado a lo largo de los años en mi vida laboral: nunca he tenido una vocación clara e intensa por algo. Siempre he tenido envidia sana de las personas que tienen vocación y además pueden desarrollarla, creo que son más ricas que nadie. Tener la oportunidad de desarrollar una carrera en algo que te llena y que además te da de comer es algo que no tiene precio. Yo nunca he tenido una aptitud concreta en materia alguna, y la consecuencia directa es que he tenido muchos trabajos: secretaria, profesora particular, puesto en multinacionales, consultora de sistemas, asesora laboral en ONG, administradora…

Montaña roja

Con los años aprendí a darle la vuelta a las cosas, me pregunté: “¿qué inconveniente puede suponer tener una vocación?”. Y me respondí: “que en cierta manera pierdes otras experiencias, indagar en otras disciplinas, porque te especializas tanto en algo que te quedan menos oportunidades para adentrarte en otros mundos”. Así que intenté “darle la vuelta”, y me di cuenta de que lo que a mí me encajaba era sentirme viva picoteando de aquí y de allá, experimentar y vivir diferentes situaciones, diversos trabajos, estudios, cursos, viajes, personas de todo tipo… Así he conseguido reconciliarme con mi falta de vocación.

Ahora estoy en paz, llevo ya varios años en la gestión de una pequeña empresa. Lo vivo como una aventura, porque aburrirse es imposible, es todo un desafío diario. Hay que tomar decisiones, internacionalizar el producto, mejorar las finanzas, investigar y mejorar las propiedades del producto, relacionarte con el cliente… y, sobre todo, usar la creatividad para llevar el barco a buen puerto. Así que mi vocación laboral es esa: tareas diversas, descubrir cosas nuevas y sentirme viva. Ahora por fin me siento una privilegiada (aunque aún siga sintiendo admiración por las personas vocacionales, y tenga mis épocas malas, como el resto de los mortales).

Estoy de acuerdo con A.: nos venden como una falla del carácter el hecho de no tener una vocación concreta, al tiempo que se alaba la especialización. ¿Qué hay de malo en explorar ámbitos dispares y aspirar a la dispersión? Estoy convencido de que el futuro va más por ahí y que, de alguna manera, A. va en ello por delante. Aunque ella “envidie” mi supuesta vocación (“desprende eso que yo tanto envidio, porque él tiene vocación… En su caso es vocación por la enseñanza, por motivar a la gente para que aprenda, para que descubra cosas del mundo, o de uno mismo”), la verdad es que yo me reconozco más en sus palabras.

En cuanto a esas experiencias vitales que más han marcado a nuestra protagonista, ella dirá:

La adolescencia fue una de las experiencias vitales que más me marcaron. La literatura, la música y las escapadas a la montaña fueron claves para sobrevivir a ella. Estas actividades fueron mi cobijo, un consuelo al que podía acudir y que me hacían sentir bien. Y por supuesto, los amigos, esa sensación de camaradería que te aporta dosis de felicidad.

Nieve

También me han marcado mucho mis experiencias en el extranjero. He vivido en EEUU, Inglaterra, Francia, Barcelona. Siempre que tenía dinero, cogía la mochila y recorría mundo. Viajar me da la vida. He estado en muchísimos países. Cuando viajo tengo la sensación de experimentar otras vidas, es un buen ejercicio para abrir la mente y además me siento libre. Cuando puedo también me voy a la naturaleza y camino, eso también me hace sentir libre. He caminado en los Alpes, en el Camino de Santiago, los Pirineos, los Andes, cerca del Tíbet, entre los fiordos groenlandeses… (¡qué paz!). El poder curativo de las montañas, la naturaleza o de los parajes desérticos es impresionante.

Y por último, como guinda final, vino mi hija. He sido madre tardía porque primero iban las otras experiencias que me permitieran madurar, los otros viajes y sobre todo conocer a la persona adecuada con la que emprender esta aventura. Ella ha sido sin duda la mejor experiencia y aprendo mucho cada día. A veces es duro (¿por qué negarlo?), pero soy muy feliz con ella… Solo hago que achucharla todo el día. También pienso que la maternidad no es algo imperativo en la vida de la mujer, yo estoy muy feliz, pero también lo he sido, y mucho, antes de ser madre. Me encuentro a gusto en mi rol de madre, pero creo que no todas estamos obligadas a serlo, cada persona ha de seguir su camino. De hecho cada persona ha de seguir su camino en lo que sea (intereses, trabajo, creencias, vida privada…), y pasar un poco de esta sociedad tan “juzgadora” que parece que tenemos a veces.

Lo que llena la vida de A. es:

Bosque

… mi hija y me ilusiona trazar un proyecto educativo para ella, me llena viajar y absorber otros parajes y personas desconocidas, leer un buen libro, aunque por culpa del móvil leo mucho menos.. Leer es saborear mil vidas más, diferentes a la tuya, con otra personalidad, otra época, otro lugar… es magia. Me llenan mucho los amigos, de los que también soy rica, y ahora con la edad disfruto cada vez más de las reuniones familiares. También me gusta la psicología, hacer deporte y escribir de vez en cuando poesía o pequeños cuentos. Otra cosa que me llena es una buena conversación, una tertulia, de esas que aprendes, que te vuelves a casa con sensación de plenitud. Bueno, y he de confesar que ir de compras también me encanta.

Y así ve el mundo:

Desgraciadamente, no tengo una buena visión del mundo. Cuando eres joven eres más idealista, además yo viajaba tanto y conocía a tanta gente nueva que me llenaba de esperanza, porque veía gente buena en todas partes. Pero con la edad y con mi situación personal caes en una rutina un poco engañosa, porque te encierras en tu círculo (de casa al trabajo y del trabajo a casa), estás protegida en la intimidad y todo lo que te conecta con el otro lado de la muralla es la prensa. Y eso es un desastre. Caes en la trampa y piensas que todo lo que hay “más allá” es malo, violento, corrupto.

Cascada

Tengo un poco de manía a la prensa. Creo que en muchas ocasiones pierde los principios, que a veces no informa, es un torrencial de titulares sin ton ni son, y uno termina desinformado. Hay sensacionalismo y manipulación. Tengo adicción a las nuevas tecnologías, al móvil, al estar conectado y “no perderte nada”, entre ello las noticias, y al final esto genera estrés. Ellas son las que más me influyen a la hora de elaborar una opinión sobre la actualidad, porque todo lo que se lee es horrible.

Mi diagnóstico es que no veo un futuro muy alentador, siento que faltan valores, sobre todo el valor del respeto. Falta respeto a los mayores, respeto al mobiliario público que todos pagamos y del que hacemos uso, respeto a otras creencias, a los educadores, a las personas que son “diferentes” a nosotros mismos, falta de respeto al medioambiente, y falta de respeto hacia uno mismo (abuso de sustancias, relaciones tóxicas…).

Pienso que detrás de esto siempre está la ignorancia y el miedo. Somos una generación analfabeta, creo que no sabemos vivir. Cada vez más oportunidades, más consumo, más tecnología, más avances, pero menos recursos personales para afrontar la vida en general. Opino que somos una generación, respecto a las anteriores, a la que nos faltan dos aspectos básicos: sabiduría y sentido común.

Jugadores

Creo que cualquiera de nosotros que lea la prensa y piense “en el mundo” siente desazón. También creo que para protegernos de tanta maldad y sentirnos algo mejor nos enfocamos en un mundo más “micro”: en el vecino amable, el amigo cariñoso, la profe del cole que es un amor, el libro que estimula la inteligencia, la canción que suena a obra de arte, cruzarte con jóvenes brillantes… y entonces se te abre una ventanita de esperanza, piensas que siempre hay gente estupenda… y haces un poco las paces con la vida.

También pienso que el ser humano, a pesar de sus atrocidades, tiene una capacidad enorme para superarse cuando quiere, así que, pensando en mi hija, espero que en el futuro esa capacidad de mejora que tenemos cambie un poquito para bien de la sociedad en la que vivimos.

Tengo que reconocer que estoy completamente rendido a esta voz -como decía antes- clara, potente y sabia. La suerte para mí no es, como decía A., trabajar en algo que se supone que es mi vocación (tengo muchas dudas al respecto), sino tener la oportunidad de retomar el contacto con personas como ella y aprender sin reservas. Me encanta, eso sí, transitar los vericuetos que nos han traído a ser como somos y que, en algunos casos, pasan por esas encrucijadas vitales que son los centros escolares. Gracias A., disfruta de tu vida, contágiasela a tu hija y no dejes de mirar al mundo con conciencia.

*Las fotos son todas originales de A. y dan testimonio de sus innumerables viajes por el mundo.

Proyecto interdisciplinar: “Otro mundo es posible”

Uno de los fines de la educación es: “La preparación para el ejercicio de la ciudadanía y para la participación activa en la vida económica, social y cultural, con actitud crítica y responsable y con capacidad de adaptación a las situaciones cambiantes de la sociedad del conocimiento” (LOE – LOMCE). Pero ¿de qué hablamos cuando hablamos de “actitud crítica”? A nuestro entender, el espíritu crítico es aquel que nos impulsa a cuestionar los relatos dominantes, que desmonta los mecanismos de poder que subyacen en ellos y que construye un nuevo discurso con la vista puesta en la autonomía y emancipación personal. El espíritu crítico posee, pues, una clara dimensión política que no siempre tiene cabida en la escuela.

En esta línea, durante el curso 2013-2014 en el CEPA Pitiüses de Eivissa llevamos a cabo una experiencia de carácter interdisciplinar (desde Catalán, Castellano, Inglés, Ciencias Naturales y Ciencias Sociales del 2º curso de la Educación Secundaria para Personas Adultas) y que pretendía generar pensamiento crítico en torno a algunos de los grandes principios del sistema capitalista imperante, en especial todo lo relacionado con las opciones de consumo. El trabajo llevaba como título “Otro mundo es posible” [aquí puede consultarse su versión completa: Un altre món és possible (projecte definitiu)] y estaba inspirado en la Teoría del Decrecimiento de Serge Latouche. Durante unas cuantas semanas se trabajaron diferentes competencias desde las cinco áreas de conocimiento antes mencionadas y se concluyó con una tarea final. Así las cosas:

  • En Catalán, se partió del visionado del documental de TV3 “Consumint el planeta”.
  • En Inglés, el trabajo giró en torno del concepto de “slow food”.
  • En Ciencias Naturales, el foco se puso en los llamados “alimentos kilométricos”.
  • En Ciencias Sociales, el eje del trabajo se centró en el paso de las 3 r a las 10 r.
  • En Castellano, se llevaron a cabo cuatro tareas:
    • Tarea 1. La actividad partió del visionado del documental “Comprar, tirar, comprar” y buscaba la introducción del concepto de “obsolescencia programada” y la reflexión sobre el mismo. Comprar_tirar_comprar
    • Tarea 2.  En este caso el objetivo consistió en analizar el título del trabajo, “Otro mundo es posible”, para conocer su origen. Además el alumnado pudo descubrir algunas de las ideas defendidas por Serge Latouche y que se engloban dentro de la llamada “Teoría del Decrecimiento”.Otro mundo es posible
    • Tarea 3. Seguimos conociendo y reflexionando más acerca de la Teoría del Decrecimiento, pero en este caso a partir de imágenes. decrecimiento
    • Tarea 4. En este caso, la reflexión partió de un par de textos literarios: una fábula de Arthur Schopenhauer y el texto “Los Papalagi” de Erich Scheurmann. Los papalagi
  • La tarea final consistió en la elaboración por grupos de unos murales que recogieran los principales contenidos y conclusiones de lo trabajado en todas las materias. Mural 1 

Comunicación “Resquebrajando el Graduado en Educación Secundaria para personas adultas: propuestas para un nuevo GES”

Foto Castelló

En noviembre de 2016, un grupo de profesores/as de Educación de Personas Adultas presentamos el artículo “Resquebrajando el Graduado en Educación Secundaria para personas adultas: propuestas para un nuevo GES” en el marco del IV Congreso Internacional de Aprendizaje a lo largo de la Vida” celebrado en Castelló. Participamos en su redacción: Joaquim Balaguer (CFA Solsonès, Lleida), Javier Íñiguez (CFA Can Serra, Barcelona), Ramón Paraíso (CFA Dolors Paul, Tarragona), Diego Redondo (CEPA Sierra Norte, Madrid), Josep Miquel Arroyo (Centre de Formació Permanent d’Osona Sud, Barcelona) y un sevidor, Maximiliano Alcañiz (CEPA Pitiüses, Illes Balears). Desde múltiples contextos y experiencias docentes, todos coincidíamos en lo mismo: la necesidad de darle un aire nuevo a los estudios conducentes a la obtención del Graduado en Secundaria para personas adultas. Casi dos años después, aquella urgencia sigue interpelándonos. Así resumimos en su momento el contenido del artículo:

La Educación de Personas Adultas ocupa un lugar periférico en el sistema educativo del Estado español. Y las consecuencias de esta posición periférica se dejan sentir en una de las ofertas principales de las escuelas de personas adultas: el Graduado en Educación Secundaria (GES). Desprovista de un marco propio, la Educación de Personas Adultas se ve abocada a repetir las mismas fórmulas que ya fracasaron, en muchos casos, con el mismo alumnado.

Por todo ello, este artículo persigue dos objetivos: dar cuenta de la situación actual de los estudios de GES en las escuelas de personas adultas y proponer cambios que los sitúen en un nuevo paradigma, adaptado a las exigencias de un nuevo tiempo y a la singularidad de la Educación de Personas Adultas.

Algunos de los cambios sugeridos entonces se han encarnado en diferentes proyectos y propuestas repartidos por todos los territorios. Sin embargo, seguimos faltos de un marco normativo que atienda a las necesidades reales de la población adulta del siglo XXI. El debate sigue, pues, abierto. Aprovechemos los vientos favorables que soplan en algunas comunidades autónomas (proyectos innovadores, formación específica para el profesorado de la EPA, nuevos proyectos de ley  para una educación a lo largo de la vida…) para cambiar estos estudios.

 

En el congreso de Castelló me tocó a mí dar a conocer el contenido del artículo. Entonces me serví de la siguiente presentación para ello: Presentación pdf. Sirvan como resumen estos esquemas de lo expuesto en aquella comunicación:

Diapo 1a

Diapo 2

Diapo 3

Projecte interdisciplinari “Tothom hauria de ser feminista”

Portada

A Suècia, el 2015 tot l’alumnat de 16 anys va rebre gratuïtament el llibre “Tothom hauria de ser feminista”. D’aleshores ençà, molts centres escolars a l’Estat espanyol han incorporat l’obra de Chimamanda Ngozi Adichie als seus plans d’estudi. Al CEPA Pitiüses ho vam fer el curs 2016/17 i, a més, de manera transversal, és a dir, hi va participar tot el professorat de les sis àrees de l’últim curs de l’ESPA. Quan tothom parlava d’innovació educativa, nosaltres engegàrem un projecte que combinava dos aspectes importants: un tema de rellevància social i una manera de treballar més interconnectada. Els resultats van ser raonablement bons i per això volem avui compartir aquesta iniciativa per aquí. Així vam presentar el projecte:

Moltes persones pensen que la igualtat entre dones i homes és una realitat assolida a l’Estat espanyol. Aquesta idea prové dels avenços que indubtablement s’han fet a les darreres dècades. Tanmateix, i de manera rotunda, podem afirmar que encara es manté la desigualtat entre dones i homes i que la legislació, tot i ser molt important, no ho és tot quan parlem d’igualtat. Cal, doncs, un compromís no només polític sinó també social per aconseguir la plena igualtat.

L’escola, com a part de la societat, no pot quedar al marge del canvi cap a la igualtat. És innegable el paper decisiu de l’escola –juntament amb la família o els mitjans de comunicació– en la construcció d’imaginaris col·lectius i en la perpetuació o en la transformació de les relacions de poder associades al gènere. Pel que fa a l’escola hauríem de caminar, en paraules d’Ángela Mussat, cap a “un nou model d’escola coeducativa que adopti mecanismes per superar l’androcentrisme i que potenciï un enfocament equitatiu dels continguts, dels mètodes, del llenguatge, de les relacions, de l’organització i de tota la dinàmica generada en la pràctica educativa”. En definitiva, “un camí que promogui la igualtat, el respecte mutu, la cooperació i l’aparició de nous i millors imaginaris col·lectius i nous models de masculinitat i feminitat”.

Al CEPA Pitiüses volem contribuir a crear una societat més justa, una societat on dones i homes es reconeguin en una humanitat compartida, i ho facin en peu d’igualtat. Més enllà del nostre dia a dia, volem treballar de manera conscient totes aquelles dinàmiques d’invisibilització i discriminació que pateixen les dones a la nostra societat. Amb aquest objectiu ens servirem del discurs “Tothom hauria de ser feminista” de Chimamanda Ngozi Adichie. Aquesta autora, d’origen nigerià, ens ajuda a desmuntar discursos i pràctiques excloents i ens permet construir relats compartits d’igualtat entre dones i homes.

Treballarem de manera coordinada des dels diferents àmbits de coneixement i des de totes les matèries. Així hem elaborat tot un seguit d’activitats des de totes les àrees del currículum amb l’objectiu d’aconseguir un acostament el més integral possible a les qüestions de gènere. Durant tot el mes de novembre hi treballarem de valent, des de la reflexió i des de l’acció.  Acabarem aquest projecte amb l’assistència a un acte públic al Club Diario de Ibiza on tindrem l’oportunitat d’escoltar altres visions que ens permetin enriquir el nostre punt de vista.

Comencem el viatge, un viatge cap a la justícia, la llibertat, la felicitat i la pau! Que els vents ens siguin favorables!

Castellà

A l’àrea de Castellà: llengua i literatura, aquestes van ser les dues activitats proposades:

Propuesta 1: Debes buscar titulares, especialmente de la prensa deportiva, que impliquen machismo. Puedes inspirarte en los que aparecen en el reportaje “Los 10 titulares más machistas de los Juegos Olímpicos de Río”. La búsqueda la puedes realizar en los diarios en papel y on-line. Con todos los titulares, montaremos una pequeña exposición en la que denunciaremos estas prácticas.

20161202_171510

 

Propuesta 2: Consulta la página http://www.eldiario.es/micromachismos/, piensa en otros ejemplos de micromachismos y escribe un texto en el que los describas. Puedes acompañar la descripción con una foto o imagen que lo ejemplifique. Con el resultado haremos una pequeña exposición.

https://www.youtube.com/watch?v=wDbwNsU8tWU

Després de treballar a Matemàtiques, Ciències Naturals, Ciències Socials, Català, Anglès i Castellà, el projecte va finalitzar amb una taula rodona organitzada per l’alumnat i amb participació d’un parell d’alumnes.

20161201_200604

El projecte complet el teniu aquí: Projecte _Tothom hauria de ser feminista_

El blog Trencadís arreplega tota la informació sobre el projecte en aquest enllaç.

Aquest és el vídeo complet amb la xerrada de l’autora:

 

Talaia: el blog de la comunitat educativa del CEPA Pitiüses

Foto Talaia

El món dels blogs és tan ric que no s’acaba mai. Després de posar en marxa “Trencadís, el blog de l’alumnat del CEPA Pitiüses” (mereixedor de la Baldufa de Plata als X Premis Edublogs d’Espiral), vam pensar que faltava un espai on s’aplegués tota la comunitat educativa, i no només l’alumnat, i on el focus estigués posat en el factor humà. Va nèixer així “Talaia, el blog de la comunitat educativa del CEPA Pitiüses”. El nou blog el vam presentar així:

EL PERQUÈ DE TOT PLEGAT

El curs passat va néixer Trencadís, el blog de l’alumnat del CEPA Pitiüses. Amb el temps es va anar convertint en el que pretenia: un espai -virtual- on deixar constància de les millors produccions de l’alumnat. La cosa va anar tan bé que, fins i tot, va guanyar la Baldufa de Plata dels Premis Espiral d’Edublogs en la seua categoria.

Aquest curs comença a rodar Talaia, el blog de la comunitat educativa del CEPA Pitiüses. Dues són les diferències principals d’aquest blog respecte del seu cosí germà Trencadís: ara el protagonista pot ser qualsevol membre de la comunitat educativa -i no només l’alumnat- i el focus estarà posat més en la vessant humana -i no tant en l’acadèmica-.

D’aquesta manera, amb una periodicitat setmanal hi apareixerà una entrada dedicada a una persona del centre, tot posant de relleu una faceta personal que moltes vegades les dinàmiques escolars deixen de banda. Volem recuperar la dimensió més humana -més enllà del nostre rol al centre- i aprendre tots de tots. Així de ben segur descobrirem esportistes, artistes, persones amb una habilitat especial o amb una experiència vital remarcable… En definitiva, allò que som i que molt sovint roman amagat a l’escola.

Al Diccionari de la Llengua Catalana de l’IEC, talaia és una “torre des d’on es pot observar el camp, la mar, etc., i donar avís del que s’hi descobreix.” Això pretenem amb aquest blog: atalaiar les persones que conformen el nostre centre i donar avís del que s’hi descobreix, persones extraordinàries, sorprenents, creatives, dinàmiques…
A més a més, el nom talaia té una sonoritat especial per a tots els pitiüsos ja que el cim de les nostres illes porta aquest mateix nom, sa Talaia. Mireu què diu l’Enciclopèdia d’Eivissa i Formentera del mot talaia:
talaia f TOPON Genèric molt freqüent en la toponímia de les Pitiüses que sol designar el puig més elevat d’una contrada. També les elevacions més importants, tant d’Eivissa com de Formentera, reben el nom de talaia. Segons Joan Coromines, és una paraula d’origen àrab que significa ‘sentinella diürn’ i per extensió l’indret elevat on es posava el talaia. Sembla que té origen àrab, detalayik, plural de talika, ‘sentinella’ [PiB].
Descobrim, gràcies a l’etimologia, que talaia, a més d’un indret designa una persona, el talaia (el sentinella, diríem en català). Siguem, idò, talaies o sentinelles de la nostra comunitat educativa i donem testimoni de la nostra humanitat compartida.

 

Foto Talaia 2

Talaia aporta un altre punt de vista sobre les persones que poblen una escola, a tall d’exemple així es va presentar un dels alumnes més veterans de l’escola, JASG:

He sido carpintero
Hola, me llamo Juan Antonio. Soy una persona mayor que llevo dos temporadas acudiendo a la escuela de adultos de Ibiza, en la cual he aprendido con los profesores y las demás compañeras de clase, muchas cosas que yo no sabía, pues siempre hay cosas que uno ignora.
Soy carpintero de oficio, que aprendí desde muy pequeño. Pues cuando sólo contaba doce años al salir de la escuela por la tarde, me iba a una carpintería para aprender.
Cuando tenía 14 años, recuerdo que ya comencé con mi maestro a trabajar con el verduguillo. Es una sierra grande que usábamos entre dos personas para sacar, digamos, de un tablón grande, piezas más pequeñas y hacer una puerta.
Empezábamos por preparar todas las piezas. A continuación, marcábamos los largueros y peinábamos. En los largueros se marcaba la escopladura. Esta se hacía con un escoplo y un mazo. A continuación, hacíamos las espigas con una sierra y comenzábamos a preparar los tableros. Para frisar todo esto, lo hacíamos a mano con molduras de distintas formas pues cada una tenía un dibujo diferente. Sólo quedaba por montar la puerta. Solíamos montarla y pegarla con cola que nosotros hacíamos con pellejo de conejo. Este se hierve con agua y se logra sacar una buena cola.
Todo esto lo explico para decir que conservo las herramientas antiguas que utilizaba cuando era joven, que querría donar a alguna institución para que las expongan si los responsables lo ven bien. Así los jóvenes podrían ver con qué herramientas trabajaban sus abuelos.

El primer vídeo és un resum del primer curs de vida del blog (2016/17) a través dels seus protagonistes. El blog ha continuat viu el curs 2017/18 gràcies a l’esforç de la companya i amiga Anna Tur. No sabem quin futur li espera a aquesta iniciativa, del que sí que estem segurs és que ha valgut, i molt, la pena. El segon vídeo mostra la trobada de participants al blog que vam fer al juny del 2017.

Club de escritura

Cristian y yo

Los clubes de lectura forman parte del paisaje social de muchas escuelas, bibliotecas o asociaciones de todo tipo. Ahora bien, los clubes de escritura ya son mucho menos frecuentes. Por eso, mirando hacia atrás, me asombro de la osadía que supuso hace ya unos cuantos cursos montar aquel club de escritura en la Escuela de Personas Adultas Vicent Ventura de València. Los frutos de aquel club perduran en la memoria de algunos de sus participantes. Hoy queremos darles aquí una nueva vida. Este era el texto con el que comenzamos a modo de presentación:

Nuestro club de escritura

En nuestra escuela ya sabíamos lo que era juntarse para hablar de libros, al menos desde el curso pasado. A estas alturas, podemos decir que nuestro club de lectura está ya francamente consolidado. Parecía, pues, lógico dar un paso más: de la lectura a la escritura. Y no es que siempre la lectura lleve a la escritura. Ahora bien, lo que sí que teníamos claro era que mucho del talento desplegado en las clases en materia de escritura no podía perderse así sin más. Creamos de esta manera este nuevo club de escritura con el fin de servir de cauce de expresión a quien quiera jugar con la palabra escrita. La dificultad que conlleva el tener horarios distintos se resolvió fácilmente gracias a las nuevas tecnologías: creamos la red social clubdescriptura.ning.com (ahora ya inactiva) como lugar de encuentro de todas las personas del club. Se trata de un espacio de relación y, al mismo tiempo, de participación. La excusa: encontrarnos a través de nuestros escritos. De momento, ahí estamos: ganando en socios y en participación. Ahí es donde “colgamos” nuestros textos para ser leídos y comentados. Este club de momento funcionará hasta junio pero en la medida en que la gente se anime a continuar, seguiremos con él el curso próximo. ¡SALUD Y ESCRITURA!

En aquellos primeros momentos no sabíamos a qué nos enfrentábamos, ni mucho menos qué nos depararía el futuro. Así los expresamos entonces:

Nuevos retos

La tarea creadora no tiene fin, de ahí su nombre. Se nos puede acabar la inspiración, o las ganas. Pero el cauce permanece, con más o menos agua. Al tiempo que lees estas líneas, ya nos hemos embarcado en, al menos, cuatro retos más: la publicación de los textos que resultaron ganadores en el I Concurso Literario “Vicent Ventura”; un libro de poemas, que provisionalmente se llama “Cajón desastre”; unos relatos que tienen como primera frase el principio de “La metamorfosis” de F. Kafka; y unas descripciones de lugares de la infancia. Y más y más y más.

Desde el club de escritura mirábamos de reojo a ese hermano mayor que era el club de lectura. De este último, esto era lo que decíamos entonces:

Nuestro club de lectura

Escribir y leer son como las dos caras de una misma moneda. La lectura algunas veces nos lleva a la escritura y viceversa.

Chus y yoPor eso desde el club de escritura miramos con aprecio a ese hermano mayor que es, en nuestra escuela, el club de lectura. Decimos mayor porque ya tiene dos años de existencia. Cuando nació, en nuestro ánimo estaba el crear un espacio para el encuentro, la comunicación y la participación. Mirando hacia atrás, podríamos decir que muchos de los objetivos que alumbraron nuestro club de lectura se han conseguido, otros siguen a la espera. Lo que sí que es seguro es que el club de lectura ha ido ganando en miembros y en un mejor funcionamiento.

Uno de los aspectos mejor valorados deriva de la pluralidad de miradas. Reconstruyendo el texto entre todos/as tenemos una nueva experiencia lectora: ya no es nuestra lectura sino la lectura formada por múltiples puntos de vista. Poco a poco, vamos ganando en confianza; aquella que vence los miedos a expresar lo que pensamos, en un terreno que algunos perciben como ajeno: el del mundo de los libros.

Los retos que tenemos planteados serían estos: hacer recaer la gestión completa del club en sus miembros (al menos, en aquéllos más activos); implicar a otros compañeros/as de la escuela, independientemente de su nivel de castellano; mejorar la selección de los libros comentados, etc.

A lo largo de estos dos años, hemos leído un total de 11 libros. Las actividades alrededor del club han sido variadas: encuentro con escritores/as, concursos literarios, puesta en marcha de una biblioteca, asistencia al teatro, visionado de películas, celebración del Día del Libro, creación de un blog, etc.

Efectivamente, el blog se ha convertido en una herramienta más que útil para difundir nuestras actividades y ser ese lugar virtual de encuentro, más allá de los espacios y tiempos escolares. Si aún no lo conoces, puedes visitarnos en www.enredrat.blogspot.com

¡SALUD Y LECTURA!

Uno de los “ejercicios” de escritura que acometimos llevaba por título “Así suena mi voz”. He aquí uno de los fantásticos resultados:

Así suena mi voz

Aprendí en el comienzo de la adolescencia que el escribir para mí significaba poder hablar con alguien que, probablemente, nunca me leería y que al final no me leyó, pero a quien podía contar sentimientos y necesidades reflejados en cuentos, relatos, poemas…

Carmen y María JoséTuve la suerte de criarme rodeada de muchos libros a los que acudía cuando me sentía aburrida y que me inspiraban, a su vez, a escribir grandilocuentes historias o por el contrario sencillos cuentos. Todo lo que sé se lo debo a la lectura, todo lo que me hace gozar me lo da el escribir.

Hoy en día después de un largo período ocupado por otras historias que no son dignas de ser escritas, retomo con placer (y recalco la palabra “placer” porque es lo que me produce) el acto de escribir. No sé si mal o bien, no me importa demasiado, el hecho es que me hace feliz, me llena y me libera.

Carmen Veres

Todas las producciones que nacieron del club vieron su publicación. Compartimos aquí los dos primeros números de aquella publicación que tenía como lema: “Prohibido aparcar. Salida de textos”.

Número 1

Publicación 1 (definitiva).

Número 2

Publicación 2 (definitiva).

Y por último,  y como no podía ser de otra manera: ¡mi reconocimiento más sincero a todos los autores y autoras que participaron en aquella aventura un tanto “insensata”!

Micro(organismos): 102 microcuentos del alumnado de la Escuela de Personas Adultas Vicent Ventura

CapturaEn la mochila de experiencias que todo docente lleva siempre consigo, hay algunas especialmente destacables. Los que ya llevamos unos años en esto de la docencia acumulamos unas cuantas de ellas. En mi caso, una de las que recuerdo con más cariño fue el libro de microcuentos que elaboramos el curso 2010/2011 en la Escuela de Personas Adultas Vicent Ventura de València. La recuerdo sobre todo por el camino que recorrimos hasta llegar a la meta, por la enorme y diversa participación y por, como dirían ahora, el producto final en forma de libro, que dicho sea de paso quedó estupendamente. Ya por entonces escribí esto a moodo de presentación del libro:

EL VIAJE DE LAS PALABRAS

Los microcuentos que el lector tiene ahora entre sus manos fueron escritos en el transcurso del taller de escritura llevado a cabo entre enero y abril de 2011 en la Escuela de Personas Adultas “Vicent Ventura” de Valencia. Los frutos de ese taller son solo un leve reflejo de todo el caudal creativo que atesoran sus participantes. Algunos de los microcuentos exploran los límites de la ficción narrativa; otros hunden sus raíces en la biografía de cada uno; y otros, a vueltas con los temas propuestos, se alejan de lo literario y buscan explicarlos. En cualquier caso, un viaje apasionante que ahora llega a su fin.

El viaje duró diez semanas, a razón de una sesión semanal. En cada una de ellas, todo giraba en torno a una idea: el viaje, el amor, el paso del tiempo, la generosidad, etc. En una palabra, los grandes temas de la humanidad. El primer paso siempre era la palabra oral, motivada por refranes y fragmentos de textos literarios. Después se trabajaban los diferentes aspectos de los textos narrativos: el narrador, los personajes, el espacio, el tiempo, etc. Y ya por último se llegaba a la escritura: primero, a partir de la manipulación de un microcuento dado; y a continuación, proponiendo ya un ejercicio libre de creación literaria. Libre pero con condiciones: no superar las cien palabras, empezar con una frase dada, ajustarse al tema propuesto e intentar aplicar las técnicas narrativas trabajadas en clase. Los textos resultantes eran leídos en la sesión siguiente.

El resultado de todo ello aquí está. El lector quizás pueda apreciar entre estas líneas el magnífico ambiente en el que se gestaron, los miedos vencidos, los sentimientos mostrados, las grandes dosis de talento y, por encima de todo, la inmensa empatía que nos recuerda la dicha de una humanidad compartida.

También incluimos los microcuentos que resultaron ganadores en el concurso literario “EPA Vicent Ventura”. El tema propuesto fue el de “la educación de las mujeres y las niñas”, adaptando el lema de la Campaña Mundial por la Educación a la que, de nuevo, la Escuela “Vicent Ventura” se adhirió.

Gracias a todos los escritores y escritoras que han compartido este viaje. Ahora te toca a ti, lector, continuarlo.

Y para que el lector de este blog se haga una idea del contenido, he seleccionado tres de los 102 microcuentos que conforman el libro. Pasen y lean:

Ahora ya sabe que los días perdidos no pueden recuperarse. Al llegar a la plaza del pueblo se la encontró casi igual como cuando se fue. Su mirada recorrió todos los rincones: el viejo ayuntamiento, las moreras que vio plantar cuando era un niño, la fuente a la sombra de las mismas.

La plaza vacía, triste, no era la misma que cuando se marchó. ¿Dónde estaban los mozos con sus tertulias junto a la fuente, dónde aquellos ojos verdes de dulce mirada que le tenían absorto?. Recuerdos, ilusiones, proyectos, todo había desaparecido absorbido por la vorágine de una guerra absurda que no sirvió para nada.

Luis M.

Amor sin condiciones

Solamente puedo quererte como eres y ser tu amigo; “¿quererme como soy, ser mi amigo?” Sus palabras me hicieron sonreír, feliz ante la idea de que fuera mi amigo, de que me aceptara como era, de que no intentara cambiarme, ¡por fin iba a tener un amigo! Sólo tenía que pedirle un poco, modificar su deplorable forma de vestir, hacer que se cortara un poco el pelo, llevarle al gimnasio para que perdiera peso, en fin, lo justo para poder quererle como era y ser su amiga.

Mª José F.

Llevaba tiempo planeando este viaje a Nueva York y así se lo dije a la empleada de la agencia que procedió a escoger catálogos. Mientras, dejé vagar la mirada entre pósters de colores… Vi un soleado techo de cañizo, viejas mesas pintadas de verde y sillas de enea. Me recordé atravesando oblicuas cortinas de luz, explorando callejas de colores pastel casi colgadas sobre el azul y ruinas que los dioses se resisten a abandonar. Quiero volver allí, le dije ante la Quinta Avenida. Entonces ¿miramos otro viaje? No, debo ir sola. No se puede volver mientras los demás van. Me miró extrañamente, y yo partí hacia una aventura distinta.

Rosario M.

En este libro participaron:

  • Como autores: Asunción, Evangelina, Lola, Luis, Mª José F., Carmen P., Pilar, Rosario, Daniel, Modou, Carme L., Pepa, Carmen S., Isabel, Marian, Enrique, Carmen V., Julia, Lola, Marga, Patricia, Cándido, Mariama, Mª José L., Ana, Hilda, Amparo, Mª Carmen S., Amparo y Carmen M.
  • Las fotos son de Natxo M. y las figuras de cerámica son de Paio H.
  • El diseño de Paco L.

Gracias a todos ellos/as por dar lo mejor de sí mismos/as.

Y por cierto, si quieres leer el libro íntegro, aquí está: Micro(organismos)

 

Foto microlectors

 

Trencadís: el blog de l’alumnat del CEPA Pitiüses

baldufa 1El curs 2015/2016 serà un curs que no oblidaré mai per motius diversos. Un d’ells va ser el guardó que el nostre blog Trencadís va rebre a la X edició dels Premis Edublogs d’Espiral. Ens van atorgar la Baldufa de Plata a la categoria de “Blogs d’alumnes majors de 16 anys”. Però, què és Trencadís? Així ho vam definir en el seu moment:

Aquest és el blog dels participants a les classes del CEPA Pitiüses d’Eivissa. Diem participants perquè volem reivindicar el valor de la participació com a eina irrenunciable de ciutadania, a l’escola i a la societat. Diem participants perquè aquí no hi ha ensenyants i aprenents, o millor dit: totes i tots som ensenyants i aprenents alhora, intercanviant-nos els papers contínuament. Diem participants perquè sabem que a participar s’aprèn participant. Per això aquest blog serà l’espai al qual podrem penjar les nostres millors produccions (textos escrits, imatges, àudios, vídeos, presentacions…) per mostrar-les, per compartir-les i per aprendre’n tots de tots.

Un mosaic colorit i divers, una gran fotografia del que som o del que volem ser. Trencadís, és clar, recorda al verb trencar i el seu significat primari de “fer trossos o fragments (alguna cosa dura) colpint-la, prement-la”. Nosaltres volem fugir d’aquest significat destructiu perquè el nostre propòsit és més aviat constructiu. Ara bé, que els nostres lectors no s’enganyin, no volem que pensin que no hem trencat mai cap plat. I tant que n’hem trencat! I és que som aquí també per divertir-nos i, si s’escau, per trencar-nos de riure. Idees trencadores no ens falten fins al punt de trencar-nos la veu defensant allò que creiem que paga la pena. El que sí que tenim clar és que mai no deixarem  que ningú ens trenqui les ales.

Aquest blog ha de servir-nos per trencar-nos la mà a escriure, a crear, a proposar. Encara que això suposi trencar-se el cap o, fins i tot, les banyes. Allí on trenca el camí del conformisme, es troba aquest blog.

SIGUEM TOTS BENVINGUTS I BENVINGUDES! Trenquem amb les pors i les inèrcies paralitzants. PARTICIPEM, CREIEM (EN NOSALTRES) I CREEM!

Aquests dos vídeos resumeixen el que el premi va suposar per a la comunitat educativa del CEPA Pitiüses:

I això és el que va dir la premsa:

És clar que el premi satisfà, però la satisfacció més gran va ser participar en una obra col·lectiva a la qual cadascú aportava el millor que tenia. Els resultats a la vista estan: felicitat i aprenentatge.

 

 

 

Paio Hermoso: sobre l’art d’ensenyar i de viure

DSC_0318

No era necessari que Paio es jubilara per a dir-li aquestes coses. Tanmateix, ací estic arrapant unes paraules a la timidesa per posar nom a allò que passa rarament als centres escolars. Em referisc a la complicitat docent, eixa que et fa treballar colze a colze amb algun company/a de manera franca i total. Això és el que jo li dec a Paio. No és exagerat dir que entenc la meua professió d’una altra manera després dels cinc anys que vaig tindre la sort de créixer pedagògica i humanament al seu costat a l’EPA Vicent Ventura de València. Jo sé que ella sap que és així, i que no calen més paraules. La resta de mots són dels seus companys actuals a l’acte final de curs al qual li varen retre un merescudíssim homenatge. Jo, per descomptat, m’hi sume:

A la nostra Paio no li agraden els romanços, però haurà d’entendre que ens vulgam acomiadar.

Amb eixe posat gens embafós, ha sigut un cercle càlid que a totes i tots ens ha afillat. Ens ha acollit, d’ella hem aprés amb estima, sense condescendència.

Hem aprés sobre l’art d’ensenyar, i sobre l’art de viure, que no és poca cosa.

Paio és la felicitat a pedals, la felicitat de l’oratget a la cara, la felicitat de la mà en el fang.

Paio és una hedonista camuflada d’estoïcisme, però… no ens enganya.

Ens deixes un bon forat, però estem hui felices perquè sabem que serà una jubilació ben aprofitada.

Disfruta mestra,

disfruta companya,

disfruta amiga.

Paio: et desitge el millor! De ben segur que no et faltaran projectes i espais de creativitat. Gràcies de tot cor per tot el que m’has donat i per tot el que hem compartit (i seguirem compartint).

María Ríos Ibáñez

María ríos 10

María Ríos Ibáñez era una gran escritora en aquel pasado escolar que compartimos. Tan buena que ahora, años después, su empeño lo ha puesto en escribir la evolución de la vida en la Tierra. En ese intento por hacer de su pasión su medio de vida, trabaja actualmente en el Departamento de Paleobiología del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) en calidad de investigadora. Recuerdo muy bien a aquella excelente alumna y persona; y ella, por su parte, me recuerda benévolamente así:

Cuando pienso en nuestro pasado común, sobresale el recuerdo del año que fuiste nuestro tutor. Recuerdo tu calma y tu paciencia, y tu tono siempre bondadoso, tus gafas. Recuerdo mucho cuando te fuiste a Senegal. Fuiste la primera persona que conocía que era tan valiente como para viajar a miles de kilómetros para aprender. Recuerdo pensar para mí misma que era algo que me gustaría hacer. Después de tantos años, cuando pienso en un futuro fuera de la investigación, ese recuerdo siempre sobresale. Incluso hice un máster en conservación y desarrollo (animal) con la idea de poder ayudar de alguna forma a este mundo que tanto merece que lo cuidemos.

No hace mucho, María leyó su tesis doctoral. Se ha pasado la vida, pues, entre libros. Y no le pesa, por mucho que el futuro se revele incierto; todo lo contrario, haber podido estudiar -y ahora investigar- es para ella un privilegio por el que solo puede sentir agradecimiento:

María Ríos 7Siendo sincera, después de 25 años educándome (terminé  la tesis doctoral con 29) y perteneciendo a diferentes instituciones educativas y de investigación,  el poso que me queda es de agradecimiento y de ganas de más, mezclado con un poco de desesperanza e incertidumbre. Estoy muy agradecida por haber tenido la posibilidad de empezar en un colegio que me entendió y me quiso como era, y me hizo pensar que podía hacer cualquier cosa que me propusiera, y que estaba bien ser diferente. Estoy agradecida por haber podido estudiar una carrera y un máster, y haber recibido una beca increíble para realizar mi  tesis, y que me ha permitido viajar y estudiar algo tan bonito  como la evolución (suena cursi pero es cierto). No todo el mundo tiene esta suerte, y por eso estoy muy agradecida. Me gustaría poder seguir estudiando el resto de mi vida. En parte por eso elegí la investigación como oficio. Sin embargo, una vez terminada la tesis, las oportunidades en España en un campo como la Paleontología son tan escasas que, si queremos seguir, nos vemos forzados a emigrar (y eso si hay suerte). Son pocas las esperanzas de volver (la edad de estabilización media del investigador en España es de 50 años; y con el plus de ser mujer en un mundo de hombres, la cosa se complica). Año tras año veo a mis compañeros y compañeras abandonar unas carreras universitarias y de postgrado de más de once años para dedicarse a otras cosas, y aunque no pasa nada por fracasar cuando lo has intentado y reinventarse, no es algo fácil de procesar cuando te dedicas a algo tan vocacional. Ojalá hubiera más becas postdoctorales y hubiera plazas para todos los doctores a los que  forma este país.

De las palabras de María subrayo tres ideas. La primera se refiere al primer colegio por el que pasó. De todas las instituciones escolares deberíamos poder decir lo que dice María: “me entendió, me quiso como era y me hizo pensar que podía hacer cualquier cosa que me propusiera”. La segunda tiene que ver con la defensa de la investigación, por encima de la mediocridad de un país que no cuida su talento. Y la tercera apunta a la justa reivindicación feminista poniendo de relieve lo difícil que le puede resultar a una mujer hacerse un hueco en un mundo de hombres.

En cuanto al mundo laboral, María se mueve, como tantos otros jóvenes investigadores, entre la vocación y la precariedad:

María Ríos 3Al haber pasado el 83,3% de mi vida estudiando, mi experiencia laboral es bastante reducida, y se restringe  a mi contrato predoctoral y algunos veranos trabajando de camarera (de los que aprendí mucho más de lo que pudiera parecer).  Después de un año investigando de forma no remunerada, el sentimiento más fuerte es el deseo de poder  trabajar de paleontóloga en un futuro. Con ese objetivo espero poder obtener una beca postdoctoral para continuar con mi carrera  y seguir indagando en la evolución de la vida en la Tierra.

Entre las experiencias que más han marcado su vida, destaca tres: el divorcio de sus padres, los momentos duros mientras redactaba la tesis doctoral y, finalmente, el día en que pudo leerla.

Como muchos millenials, la primera experiencia decisiva en mi vida fue el divorcio de mis padres. Ser testigo de la fuerza infinita y la valentía de mi madre  desde que tenía uso de razón debe haber sido una de las experiencias vitales que más me ha marcado en la vida.  Con 34 años y dos niños pequeños tuvo tiempo no solo para darnos una infancia maravillosa sino para seguir educándose e investigando nuevas formas de crecer y ayudar a los demás. Con alegría y paciencia, y siempre teniendo en cuenta que lo más importante es ser buenos y honestos, podemos conseguir todo lo que nos propongamos.

María Ríos 9Las siguientes experiencias que me han marcado más, siendo sincera,  no fueron  los momentos en los que obtuve las becas que me han permitido estudiar y hacer lo que me gusta, que aunque maravillosos, no me enseñaron tanto, sino aquellos momentos, sobre todo ya durante la tesis, en los que toqué fondo y no fue sino el increíble apoyo y cariño de mis compañeros y familia lo que hizo que pudiera reponerme y seguir positiva a día de hoy. Incluso sabiendo que a veces nadie te puede proteger, siempre hay alguien para ayudar a levantarte.

Otro momento muy decisivo fue el día que leí la tesis doctoral. Después de toda la vida estudiando, y un esfuerzo increíble, todo había salido bien, me sentí como que era capaz de cualquier cosa.

Fortaleza y vitalidad son dos de sus virtudes. Esa vitalidad que le hace disfrutar de:

Ahora mismo mis relaciones con mi familia y amigos. El poder viajar por placer. Después de unos años de trabajo muy intenso y con un futuro laboral  incierto, aprecio mucho el tener algo de tiempo de ocio por fin y aprender a relajarme otra vez. También  me llena planear nuevos proyectos y  establecer nuevas colaboraciones.

Me apunto a la visión optimista que del mundo tiene María:

María Ríos 8Pese a que la mayoría del tiempo el mundo pinta muy mal, y aunque suene ingenuo, pienso que el mundo es un lugar increíblemente bonito y que tenemos mucha suerte de estar en él. Cuando trabajas todos los días con tiempos geológicos y desenterrando y tocando los fósiles de especies que dejaron de existir millones de años antes de que los primeros Australopithecus pisaran las praderas africanas, terminas por darte cuenta de lo increíble que es que estemos aquí,  vivos  y con un montón de camino aún por recorrer. Creo honestamente que tenemos una capacidad increíble para el bien y que si aprendemos a ser vulnerables y a pedir ayuda, podemos llegar a  vivir las experiencias más bonitas y hacer que todas las vidas que nos rodean se sientan un poquito mejor.

Su visión de paleontóloga nos aporta una perspectiva totalmente original y, ahora me doy cuenta de ello, necesaria. Esta sería su lección:

María Ríos 11Cuando se estudia a los primeros humanos, nómadas que se veían forzados a ir de un sitio a otro para buscar alimento y refugio, destaca una característica curiosa.  El llamado igualitarismo feroz, por el cual todos los individuos de un colectivo daban por hecho que eran iguales y se demandaba activamente esa igualdad. Todo se compartía. No había otra, tenían que hacerlo si querían sobrevivir.  Fue durante esta época, hace decenas de miles de años, cuando todavía éramos muy poquitos, cuando se fijaron  las características que nos definen. Los miedos atávicos a las alturas o a la oscuridad o a los animales peligrosos, la fascinación por el fuego, etc. Toda la parte no cultural del ser humano se forjó en esa época en la que vivíamos en pequeños grupos familiares, en los que todos se conocían  y ayudaban para poder sobrevivir. Mirábamos al cielo y al horizonte. No había extraños. Ahora, 12000 años más tarde del origen de la agricultura y la propiedad privada, la mayor parte de los seres humanos vive en grandes ciudades llenas de extraños que no saben quién eres ni  tienen por qué querer ayudarte. El estrés, la adicción, la ansiedad y la depresión son palabras y estados demasiado comunes, y parece que el bien del individuo prima sobre el del conjunto. El futuro parece estar a años luz del pasado y parece que no pueda haber  una solución realista a todos los males del mundo.  Y quizá no la haya. Quizá  nos enfrentemos a un fututo de escasez de alimentos y guerras. O quizá no. Quizá decidamos volver a mirarnos unos a otros y ayudarnos de verdad otra vez. Igual no nos quedará otra para sobrevivir.

Sobrecogido y fascinado por esta verdadera lección, pongo punto y final a este texto. Y lo hago como casi siempre, dando las gracias. Gracias, María, por venir desde mi pasado (una anécdota sin importancia comparada con esas etapas lejanas que estudias) y hacerme reflexionar y aprender tanto. Ha sido un verdadero placer. Espero no perderte la pista.

María Ríos 4

“De vuelta” y “DidàcTIK”

IMG-20180617-WA0013

Algunas voces se interrogan sobre la vigencia de los blogs educativos. Bajo mi punto de vista, lejos de haber envejecido en poco tiempo, los blogs siguen siendo una potente herramienta para la reflexión educativa y el trabajo académico. A título personal, tengo que decir que algunos blogs forman parte de mi ADN docente: la forma que tengo de entender el hecho educativo no sería la misma sin la lectura de unos cuantos blogs de cabecera. Estos blogs y sus autores han pasado a formar parte de mi “claustro virtual” de manera definitiva. En momentos de zozobra, a ellos vuelvo incesantemente en busca de “alimento”. En ellos encuentro certezas, pero también desafíos que me empujan a ir más allá de mis seguridades.

IMG-20180616-WA0017Cuento todo esto porque hoy hace una semana que dos de mis blogs de cabecera recibieron la Peonza de Oro y la Peonza de Plata en los XII Premios Edublogs de Espiral en la categoría de “Reflexión educativa”. Me refiero a “De vuelta” de Ramon Paraíso (@monparaiso) y “DidàcTIK” de Josep Miquel Arroyo (@jmab76), respectivamente. En ambos blogs encontramos reflexiones, propuestas, experiencias, etc. muy atinadas sobre la educación en general, y sobre la Eduación de Personas Adultas en particular. ¿Por qué soy un incondicional de estos dos blogs? Pues tan sencillo como que sus aportaciones parten siempre del trabajo a pie de aula y, lejos de las modas, conciben la educación como una propuesta liberadora del individuo y transformadora de la sociedad. Además, reivindican como nadie el lugar que le debería corresponder a la Educación de Personas Adultas, y en ese empeño también me reconozco.

A vueltas con el premio, Ramon Paraíso en Premios, tópicos y peonzas dice lo siguiente:

Muchísimas gracias a esa etapa educativa a veces tan denostada y olvidada que es la educación para personas adultas. En ella me he forjado como profesional durante los últimos 10 años y ahora que la abandono temporalmente, no puedo sino valorarla todavía más, si cabe.

Y Josep Miquel Arroyo en Gràcies, EspiralEduBlogs nos explica cuáles son los presupuestos que animan su blog:

En estos 8 años de blog, he preferido reflexionar sobre la educación en general -y la de adultos en particular- desde abajo, desde mi práctica en el aula, con los pies en el suelo y, sobre todo, intentando dignificar el trabajo de muchas profesoras que se dedican a la educación de adultos.

IMG-20180616-WA0009El pasado 16 de junio me sentí muy feliz. Claro que los premios fueron para los amigos Ramon y Josep Miquel, pero todos los que nos dedicamos a la Educación de Personas Adultas recibimos junto a ellos un pequeño reconocimiento. En estos momentos recuerdo también a Diego Redondo (@diegoredondo13) quien ya ganó el premio en el 2011 cuando aún trabajaba en el CEPA Distrito Centro de Madrid con el Blog de Tecnología Nivel II. Él nos abrió el camino. Y, por supuesto, también recuerdo cuando hace un par de años Paqui Torres, Anna Tur (@turroselloanna) y un servidor (@maxialgar) recogimos el premio a nuestro blog colectivo Trencadís.

¿Y aún hay quien duda de que los blogs sirven para algo? Yo lo tengo bien claro. Solo me queda manifestar todo mi agradecimiento a Ramon Paraíso y a Josep Miquel Arroyo por alumbrarnos el camino y por su amistad durante todos estos años. Gracias también a Espiral y su premio Edublogs por darnos a conocer grandes experiencias y grandes profesionales. Por último, aquí podemos ver la ceremonia completa. En el minuto 1:49 aparecen nuestros protagonistas.

Escola d’estiu 2016

Còpia de IMG_20160701_172843

Les escoles d’estiu poden esdevenir una ocasió perfecta per posar en comú allò après durant el curs o per a generar idees de cara al curs següent. Amb diferents formats i graus de formalitat, trobem arreu del territori tot un seguit d’escoles d’estiu. En molts casos acompanyen la reflexió teòrica amb un component pràctic i/o lúdic important, la qual cosa les converteix en espais molt rics per a trobada i la creació de xarxes. A l’estiu de 2018 podrem gaudir, al menys, d’un parell d’escoles d’estiu centrades en l’Educació de Persones Adultes.

Aquesta a Barcelona:

Escola estiu 1

I aquesta altra a València:

Escola estiu 2

Pel que a mi toca, ara fa dos anys (entre el 30 de juny i el 2 de juliol de 2016) vaig participar a l’Escola d’Estiu “Transformar l’educació d’adults” organitzada a Barcelona per Saó / Formació i Educació Permanent. Aquest va ser el programa: Escola d_estiu 2016 – Taules d_experiències. Vaig participar, en companyia d’Anna Tur:

  • En una de les taules de bones pràctiques amb la presentació: Una escola oberta al món. En aquesta taula vam presentar totes les accions desenvolupades al CEPA Pitiüses d’Eivissa el curs 2015-2016 amb la intenció d’obrir el centre a la comunitat.
  • I a la taula de llengua, cultura i educació amb Escoles enllaçades_ una experiència de lectura compartida. Aquí vam presentar l’experiència lectora realitzada a mitges entre el CEPA Pitiüses d’Eivissa i l’EPA Vicent Ventura de València a partir de la lectura compartida de la novel·la “El temps de cada cosa” de Raquel Ricart.

 

 

 

“El professor de literatura”

tumblr_p2943boBd31u8pswyo1_1280

No coneixia la revista Descriu, i haig de dir que m’ha sorprès molt gratament. La porta d’entrada va ser un text que vaig trobar a Twitter sota el títol “El professor de literatura” escrit per Teresa Sanchis Labiós. El contingut del text enllaça totalment amb el to i la intenció d’aquest blog, i per això m’he decidit a compartir-lo. A grans trets, l’autora recorda com el seu professor de llengua i literatura, el malauradament desaparegut Felipe Zayas,  li “va ensenyar a escriure i a refugiar-se en la literatura cada vegada que ho necessitava”. Són unes paraules de reconeixement sentides i agraïdes, que ens recorden el propòsit últim de l’educació. Els professors de llengua i literatura no les hauríem de perdre de vista mai:

El nostre professor de llengua i literatura castellanes no seguia el temari. No li interessava que sabérem enumerar llistats de característiques formals. Solament volia que aprenguérem a llegir literatura. I a escriure literatura.

Acostar la literatura a un alumnat adolescent a través de la cultura pop més immediata, és corrent avui, però tal vegada ho inventara ell. Amant sempre del marge i d’allò que era inusual, ens acostava als autors més consagrats sempre que estigueren fora de temari. Vam aprendre els secrets del conte curt a través de Cortázar i de Borges. La casa de Asterión va ser el relat que va escollir perquè sabérem que hi havia més gèneres literaris a part de la novel·la i la poesia. El relat, escrit en primera persona pel propi Minotaure, tancat en les parets del laberint, alhora la seua casa i la seua presó, connectava amb la nostra soletat d’adolescent acabada de descobrir, amb la nostra recentment estrenada sensació d’incomprensió i monstruositat.

Felipe Zayas em va ensenyar a escriure. A refugiar-me en la literatura cada vegada que ho necessitava. A valorar-la com a mitjà d’expressió. A sentir-me en pau si estava enfront d’una màquina d’escriure o amb un bolígraf en la mà. A utilitzar-la com a remei terapèutic i eina creativa. Podien evitar que fora a classe de música, però ningú podia prohibir-me escriure.

Gràcies a Teresa Sanchis Labiós per aquest testimoni que ens connecta amb el més preuat de la nostra professió. I, per descomptat, tot el meu reconeixement cap a la figura immensa del mestre Felipe Zayas:

Felipe Zayas va morir el quinze d’abril del 2018, però docents com ell no moren mai…  Creia en el seu treball… (i serà recordat) per la petjada que deixava en el seu alumnat. Encara que hagueren passat més de trenta anys.

 

 

DidactiRed, Centro Virtual Cervantes

portada_semana

Hace ya más de una década, Amparo M. y un servidor nos embarcamos en el diseño de cuatro tareas para DidactiRed, la sección del Centro Virtual Cervantes “en la que se publican actividades dirigidas a profesores de español. En la segunda etapa del proyecto, que iniciamos en febrero de 2004, además de las actividades para el aula, se ofrecen actividades de reflexión para el profesor y técnicas para mejorar la práctica docente. Todas las actividades se recogen y están clasificadas en Didactiteca, el archivo de esta sección”.

Ha llovido mucho desde entonces, pero la vigencia de las tareas sigue intacta. Las cuatro actividades venían a ocupar un espacio por entonces poco explorado: el de la enseñanza del español a personas adultas migrantes en relación con el ámbito laboral. Éramos conscientes de las dificultades a las que muchos migrantes se enfrentaban para conseguir un trabajo, muchos de los cuales pasaban por València Acull, donde Amparo M. trabajaba y yo colaboraba como voluntario. En algunos casos, a esas dificultades para encontrar un empleo se añadían las limitadas competencias comunicativas en español. De ahí que decidiéramos dar una modesta respuesta desde la didáctica del español como lengua extranjera. Lo que no sabíamos entonces es que la gran recesión que vendría años después precarizaría aún más las duras condiciones laborales de la población.

Comparto aquí las cuatro tareas, diseñadas a cuatro manos. Aunque puede que haya aspectos que se podrían mejorar desde el punto de vista metodológico, son tareas perfectamente vigentes que pueden llevarse al aula, con alguna adaptación si fuera preciso.

El objetivo de esta actividad es preparar al alumnado para afrontar con éxito una entrevista de trabajo, tanto en situaciones formales (entrevista con el responsable de personal de una empresa, por ejemplo) como informales (aquel que pide trabajo al propietario de un bar). Esta actividad  forma parte de una serie de dos: en esta primera, se aborda la preparación de la entrevista de trabajo; la segunda, se centrará en el desarrollo de la entrevista misma. Está claro que antes de una entrevista de trabajo, es necesario preparar diferentes estrategias (lingüísticas, psicológicas, culturales, etc.) que faciliten el proceso y la consecución del objetivo final: ser contratado. Ambas actividades son continuación de «Busco trabajo» y «Experiencia profesional».

El objetivo de esta actividad introductoria es reflexionar sobre las propias capacidades y habilidades para desempeñar un trabajo determinado, como paso previo a la búsqueda de empleo, y de esa manera encaminar los esfuerzos de los alumnos hacia un itinerario laboral más acorde a sus particularidades a la vez que se les ayuda a que sean capaces de expresarlo en español.

El trabajo es un tema que, en principio, interesa a cualquier persona. Para el alumnado de origen extracomunitario es, en muchas ocasiones, prioritario e imprescindible para conservar su situación de residente legal en nuestro país. Las dificultades con las que se encuentra este alumnado a la hora de encontrar trabajo son varias: discriminación por el color de la piel o por el país de procedencia, imposibilidad de homologar su titulación, desconocimiento del funcionamiento del mercado de trabajo, etcétera. Por todo ello, consideramos necesario preparar actividades que faciliten la integración en el mercado laboral para poder así desarrollarse personal y socialmente.

La presente actividad remite a «Buscamos trabajo… y piso» donde se aborda el tema del trabajo. Además se ha planteado como la primera de una serie incluida en una unidad didáctica sobre el mundo del trabajo, para alumnos de nivel B1 o Intermedio. En esta unidad encontraremos contenidos organizados en bloques, que responderán a las diferentes fases en la búsqueda de empleo: el perfil personal del trabajador, sus necesidades formativas, los recursos para la inserción laboral, la búsqueda de trabajo, los procesos de selección de los trabajadores, la contratación, etcétera.

El objetivo de esta actividad es que el alumnado sepa expresar cuál es su perfil profesional (formación, profesión, experiencia…), como paso previo a la búsqueda de empleo.

Esta actividad enlaza con la actividad «Busco trabajo» en la que se persigue que el alumno aprenda a hablar de sí mismo en relación con las características personales exigidas en las diferentes profesiones. Ambas actividades proponen un mismo planteamiento y tienen una cierta secuencia, por lo que sería recomendable que se llevaran a la práctica en sesiones de clase consecutivas o que fueran programadas sin demasiada distancia. Además con estas dos actividades se inicia una serie que conforma una unidad didáctica sobre el mundo del trabajo y que va dirigida a alumnos de nivel intermedio. En ella se podrán encontrar contenidos organizados en bloques, que responderán a las diferentes fases en la búsqueda de empleo: el perfil personal del trabajador sus necesidades formativas, los recursos para la inserción laboral, la búsqueda de trabajo, los procesos de selección de los trabajadores, la contratación, etcétera.

El objetivo de esta actividad es que el alumnado sea capaz de comunicarse satisfactoriamente en una entrevista de trabajo. Esta actividad es la continuación de «Entrevista de trabajo (I)». Si en la primera, el interés se centraba en la preparación de la entrevista; en esta segunda, se abordará la entrevista en su desarrollo. Es importante atender tanto al comportamiento verbal como al no verbal de forma que la persona pueda conseguir finalmente el trabajo.

Modou Beye: “Enseñar es seducir”

Conocí a Modou hace ya unos años en casa del admirado profesor Amadou Ndoye en Dakar. Desde entonces e intermitentemente mantenemos el contacto. Modou es profesor de español en el Liceo Ahoune Sané de Bignona (Senegal). Compartimos, pues, ocupación y preocupación. En cuanto a su motivación para elegir estudios, Modou dirá: “lo que en realidad me impulsó a estudiar español fue la influencia de un buen profesor. Empecé a estudiar en el equivalente a 4º de la ESO. Mi primer profesor de español me motivó usando con frecuencia muchos refuerzos. Y estos refuerzos me incitaban a trabajar más, aun con muy pocos recursos. Recuerdo cómo aquel profesor solía leer en voz alta mis tareas para animar a los demás alumnos a estudiar bien el español como hacía yo”. Con estos antecedentes no es de extrañar que Modou decidiera hacerse profesor: “para mí, ser profesor me permite ganarme la vida con dignidad gracias al sueldo y además puedo al mismo tiempo perfeccionar mi nivel en la lengua y la cultura españolas”. Por cierto, su dominio del idioma de Cervantes es extraordinario. A ello ayudaron, sin duda, sus estancias en nuestro país. De su profesión, Modou destaca lo siguiente: “el contacto con mis alumnos me permite comprender que la enseñanza no es difícil si el profesor es flexilbe y receptivo. Unos alumnos me consideran como un hermanos o un padre y les genero confianza. Los demás acaban igualmente por respetarme cuando se dan cuenta de que lo que más me interesa es hacer bien mi trabajo: enseñar bien”. Entre sus experiencias más satisfactorias se cuenta el contacto con “exalumnos que están en universidades y no dejan de escribirme o llamarme por teléfono”. Entre las críticas, “me da pena ver unos 70 alumnos en un aula, y desgraciadamente es el caso en varios centros de mi país”.

Por estos pagos desconocemos enormemente la situación de la educación en los países del Sur, por eso testimonio como los de Modou son muy valiosos. Para conocer un poco más a nuestro protagonista, aquí van un par de textos que tocan dos de sus preocupaciones: el trabajo en el aula y la conservación del medio ambiente en su país.

Las realidades del aula. Un aula de personalidades.

Un aula es la sociedad en miniatura, así el profesor tiene que descifrar varias personalidades en un espacio reducido para un periodo muy concreto. Enseñar a adolescentes no se reduce solamente a impartir conocimientos. Enseñar a adolescentes es posible sobre todo cuando aulacervantesel profesor comprende las realidades socioculturales de sus alumnos. ¿Cómo se puede pedir a un alumno que haga el retrato físico y moral de su padre a un alumno o a una alumna que hasta la fecha hace investigaciones en vano para conocer a su padre? Enseñar es seducir y la seducción no se hace con cualquier tema, así los docentes hemos de estudiar con antelación las reacciones que puede suscitar tal o cual pregunta.

La protección del medio ambiente: una tarea común.

El medio ambiente se compone de toda la biodiversidad terrestre y marina, es decir, todas las especies animales y vegetales y los ecosistemas en los que operan. Estos recursos naturales son esenciales para la vida de la humanidad y la Tierra. De ahí, proteger el medio ambiente es sinónimo de la preservación de la humanidad. Y tal labor debe ser una tarea común en todos los países y en particular en Senegal, un país en vías de desarrollo.

¿Por qué tenemos que proteger el medio ambiente en Senegal y por qué dicha labor nos concierne a todos?

Situado en la parte oeste de África, Senegal es sin duda un país muy rico en recursos naturales gracias a su situación geográfica con el océano Atlántico, el río Senegal, el río Gambia y el río Casamance. También Senegal tiene parques entre los cuales destacamos el parque de Djoudj y el de Niokolo-koba. La región natural de Casamance se distingue por sus riquezas naturales tanto en el ámbito de la fauna como de la flora. La preservación del medio ambiente debe ser una prioridad ya que la calidad de vida de la población senegalesa depende de eso.

Proteger el medio ambiente en Senegal es luchar contra la desforestación. El proceso de desforestación avanza a paso acelerado en Senegal donde cada año desaparecen muchas hectáreas de bosques. Las principales causas son la sobreexplotación de los bosques y los incendios que acaban por quemar las raíces de varios árboles u otras especies vegetales. Tal fenómeno tiene consecuencias graves como las sequias y eso repercute negativamente en la agricultura que hasta la fecha depende de las lluvias. A modo de ejemplo podemos tomar el caso de la región de Camanance donde antaño se podían cosechar dos veces en el mismo año mientras que hoy día, aunque llueve, todo hace indicar que ya no llueve como antes y eso es debido a la desforestación que va sufriendo esta zona. Además de afectar a la flora, la desforestación ahuyenta a los animales lo cual constituye severos impactos en la fauna.

Proteger el medio ambiente en Senegal es también gestionar bien la basura. En Senegal, desgraciadamente ver a alguien tirar una botella de vidrio, una lata, un vasito de café touba, una bolsa de plástico, en las calles, en las playas o en cualquier otro lugar es como coser y cantar. Y eso perjudica el medio ambiente. A pesar de que la ley que prohíbe la producción, importación, venta y distribución de estas bolsas en todo el territorio nacional.  Todo hace indicar que su aplicación no es nada efectiva. Así pues urge sensibilizar sobre la importancia del reciclaje de los residuos, de los desechos.

Proteger el medio ambiente en Senegal es limitar la contaminación. A causa de la urbanización, se instalan a tontas y a locas fábricas y empresas sin pensar en las consecuencias negativas sin precedentes en la población. Está bien promulgar leyes para la protección del medio ambiente, pero más valen las medidas para aplicarlas de manera efectiva y por eso la protección del medio ambiente es una tarea común.

¿Por qué la protección del medio ambiente es una tarea común?

15781184_10209617174761114_6467458467273765984_nProteger el medio ambiente es preservar la supervivencia y el futuro de la humanidad. Dado que el medio ambiente es nuestra fuente de alimentos y agua potable. El aire es nuestra fuente de oxígeno. El clima permite nuestra supervivencia. Preservar el medio ambiente es una cuestión de supervivencia. Y como Senegal es un país en vías de desarrollo ningún gobierno tendrá los recursos económicos para poder financiar proyectos para erradicar los problemas medioambientales. Entonces las empresas, las fábricas, deben acompañar al gobierno en las políticas para proteger el medio ambiente. Además todas las fuerzas vivas de la nación deben sensibilizar, desde los párvulos hasta las universidades, sobre la importancia del reciclaje y la gestión de la basura. Hacer programas de radio y televisión podrán ser también estrategias para llamar la atención de toda la nación senegalesa sobre las acciones que deterioran el medio ambiente. Además hay que insistir en la importancia de plantar árboles y evitar la contaminación de las aguas y del aire ya que nuestra calidad de vida depende de cómo tratamos el medio ambiente. Los diputados pueden aprobar leyes pero la aplicación de dichas leyes sólo será efectiva si cada uno se considera como un eslabón sin el cual nada funciona.

Proteger el medio ambiente significa proteger nuestra fuente de alimentos y cualquier otro ingrediente y agua potable. Todo lo que comemos y la bebida proviene de la naturaleza. Pero la contaminación afecta al agua que bebemos o los alimentos que comemos. Y estos contaminantes pueden desarrollar enfermedades o malformaciones. Debemos asegurarnos de que la naturaleza produce un agua y alimentos saludables en cantidades suficientes. Para ello, todos deben implicarse en todas las políticas que promueven la protección del medio ambiente en Senegal.

La protección del medio ambiente, por una parte, implica todas las acciones diarias para reducir los residuos, limitar la contaminación, y por otra parte, asegura la conservación de los recursos naturales en Senegal. Y por eso la protección del medio ambiente requiere una voluntad política, la fuerte participación de las empresas y fábricas y de todos los ciudadanos. Además un cambio en las actitudes y cambios de comportamiento de todos son imprescindibles para la efectividad de las políticas medioambientales.

 

 

 

 

“Entre la serena alegría y la punzante pena”

20180331_203847

Dice Daniel Pennac en Mal de escuela: “A cada encuentro (con un exalumno/a), adviertes que una vida ha florecido, tan imprevisible como la forma de una nube. ¡Y no vayas a imaginar que esos destinos deban lo más mínimo a tu influencia como profesor!”. Sin embargo, contradiciendo lo anterior, Mal de escuela reivindica como pocas obras el papel del profesor en el ingente trabajo que supone “rescatar” a ciertos alumnos del naufragio. Para ello, Pennac nos describirá así su propia historia:

Los profesores que me salvaron -y que hicieron de mí un profesor- no estaban formados para hacerlo. No se preocuparon de los orígenes de mi incapacidad escolar. No perdieron el tiempo buscando sus causas ni tampoco sermoneándome. Eran adultos enfrentados a adolescentes en peligro. Se dijeron que era urgente. Se zambulleron. No lograron atraparme. Se zambulleron de nuevo, día tras día, más y más… Y acabaron sacándome de allí. Y a muchos otros conmigo. Literalmente, nos repescaron. Les debemos la vida.

He pensado en estas palabras de Daniel Pennac leyendo el hilo que publicó Toni Solano (@tonisolano) en Twitter el pasado 25 de mayo. En él, y de manera sobrecogedora, se cifra el sentido último de la educación. ¿Habrá algo comparable a sacar a flote a un alumno lastrado por sus circunstancias? Difícilmente. Pero en la misma medida, ¿existirá una impotencia mayor que zambullirse día tras día y no conseguir repescar a uno de esos alumnos condenado a hundirse sin remedio? Todos los docentes creo que podríamos reconocernos en esta sensación agridulce que describe tan certeramente Toni Solano. Hacía tiempo que unas palabras sobre educación no me “tocaban” tanto y por eso he querido compartirlas aquí:

Cuando llega el viernes y cierras la semana, por un momento haces balance de las grandezas y miserias de lo que es ser docente en Secundaria #hilo ⬇️⬇️

Una compañera de Infantil me explicó una vez lo agridulce que resulta sentar las bases en niños que luego no van a acordarse apenas de ti, mientras guardan buen recuerdo de otras etapas.

Los de Secundaria, sin embargo, somos muy conscientes del buen o mal recuerdo que dejamos, porque convivimos en un periodo fundamental con esos adolescentes que se convierten en adultos.

En ese tránsito disfrutamos al verlos llegar a las distintas etapas, ESO o Bachiller, con o sin graduación, satisfechos por verlos cumplir poco a poco con metas más o menos ambiciosas.

Disfrutamos cuando un niño abandonado o maltratado por la sociedad o por su propia familia se sobrepone a las circunstancias y se va con la FP Básica, con la ESO o incluso con el Bachiller.

Disfrutamos cuando un joven con necesidades educativas supera con su esfuerzo y nuestra ayuda barreras que ninguno pensábamos que podría alcanzar, barreras más mentales o sociales que académicas en muchos casos.

Pero también sufrimos, y mucho, al ver la caída en picado de otros niños y niñas a los que el paracaídas de la Escuela no puede salvar por el lastre que llevan.

Niños y niñas que no conocen palabras de cariño, que tienen la autoestima destrozada, que no pueden avanzar más que en círculos, condenados a repetir cursos, a abandonar a mitad de camino.

Niños y niñas sin normas ni límites en sus casas, que crecen aplicando sus propios criterios, aplicando un sentido común distorsionado por sus particulares realidades, algunas terribles.

Sufrimos también al detectar el fatídico momento en que una mala decisión tuerce el destino de un joven, bien por desatino del propio interesado o bien por la ceguera de las familias.

Familias que, sin ayuda fuera de la Escuela, solo confían en la palabra de sus hijos y reniegan de los consejos de los profesionales, familias que arreglan los problemas culpando al otro en una perpetua huida hacia el abismo.

Familias sin formación, familias que no han leído el Buscón y por tanto no pueden saber que “nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar, y no de vida y costumbres”.

Sufrimos cuando, al final de la jornada, jornadas como la de hoy viernes, pensamos en esas palabras que podrían haber cambiado las cosas, no el mundo ni el sistema, pero sí una vida, palabras nunca dichas o tal vez nunca escuchadas.

Volviendo a la sensación agridulce de aquella compañera de Infantil, a ella le queda el consuelo de reconocer por las calles a los que han salido adelante, mientras para nosotros es más persistente el dolor de no haber podido salvar a algunos del horror.

En esa encrucijada nos movemos los profes de Secundaria, entre la serena alegría de cientos de miradas agradecidas y la punzante pena de unos pocos descarriados. Que tengáis un buen fin de semana 🔚

Una aproximación a las literaturas africanas

LusmoreDauda

Ilustración de @LusmoreDauda

El próximo 25 de mayo se celebra el Día de África. Desde este blog, la manera que tenemos de celebrarlo consiste en compartir textos y experiencias docentes. Entre los primeros, son altamente recomendables los siguientes enlaces:

Respecto a mis experiencias docentes, el curso pasdo presenté en el CEPA Pitiüses de Eivissa “Una aproximació a les literatures africanes” (el contenido puede verse en el siguiente documento: Literatures africanes 2).

Celebrar el Día de África con literatura me parece una excelente opción porque tal y como dice Sonia Fernández Quincoces:

¿Cómo celebrar el Día de África? Seguro que hay cientos de formas. Una manera, sin duda, es leyendo. A través de la lectura conseguimos viajar, conocer otras vidas y culturas y acercarnos a los otros; un nosotros a descubrir. Leer es el mejor modo de derribar esos muros que no dejan de amenazar con alzarse. Leer nos ayuda a adentrarnos en la piel de otras personas. Leer es el mejor camino para sentir que el mundo se puede seguir ensanchando hasta límites insospechados”.

En “Letras de África en las venas”, 13 africanos y afrodescendientes recomiendan sus lecturas favoritas por el Día de África. De manera modesta yo quiero hacer hoy lo mismo. Estas serían mis recomendaciones:

  • Todo se desmorona, Chinua Achebe.
  • Ciudad abierta, Teju Cole.
  • Desgracia, J. M. Coetzee.
  • Americanah, Chimamanda Ngozi Adichie.
  • Los pescadores, Chigozie Obioma.
  • En un lugar del Atlántico, Fatou Diome.
  • El fuego de los orígenes, Emmanuel Dongala.
  • Pequeño país, Gaël Faye.
  • El regreso, Hischam Matar.
  • Murambi. El libro de los huesos, Boubacar Boris Diop.

Intercanvi d’experiències i bones pràctiques

Foto 5

Aquesta setmana s’han celebrat dues jornades d’intercanvi d’experiències i bones pràctiques: les organitzades pel CEP d’Eivissa i pel CRIF Las Acacias de Madrid. La primera internivells i la segona dedicada només a l’Educació de Persones Adultes. Tot i que el format d’aquestes jornades sempre es pot millorar, del que sí que estem segurs és de que l’aprenentatge entre docents i entre centres és un requeriment imprescindible per a la innovació i millora educativa.

Diem això perquè ara fa tot just dos anys, Anna Tur i un servidor vam participar a les Jornades d’intercanvi d’experiències innovadores organitzades pel CEP d’Eivissa a la seu de la UIB. Aquí tenim la programació completa de les Jornades: GRAELLA_ORDRE_JORNADES.

La nostra aportació portava com a títol: “Escola pública i responsabilitat social. L’experiència del CEPA Pitiüses”. Aquí trobareu la presentació completa: Jornades intercanvi d’experiències-CEPA Pitiüses.

Foto 1

L’experiència central que vam voler compartir girava al voltant de l’organització de tres taules rodones, els objectius de les quals eren:

a) Sensibilitzar el nostre alumnat i el conjunt de la societat eivissenca sobre problemàtiques de rellevància social.
b) Motivar el nostre alumnat mitjançant l’elecció de temes d’interès social i l’ús de metodologies innovadores.
c) Ajudar a construir una ciutadania activa a través del diàleg, l’empatia i l’esperit crític.
d) Donar a conèixer el CEPA Pitiüses entre la societat eivissenca.

Què vam fer?

1. Taula rodona sobre “La importància dels ensenyaments artístics”.

Captura 4

Punt de partida: l’escola pública no pot acceptar el menyspreu de les administracions educatives envers aquests ensenyaments.

Objectiu: reivindicar els ensenyaments artístics en la construcció de les persones i de les societats lliures.

2. Taula rodona sobre “La situació de les persones refugiades”.

Captura. 2PNG

Punt de partida: l’escola pública no pot estar d’esquena a una realitat que afecta la dignitat humana i que posa en qüestió el projecte europeu.

Objectiu: reflexionar al voltant de les causes i conseqüències de les polítiques europees en matèria d’acollida a les persones refugiades.

3. Taula rodona sobre “El dret a l’educació”.

Captura 3Punt de partida: a les escoles de persones adultes sabem de primera mà que aquest dret no sempre es pot exercir en plenitud, ni aquí ni arreu del món.

Objectiu: reflexionar sobre els entrebancs que trobem les persones per tal de formar-nos.

Com ho vam fer?

Primera fase: la preparació. Treball al voltant del tema en les diferents classes (exposició fotoemocions, textos…). Preparació de l’acte central: selecció d’un documental motivador, tria dels ponents per a les taules rodones i logística.

Segona fase: l’acte central. Visionat d’un documental i taula rodona.

Tercera fase: aprofundiment.

Tasques posteriors: taller d’expressió corporal, creació textos…

Voces docentes para el cambio en Educación de Personas Adultas

El diari 1

El presente artículo fue publicado por El diari de l’eduació el pasado 9 de mayo de 2018. Compartimos aquí la versión en castellano.

En ¿Por qué han fracasado las “competencias” en educación? Lecciones para futuros intentos de innovación educativa, Fernando Trujillo afirma que “al profesorado le gusta sentirse agente de los procesos de transformación que ocurren en su práctica y no paciente de experimentos ajenos –como se puede esperar, por otro lado, de un profesional cualificado.” . Además, y citando a Antonio Bolívar, leemos que “lo que ha de cambiar no se puede prescribir porque los cambios en la práctica dependen de lo que piensen los profesores”. Sin embargo, a pesar de ser imprescindible para el cambio educativo, la voz del profesorado no siempre es escuchada cuando de transformar la escuela se trata, como hemos visto en las sucesivas reformas educativas. Es una necesidad, pues, que el profesorado tome la palabra y lidere los procesos de renovación educativa, a pesar de los intentos para desacreditarlo el último especialmente grave con las acusaciones intolerables de adoctrinamiento. En ello nos jugamos la participación y, ni más ni menos, la democracia.

En la Educación de Personas Adultas (EPA), la participación formó parte de su ADN desde el inicio. Ahora bien, de aquella horizontalidad naciente queda ya muy poco (más allá de extraordin20180405_124810arias iniciativas de carácter comunitario). Al mismo tiempo que la EPA se extendía, también lo hacía la verticalidad en forma de tecnificación y burocracia. A estas alturas, y no sé si es sólo un espejismo, creo que volvemos a recuperar poco a poco la voz perdida al calor de las nuevas tecnologías y de la multiplicación de experiencias altamente estimulantes. Justamente esta primavera hemos asistido a la publicación de un buen puñado de textos que nos señalan el futuro de la EPA. Así, Josep Miquel Arroyo planteaba en su blog DidàkTIC cuáles serían las tres cosas que pediría para la EPA al Departament d’Ensenyament. Cuatro compañeros más, y en sus respectivos blogs, recogieron el guante: Ramon Paraíso, Quim Balaguer, Joan Padrós y Joan R. Giribert. En paralelo, Margarita Massot, profesora de la Facultat de Ciències de l’Educació de la UAB, publicaba en Senderi un interesantísimo artículo donde hacía un completo repaso de los últimos 40 años de EPA. En la parte final de su texto, bajo el epígrafe de “¿Hacia dónde queremos ir?”, la autora apunta a una serie de factores que harían posible el cambio de modelo en el aprendizaje a lo largo de la vida.

20180402_120730No nos debe sorprender esta eclosión de la EPA. Los que trabajamos en ella sabemos que algunas cosas están cambiando, y para bien. La creación de la Comunidad de docentes de educación para personas adultas con presencia en Facebook y Twitter, el grupo de Educación de Personas Adultas del ICE de la UAB o la Xarxa d’Escoles Municipals de Persones Adultes de la Diputació de Barcelona están logrando tejer toda una red de profesionales que comparten inquietudes y experiencias. También se han multiplicado en todo el Estado español las jornadas formativas o de intercambio de experiencias. En el País Valencià, los centros de profesores (llamados CEFIRE) cuentan con asesores especializados en EPA. En Aragón, se está elaborando la nueva Ley de Educación de Personas Adultas a través de un proceso participativo donde todos los agentes implicados han podido dar su opinión. El carácter innovador de algunos centros de EPA les ha permitido ganar premios y participar en programas educativos europeos. Sin ánimo de exhaustividad, lo que todo esto demuestra es que, a pesar de las dificultades, la Educación de Personas Adultas vive una nueva primavera.

No nos debe sorprender esta eclosión de la EPA. Los que trabajamos en ella sabemos que algunas cosas están cambiando, y para bien. La creación de la Comunidad de docentes de educación para personas adultas con presencia en Facebook y Twitter, el grupo de Educación de Personas Adultas del ICE de la UAB o la Xarxa d’Escoles Municipals de Persones Adultes de la Diputació de Barcelona están logrando tejer toda una red de profesionales que comparten inquietudes y experiencias. También se han multiplicado en todo el Estado español las jornadas formativas o de intercambio de experiencias. En el País Valencià, los centros de profesores (llamados CEFIRE) cuentan con asesores especializados en EPA. En Aragón, se está elaborando la nueva Ley de Educación de Personas Adultas a través de un proceso participativo donde todos los agentes implicados han podido dar su opinión. El carácter innovador de algunos centros de EPA les ha permitido ganar premios y participar en programas educativos europeos. Sin ánimo de exhaustividad, lo que todo esto demuestra es que, a pesar de las dificultades, la Educación de Personas Adultas vive una nueva primavera.No nos debe sorprender esta eclosión de la EPA. Los que trabajamos en ella sabemos que algunas cosas están cambiando, y para bien. La creación de la Comunidad de docentes de educación para personas adultas con presencia en Facebook y Twitter, el grupo de Educación de Personas Adultas del ICE de la UAB o la Xarxa d’Escoles Municipals de Persones Adultes de la Diputació de Barcelona están logrando tejer toda una red de profesionales que comparten inquietudes y experiencias. También se han multiplicado en todo el Estado español las jornadas formativas o de intercambio de experiencias. En el País Valencià, los centros de profesores (llamados CEFIRE) cuentan con asesores especializados en EPA. En Aragón, se está elaborando la nueva Ley de Educación de Personas Adultas a través de un proceso participativo donde todos los agentes implicados han podido dar su opinión. El carácter innovador de algunos centros de EPA les ha permitido ganar premios y participar en programas educativos europeos. Sin ánimo de exhaustividad, lo que todo esto demuestra es que, a pesar de las dificultades, la Educación de Personas Adultas vive una nueva primavera.

Este despertar de la EPA no debe impedirnos ver los problemas que esta etapa educativa arrastra. Las aportaciones que encontraremos a continuación se enmarcan dentro de estas coordenadas: nuevo impulso y necesidad de cambio. El primero en hacer propuestas fue Josep Miquel Arroyo quien en su blog DidàkTIC nos planteaba las Tres cosas que pediría para la educación de adultos al Departament d’Ensenyament:

  • La remodelación de los estudios para la obtención del título de ESO.
  • La ampliación de la inversión económica, formativa y humana.
  • La asunción del concepto de aprendizaje a lo largo de la vida.

El relevo lo cogió Ramon Paraíso en su blog De vuelta en Tres cosas (más) que pedia al Departament d’Ensenyament para la educación de personas adultas. Este autor enumera estos otros tres deseos:

  • El establecimiento de estrategias para impedir que los centros de adultos se conviertan simplemente en un contenedor donde enviar al alumnado que por diversos motivos no finaliza etapa o no logra cumplir los objetivos en los institutos.
  • La dotación de equipos de asesoramiento, orientación y apoyo piscopedagógico.
  • Una campaña de visibilización y, sobre todo, de potenciación.

Por su parte, Quim Balaguer en La germana pobra i lletja publicaba ¿Qué pido yo? Estas son sus aportaciones:

  • Una estructura adecuada para cada centro de adultos.
  • La necesidad de adaptar los centros al siglo XXI.
  • La reducción de la distancia entre el Departament y los centros.

El siguiente en plantear mejoras fue Joan Padrós en La destil·leria en #3cosasfadultos. Estas serían sus demandas:

  • La primera en forma de pregunta: ¿hay alguien a nivel de país reflexionando sobre qué es y que debe ser el aprendizaje a lo largo de la vida?
  • Más recursos.
  • Más autonomía de centro.

El último compañero en hacer aportaciones fue Joan R. Giribet quien en su blog publicaba Mejoremos la enseñanza de adultos. Entre las mejoras propuestas, Giribert enumera las siguientes:

  • Más publicidad institucional.
  • El acceso a la orientación psicopedagógica de los EAP.
  • El fomento del curso de Graduado en Educación Secundaria (GES).

20180331_203836Las propuestas de estos cinco profesores podríamos considerarlas complementarias y abarcan la práctica totalidad de elementos presentes en la EPA: la ideología (ligado al concepto de aprendizaje a lo largo de la vida), la importancia de esta etapa educativa (traducida en visibilidad y relevancia social), el presupuesto (en relación con los recursos, especialmente humanos), la organización y la oferta formativa (en clave de autonomía de centro), la relación con las administraciones y con el resto del sistema educativo, el currículo y la metodología.

Estas voces a pie de aula se unen a discursos hechos desde la universidad, como es el caso del de Margarita Massot quien publicaba en Senderi 40 Años de EpA, de la democratización de la Educación a la democratización educativa. Esta profesora considera que el futuro de la EPA pasa por:

  • Potenciar centros y espacios formativos diversos como servicio educativo universal con una función inclusora, socializadora y de cohesión social que escape del asistencialismo, y que reduzca el efecto Mateo [“fenómeno social según el cual aquellos que más tienen (bienes, riqueza o fama), ven aún más incrementada sus posesiones, mientras que aquellos que menos tienen, las ven progresivamente limitadas y reducidas “, según la enciclopedia.cat].
  • Potenciar los centros de FpA como unos espacios polivalentes, flexibles y dignos.
  • Descentralizar la FpA de manera que pueda estar cogestionada y planificada desde las administraciones autonómicas y también desde el municipalismo más próximo a las necesidades y demandas del sector.
  • Establecer una oferta formativa amplia, diversa y contextualizada para responder a las necesidades específicas de las personas adultas.
  • Coordinar la oferta formativa, los diversos programas de un territorio, a partir de un modelo de centros abiertos e integrados en el barrio.
  • Estimular la formación específica del profesorado de FpA.

A grandes rasgos, lo importante ya se ha dicho en relación con las propuestas que deberían dar forma a la EPA del futuro. Ahora bien, no puedo resistirme a dar mi punto de vista, pese al peligro de resultar redundante. Mis tres propuestas se resumirían en: aprendizaje a lo largo de la vida, flexibilidad y ciudadanía.

  • El aprendizaje a lo largo de la vida debería convertirse en un derecho (limitado ahora a la enseñanza obligatoria) y, por tanto, debería ser: público, gratuito y de calidad. Las administraciones deberían poner en valor estos estudios, dotándolos de los recursos necesarios (infraestructuras y personal) y haciendo la difusión adecuada. Además, la EPA debería tener entidad propia (educativa y formativa a la vez) y no ser considerada como un apéndice de otros estudios. La clave para la mejora pasaría por la cooperación entre las administraciones y los diferentes agentes implicados. Por su parte, las universidades deberían ofrecer formación específica sobre la EPA y generar un corpus teórico suficiente para orientar a los profesionales.
  • La flexibilidad nace de la necesidad de adecuar estos estudios a las necesidades (cada participante se encuentra en un itinerario formativo único) y la disponibilidad de las personas adultas (que pueden compaginar estudios con otras obligaciones laborales y/o familiares). Esta flexibilidad debe partir del reconocimiento de la autonomía de los centros y debe llegar al currículo, al horario (combinación de modalidades), a los espacios, a la organización y a las metodologías (de carácter innovador).
  • La ciudadanía parte de la conciencia de una humanidad compartida y se adquiere mediante el desarrollo del diálogo, la empatía y el espíritu crítico. La participación y la responsabilidad serían los pilares sobre los que construir centros acogedores, donde la interrelación con el entorno sería considerado como un valor estratégico clave. En este sentido, la EPA debería contribuir a la creación de redes escolares y ciudadanas.


En definitiva, es un lugar común afirmar que a participar se aprende participando y, aunque parezca mentira, el colectivo docente no tiene muchas oportunidades para hacerlo. Este hecho está cambiando: cada vez son más los enseñantes que en los blogs, en las redes sociales o en los diferentes encuentros pedagógicos toman la palabra. Es una tendencia imparable, que rompe el monopolio sobre los discursos educativos, en manos de los tecnócratas de la administración o de los teóricos universitarios de la educación. Esta democratización de los relatos no tiene marcha atrás y cualquier iniciativa que busque censurarlos estará condenada al fracaso. La pregunta ahora sería: ¿la administración educativa está dispuesta a escuchar? ¿Estaría dispuesta a hacer cambios y enriquecer la normativa y el corpus legal vigente con las aportaciones de los docentes (y no hablo solo del papel imprescindible de los sindicatos)? Y aún quedaría otro interrogante: ¿estaría dispuesta a escuchar la voz de los participantes? (de esto, sin embargo, hablaremos en otra ocasión).

El diari 2

La educación de personas adultas en la encrucijada. Los retos de la EPA Vicent Ventura

En octubre de 2008, la revista T.E. de la Federació d’Ensenyament de CCOO del País Valencià publicaba este artículo que escribí en nombre del claustro de profesores de la EPA Vicent Ventura de Valencia: L’educació de persones adultes en la cruïlla. Els reptes de l’EPA Vicent Ventura. Aparte de constatar, como dice la canción, que “el tiempo pasa / nos vamos poniendo viejos”, la relectura se convierte en una ocasión perfecta para la reflexión: qué queda de entonces y qué ha cambiado, qué retos podemos dar por logrados y cuáles siguen interpelándonos, qué nuevos desafíos presenta el mundo de la educación de personas adultas…

En estos casi diez años, la EPA Vicent Ventura ha logrado mantenerse a flote, superando una amenaza de desaparición y el cierre (no consumado del todo) durante un curso escolar. Todo ello nos lleva a pensar en lo precario de nuestras conquistas. En todo este tiempo, muchas personas continúan ligadas a la escuela, ese es uno de sus grandes activos. Otras han ido llegando, como una parte del alumnado y la práctica totalidad del profesorado. Todas ellas mantienen vivo un proyecto que tiene mucho de sueño: ¿cómo  ejercer el derecho al aprendizaje a lo largo de la vida como medio para el empoderamiento personal y para la transformación social?  Ese “círculo cálido” ya existe y se llama EPA Vicent Ventura. No podemos permitir que nos lo arrebaten o nos lo perviertan.

En este tiempo han pasado muchas cosas, entre otras: la gran recesión, que comenzó justo ese 2008 y que expulsó a buena parte de la clase trabajadora de sus casas, de sus trabajos y de unos mínimos vitales de dignidad. Otro de los grandes cambios afectó a los flujos migratorios: muchas personas volvieron a sus países de origen y muchos jóvenes emigraron en busca de oportunidades laborales. Por el camino, el Estado recortó la sanidad, la educación, los servicios sociales… dejando a la intemperie a amplias capas de la población. Todo esto y mucho más pasó también por las aulas de las escuelas de personas adultas. La desidia de los diferentes gobiernos conservadores respecto a esta etapa educativa coincidió en el tiempo con la vuelta a los estudios de una parte de la población expulsada del mercado de trabajo.

De los retos que apuntábamos en el artículo de 2008, todos siguen vigentes. No significa esto que estemos en el mismo punto, puesto que la realidad ha cambiado y también ha habido importantes logros en este tiempo. Sin embargo, el horizonte que esos retos apuntaba sigue interpelándonos: ciudadanía, flexibilidad, orientación, sabiduría, lenguas, colaboración y, en el caso particular de la EPA Vicent Ventura, sindicalismo. Presentamos ahora la versión en castellano del artículo, que parece pedir una reescritura que recoja las nuevas circunstancias que confluyen en la educación de personas adultas de 2018.

Vicent Ventura

La educación de personas adultas vive momentos de incertidumbre: cambian las demandas y cambian, desde hace tiempo, los colectivos que se le acercan. La realidad social nos adelanta constantemente y las respuestas que damos no siempre llegan a tiempo ni caminan en la dirección correcta. Esto no quiere decir que todo lo hagamos mal; por suerte, abundan las experiencias donde las escuelas de personas adultas han liderado el cambio de sus respectivas comunidades. Con todo, el debate sobre qué EPA exige la sociedad actual sigue abierto.

Nuestra experiencia es particular, como no podía ser de otra manera, fruto de nuestra pertenencia a CCOO-PV y a un contexto social y humano concreto. Pero también participa de los desafíos a los que deben hacer frente todas las escuelas de personas adultas. Desde estas líneas queremos contribuir a las reflexiones sobre qué modelo de EPA queremos.

LOS RETOS

La EPA Vicent Ventura entiende los retos como una especie de hoja de ruta que nos guía, dotando de coherencia nuestras acciones. Nosotros hemos elegido siete. En todo los casos, el camino ya se ha iniciado, así la reflexión parte de la acción y al contrario. Cada reto está formulado como si de un sueño se tratara: “que nuestra escuela se convierta en un espacio de ciudadanía …”.


ESPACIO DE CIUDADANÍA
Lejos de los debates estériles sobre la Educación para la ciudadanía, azuzados por intereses estrictamente políticos, concebimos la EPA como un espacio abierto, acogedor y participativo. El ejercicio de una ciudadanía plena debe ser el motor de todas nuestras acciones. Este hecho cobra especial relevancia entre un colectivo como el de las personas de origen extranjero, que no siempre tiene garantizado sus derechos. Por otra parte, en el ámbito de nuestro centro aspiramos a profundizar en dinámicas de acogida y de participación.


ESPACIO DE FLEXIBILIDAD
Prácticamente todos los colectivos a los que se atiende en la escuela piden programas y acciones formativas con una duración más corta que el curso escolar y agrupaciones más flexibles, que permitan la incorporación del alumnado en diferentes épocas del año con un aprovechamiento máximo. Partiendo de este hecho, queda claro que es la escuela quien debe adaptarse a los alumnos y no al revés. Sería bueno, pues, caminar hacia organizaciones más modulares o de tipo intensivo, cuatrimestral, etc.


ESPACIO DE ORIENTACIÓN
Deberíamos hacer de la tutoría un elemento clave del proceso educativo. Y en una doble dirección: valorativa y orientadora. Deberíamos disponer de instrumentos más eficaces (como entrevistas en profundidad) para valorar los conocimientos y las experiencias previas del alumnado y poder así adaptar los currículum a sus necesidades. Se trataría de diseñar itinerarios formativos individualizados que orientaran al alumnado hacia futuros aprendizajes y / o hacia el mundo del trabajo.


ESPACIO PARA EL SABER
En este ámbito las posibilidades de la EPA son inmensas. Así, por ejemplo, el trabajo en torno a temas de interés social o científico puede ser, además de un elemento estimulante, una buena manera de organizar los contenidos del currículum. Por otra parte, el aula de informática-autoaprendizaje al mismo tiempo que un medio para el desarrollo de las diferentes acciones formativas puede convertirse en un recurso muy fructífero para la captación de nuevo alumnado. También creemos que la creación de una biblioteca puede ayudar a la consolidación de iniciativas en el terreno de la animación lectora. Igualmente sería interesante la creación de un fondo documental sobre el tema de la inmigración y del aprendizaje de las lenguas.


ESPACIO PARA APRENDER LENGUAS
El aprendizaje de lenguas debe ocupar un lugar central en cualquier EPA. El carácter instrumental de las lenguas hace que de su dominio dependan futuros aprendizajes. Ahora bien, la EPA no puede quedar al margen de los nuevos enfoques sobre la enseñanza de lenguas. Así, no podemos separar la enseñanza del castellano (o del valenciano) de aspectos relacionados con el hecho migratorio. Deberíamos adaptar la enseñanza de lenguas al Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCER), buscando equivalencias con los cursos ofertados en las escuelas de idiomas.


ESPACIO DE COLABORACIÓN
Dadas las especiales características de la EPA Vicent Ventura, esta puede convertirse en una plataforma idónea desde la que colaborar con otras instituciones educativas. El alumnado en prácticas de la Facultad de Pedagogía y de la Escuela de Magisterio realiza una tarea más que satifactoria. Habría pues que reforzar este aspecto a la vez que sería interesante la incorportació de más voluntariado que permitiera la puesta en marcha de experiencias en la línea de las comunidades de aprendizaje.


ESPACIO DE FORMACIÓN SINDICAL
La relación que se ha mantenido de forma continuada con diferentes secretarías, federaciones y fundaciones de CCOO-PV se ha visto reflejada en una comunicación más fluida, el aumento de la presencia en el órgano de dirección de la escuela, impulso a iniciativas formativas y la reflexión alrededor de asuntos que se refieren a la formación, fundamentalmente en todo lo relacionado con la nueva formación profesional. Aparte de esto, creemos que la EPA puede aportar conocimientos y experiencias en cuestiones relacionadas con la formación sindical en fenómenos migratorios.

T.E

 

Palabras de allí, palabras de aquí

el camino

A principios de 2011, un puñado de lectores de la Escuela de Personas Adultas Vicent Ventura de València nos embarcamos en una empresa: el comentario de la novela El camino de Miguel Delibes en el blog creado al efecto Palabras de allí, palabras de aquí. Buscamos además la complicidad de algún lector senegalés de la mano del amigo Modou Beye, profesor de español en el Liceo Ahoune Sané de Bignona (Senegal). Y también participó algún lector de las clases de español de la EOI de Gandia gracias a la colaboración de Amparo S. De aquella experiencia, ya lejana en el tiempo, recuperamos aquí alguna de las entradas y alguno de los fantásticos comentarios dejados por los lectores. Echando la vista atrás, podríamos decir que valió mucho la pena.

BIENVENIDOS/AS
El presente blog nace con la intención de ser ese espacio en el que se encuentren las palabras llegadas de aquí y de allí. Sabemos que detrás de las palabras vienen las ideas y también los sentimientos.  Aquí comentaremos libros y lo haremos desde dos esquinas del mundo: la senegalesa y la valenciana. En el cruce, las palabras harán emerger puntos de vista diferentes, pero también coincidencias y complicidades. Los libros, pensamos, son una excusa perfecta para hacernos sentir parte de una humanidad compartida.
¡Anímate a iniciar el viaje! ¡Ya estamos en camino!

 

¿CÓMO HAREMOS?
El libro que hemos elegido para ser comentado es “El camino” de Miguel Delibes. Este mes de enero es el tiempo que nos damos para ir leyéndolo. Somos lectores de Senegal y de Valencia entusiasmados con la idea de compartir esta experiencia lectora desde las dos orillas.
Durante el mes de enero, podrás ir leyendo el libro con calma y además podrás ir conociendo algo más sobre la obra y el autor. También podrás intercambiar comentarios sobre la biografía de Delibes y sobre otras obras del autor castellano.
A partir del mes de febrero, empezaremos a comentar los diferentes capítulos del libro, a razón de dos capítulos semanales.
Los comentarios podremos hacerlos en las diferentes entradas del blog.
¡ÁNIMO, EL CAMINO YA HA EMPEZADO!

 

DESPEDIDA
Ahora sí que hemos llegado al final del camino. Han sido unos meses de compañía. La compañía de Miguel Delibes, la compañía de Daniel, el Mochuelo, y tantos otros, y nuestra mutua compañía alrededor de las palabras.
Hasta el día de hoy, este blog ha recibido 3175 visitas, 31 entradas y 172 comentarios. A buen seguro, en los próximos días estas cantidades aumentarán. Pero más allá de los números, lo que nos llevamos los que hemos participado en esta modesta aventura es la sensación de haber recorrido un camino juntos, compartiendo nuestras experiencias o nuestros comentarios, otorgándonos humanidad, de forma compartida. La profundidad de los comentarios ahí queda: no son palabras que se lleva el viento. Queda la idea de recogerlos todos y darles forma. Pero ese ya será otro camino. Descansemos de este y, como dicen los gitanos que hablan romanó: “Latchó drom!” (¡Buenos caminos!).

He aquí una muestra de algunos de los comentarios dejados en el blog por los lectores:

El autor empieza con esas palabras, en mi opinión, porque es una frase dicha por Daniel el Mochuelo. A él le hubiera gustado que la historia pasara de otra manera.

Yo me siento más identificada con el padre, aunque también comprendo al hijo, porque tiene miedo al cambio de vida que se le está imponiendo. Daniel el Mochuelo vive feliz en su pueblo y no quiere aprender nada más, porque piensa que ya sabe todo lo que necesita y lo que no sabe se lo explica su amigo Roque el Moñigo, que es tres años mayor y tiene una cualidad muy valorada por él: es muy fuerte. Para el protagonista tener fuerza es muy importante, aunque yo pienso que no tiene tanto valor como él le da.

La capacidad económica de una persona no es primordial para estudiar, sin embargo, tengo que reconocer que el dinero ayuda a obtener plaza en mejores colegios y a tener un apoyo extra escolar en caso de que sea necesario.

Mª Dolores

Hola, amigos de “Palabras de allí, palabras de aquí”. Nos incorporamos a la tertulia virtual, con retraso, pero con mucha ilusión. Somos un grupo de lectores de Gandía, estamos aprendiendo español y nos ha parecido buena idea leer este libro y compartirlo con gente de otras partes. Nos gusta mucho el blog e intentaremos participar lo máximo posible.
El otro día estuvimos hablando de una de las cuestiones planteadas: ¿son necesarios “los cuartos” para estudiar o no? Estuvimos hablando de cómo eran las cosas hace unos años en nuestros países y de cómo habían ido cambiando a lo largo de los años. Creo que las becas y las ayudas al estudio que existen ahora han mejorado las cosas, pero que todavía hay mucho que cambiar. Un niño empieza a aprender desde sus primeros meses de vida y no todas las familias tienen el tiempo, la disposición y las energías necesarias para dedicarle. A los tres años, ya se han decidido muchas cosas en la vida de un niño. Las familias deberían tener mucho más apoyo desde el primer momento en que nace un bebé.
Amparo

Cuando era pequeña solo tenía miedo a dos cosas, la escoba -quitatelarañas- de mi vecina, que asomaba su cabeza cubierta por un trapo por encima de una puerta y la otra eran los “maquis” En esta zona había por las montañas hombres escondidos al terminar la guerra, era una guerrilla antifranquista. Cuando iba al pueblo, teníamos que pasar por varios puertos de montaña y yo iba encogida. ¡Vaya tontería! De mayor me he interesado en conocer su historia.

Hasta tal punto se le ha puesto motes a la gente, incluso heredados por familias, que yo muchas veces no conozco a las personas por su apellido. Me gustan, siempre que no sean ofensivos, yo soy de la familia “Carrasca”.

Aunque yo fui al colegio en la posguerra, no he conocido los castigos corporales, ya teníamos bastante con el lavado de cerebro que nos hacían. No hay nada que justifique un maltrato ni a niños ni mayores.

En los pueblos hay muchas lenguas viperinas, pobrecillas. En la ciudad es más difícil que la gente del barrio o finca te critique, nos conocemos menos. Una cosa curiosa es que casi siempre se pone en “tela de juicio” a las personas más débiles y con menos recursos y pocas veces a los “señoritos del pueblo”.

Paco es una persona fenomenal, le preocupa su familia y el trabajo, ya quisieran las beatas un buen “achuchón” de él; eso sí, a escondidas.

Volviendo a releer los comentarios he vuelto a aquellos días y me he vuelto a quedar asombrado ante el caudal de sabiduría que atesoran. La relectura también me ha servido para recordar a una buena parte de mi alumnado de entonces y solo puedo sentir por ello emoción y reconocimiento.

MIguel Delibes El País

Foto: El País

“El ‘asignaturismo’, hacer exámenes continuamente, es la muerte de la cultura”

Sobre la educacionTengo pendiente la lectura de Sobre la educación de Emilio Lledó (Taurus, 2018). Mientras tanto, acudo a las reseñas y comentarios sobre el libro. Entre ellos encontramos “El asignaturismo, hacer exámenes continuamente, es la muerte de la cultura” aparecido en El País el pasado 28 de marzo. El libro es “un compendio de sus artículos y reflexiones de la enseñanza, los exámenes o el papel de la Filosofía en las aulas o el de la Universidad en la vida de los alumnos”.

No sé si es una apreciación errada, pero creo que en el debate educativo andamos un tanto huérfanos de referentes intelectuales (¿y por qué no, éticos?) como el que representa Emilio Lledó. Llevamos unas décadas en las que asistimos a una escisión programada entre, de una parte, una concepción del hecho educativo de corte tecnocrático; y de la otra, una comprensión del mismo enmarcada en un proyecto ético y de sentido. A la vista está que tal brecha se amplía con el paso del tiempo y que las políticas educativas basculan descaradamente hacia una tecnificación cada vez más deshumanizada y mercantilizada. Por todo ello se hacen imprescindibles voces como la de Emilio Lledó.

En Sobre la educación, el autor nos hace ver cómo a veces el alumnado puede llegar a pensar que “el apasionante mundo del saber y de la ciencia es ese horroroso organismo de mediocridad (representado por la escuela y la Universidad)”. En opinión del filósofo sevillano, “el asignaturismo, hacer exámenes continuamente, es la muerte de la cultura”. En el subtítulo del libro, La necesidad de la Literatura y la vigencia de la Filosofía, encontramos otras de las claves del mismo. Respecto a la Literatura dirá que habría que “enseñar a leer un libro clásico porque pasar un semestre con Galdós, Baroja o, no digamos, Cervantes, no es un invento utópico”. En cuanto a la Filosofía afirmará que “son los profesores los que tienen que darse cuenta del carácter crítico y formativo que tiene esa disciplina. Quererla quitar es un crimen pedagógico, un crimen cultural contra el desarrollo mental del país”. Y sobrevolándolo todo: la libertad y la igualdad. De la primera dirá que habría que “enseñar a los niños la libertad”. La igualdad es la que inspira la cita de Aristóteles que da sentido al libro: “Puesto que toda la ciudad tiene un solo fin, es claro que también la educación tiene que ser una y la misma para todos los ciudadanos”. Sin igualdad las personas se resienten, pero también la sociedad, puesto que “se pierden talentos extraordinarios para la música, para la poesía, para la literatura”.

El lector asiduo de este blog sabrá que por aquí hablamos de alumnos y profesores. En este sentido, el profesor Lledó recuerda así a don Francisco, su primer maestro:

Nos hacía leer El Quijote y también a otros autores. Y luego nos pedía sugerencias de la lectura. Solo con eso, preguntando qué podía sugerir Miguel de Cervantes Saavedra a niños de nueve o 10 años, aniquilaba el asignaturismo.

Por lo que respecta a sus alumnos, emociona comprobar cómo aún recuerda a aquellos trabajadores españoles que conoció hace más de 60 años en Alemania:

Cuando Emilio Lledó recuerda a aquellos alumnos, cita un verso de Lope de Vega: “España, madrastra de tus hijos verdaderos”. Corrían los años cincuenta del pasado siglo y él acababa de mudarse a la Universidad de Heidelberg, en Alemania, donde transcurrieron algunos de los años más reveladores de su carrera docente. Poco después de que él se trasladara, comenzaron a llegar a las fábricas de los pueblos de alrededor oleadas de obreros españoles. Hombres jóvenes y sin estudios, con un castellano rústico y un alemán inexistente “que habían nacido con un No de plomo en la cabeza por no tener un verdadero acceso a la educación.

Se hizo amigo de un grupo y Emilio Lledó (Sevilla, 1927) les ofreció reunirse en una cafetería un par de veces al mes. La excusa fue enseñarles alemán, pero acabaron aprendiendo unos y otros de la vida. “El entusiasmo, la inteligencia y la sensibilidad de esos jóvenes han quedado para mí como la experiencia docente más maravillosa que he tenido”, asegura más de 60 años después el filósofo sentado en el sofá de su piso, junto al Retiro madrileño. “Y mira que me he llevado bien con mis alumnos”, cuenta el que también ha sido catedrático de instituto en Valladolid y en las universidades de La Laguna, Barcelona y UNED de Madrid.

Emilio Lledo El paisEn este apunte biográfico, para mí, se encierra todo el sentido último de la educación. También, por supuesto, de la educación de personas adultas. Me he quedado con ganas de más y por ello pendiente queda, pues, una reseña más extensa de Sobre la educación.

 

Foto: El País

 

 

Inma Manresa. “Estado civil: lectora”

Hace ya más de una década, Inma llegó de interina al IESO Camino Romano de Sisante y alquiló la casa justo enfrente de la mía. Aunque nos unía la profesión, con quien hizo verdaderamente buenas migas (literal y figuradamente) fue con mi padre. Y es que Inma sabía, y sabe, acercarse a la gente, escuchar y hablar desde el corazón. Allí Inma hizo amistades de esas que duran toda la vida, y aún hoy muchos de sus alumnos de entonces la recuerdan. Después de aprobar las oposiciones, la vida la llevó de nuevo a Molina de Aragón y más tarde a Callosa de Segura, su pueblo.

Inma es de esas profesoras de Lengua castellana y Literatura de raza. Le pone tanta pasión a su trabajo que inevitablemente te contagia ese amor por la palabra. A punto de celebrar un nuevo Día del Libro, su Biografía de lectura da fe de todo ello. Y si no, lean y vean (en el enlace al vídeo de Youtube) qué significa para ella la lectura y cómo en su caso es imposible separar su biografía de su pasión por las letras:

3

“Fe de vida” / Biografía de lectura

Vídeo

FE DE VIDA: “El certificado de Fe de vida y estado es el documento que acredita que una persona está viva, así como su estado civil. La vida y el estado (de soltero/a, viudo/a, divorciado/a…) se acreditan por la fe de vida, emitido dicho certificado por el correspondiente Registro Civil”.

Creo que aprendí a leer antes que a mirar mientras flotaba en el mar de la tranquilidad que la naturaleza femenina crea para sus cachorros. Los labios de mi madre fueron mi primer libro.

Mi padre contaba cantando no hasta dos o hasta tres sino La rana debajo del agua, El mar parece cosa muy sencilla y hasta El preso número 9, una historia de dos rombos que años más tarde le oiría contar cantando a la mismísima Joan Baez.

Por su parte, mi madre me dio a conocer en las páginas de su boca al mono titiritero, Juan Chimpirinico, Garbancito o aquella leyenda en la que era el mísmisimo Lucifer quien piedra sobre piedra construía el acueducto de Segovia.

Así asentaron en mí los que la vida me dieron los sólidos cimientos de mi amor por la palabra en cualquiera de sus formas. Si alguien me preguntara ahora por qué leo, sería como si me preguntara por qué respiro: para vivir, para hacer la fotosíntesis, para ser hasta mis últimas consecuencias.

Mis órganos vitales son muchos: Quevedo, don Quijote, el Lazarillo, Larra, Baroja, Rubén, las vanguardias, Delibes, Montalbán, Mendoza, Montero, Machado, Rulfo, Mastretta, Belli, Benedetti, Neruda, Trueba, Tolkien, Cortázar, Poe, El Principito, las Brontë, Tristán e Iseo… Lo que se me queda en el tintero y lo que me queda por descubrir.

Como veis, esto no es un flirteo pasajero, sino una historia de amor que durará hasta que mis oídos vean y mis ojos oigan.

ESTADO CIVIL: LECTORA

En las nubes, literalmente, a 23 de marzo de 2018

Cuando decía que Inma es capaz de contagiar su pasión por la literatura no exageraba. En el siguiente vídeo, la propia Inma nos contará cómo consiguió enredar a varios de sus alumnos para escribir el libro de microcuentos “Cogiendo mariposas con las manos” hasta poder verlo publicado: Presentación del libro “Cogiendo mariposas con las manos”

mariposas 1

Del texto literario a la canción sabemos que hay un salto muy pequeño. Cualquiera no podría darlo, pero Inma sí: su maravillosa voz sobrevuela las canciones del grupo Calle Tijuana:

Cantando

¡Gracias, Inma por todo lo compartido!

“Mare de llet i mel” de Najat El Hachmi

 

Mare de llet i mel

Literatura i vida van, en certes ocasions, de la mà. Així m’ha passat a mi amb Najat El Hachmi i els seus llibres. Tres de les seves obres m’han acompanyat en els darrers centres educatius als quals he treballat.

L'últim patriarcaNajat El Hachmi va nèixer al Marroc, però als vuit anys es va traslladar a Catalunya. Les tres novel·les esmentades ens ajuden a copsar l’abast del trasbals vital i emocional que comporta el fet migratori. Els seus personatges es mouen entre dos mons de referència, les transicions entre els quals mai seran fàcils. Si a L’ultim patriarca el focus estava posat en el personatge del cap de família, a La filla estrangera aquest es desplaça, en consonància amb el títol, cap a la filla -perquè aquí el femení sí que importa-. I com tancant el cercle, a l’última novel·la, Mare de llet i mel, l’atenció recaurà en la mare mitjançant un parell de narradors: l’extern per narrar la vida allà i l’intern per contar les experiències viscudes aquí.

Aquest text no busca fer un comentari exhaustiu de Mare de llet i mel, sinó només abordar un petit aspecte argumental que conflueix amb la intenció d’aquest blog. Ens referim a tot el que té a veure amb l’escola i amb les relacions entre professors i alumnes.

Al llarg de les darreres dues dècades hem assistit a una proliferació d’obres teòriques centrades en l’impacte que les migracions han tingut a les nostres escoles. La gran recessió dels últims anys sembla que hagi girat el focus cap a altres aspectes del sistema educatiu, com ara: les retallades, l’augment de les ràtios, l’empitjorament de les condicions laborals del professorat… Fet i fet, crec que encara està per escriure el balanç  de les polítiques educatives en relació amb la diversitat cultural: per quin model vam optar en el seu moment i quins han estat els seus resultats. Entenc que ja han passat unes dècades i tenim la perspectiva necessària per avaluar tot plegat. A manca d’uns estudis concloents, la literatura ens pot servir també per fer-nos una idea de per on han anat les coses.  Mare de llet i mel pot  aportar-nos llum sobre aquest assumpte.

En el següent fragment, Fatima, la protagonista emigrada a Catalunya, veu amb desconfiança com Sara Sqali, la seva filla, es relaciona amb una professora:

Havia de canviar d’escola, en aquells temps. Tants anys havien passat i nosaltres encara allà perdudes sense tornar aquí, a veure-us. Doncs un dia em va citar la professora , una amb qui tot sovint  la veia parlant al carrer. De vegades les havia vistes, amb converses ben animades, parlotejant com si es coneguessin de tota la vida, la nena rient com jo no la veia riure mai llavors, amb una confiança que no entenia que pogués tenir amb una dona que no li era res.

Tinc la sensació que encara està per investigar l’efecte positiu que alguns professors de les anomenades “aules d’acollida” van tenir, i tenen, en el futur dels seus alumnes. I no parlo només d’aprenentatges lingüístics i curriculars, sinó també de tot un seguit d’intangibles més propers a les emocions:

La relació de la nena amb aquella mestra era ben estranya, tot sovint la retenia a classe passada l’hora de sortir, o l’acompanyava a la biblioteca i se l’enduia a passejar pels carrers. També li regalava llibres. Un cop va voler-la apuntar a aprendre anglès, que ja li pagava ella les classes, va dir-me. I no vaig saber què respondre…

Per desfer els nostres propis prejudicis, la mare de la novel·la sí que reconeix la importància de l’escola i la formació per tenir un futur millor. Ara bé, això no treu que alhora experimenti el neguit de veure com a mesura que la seva filla avança en els estudis es vagi convertint en una estranya per a ella.

… quan veia Sara Sqali marxant trepitjant la boira les nits d’hivern, tot el meu ventre es cargolava sobre si mateix, germanes, tot ell era com si enrotlléssiu una tovallola humida. L’estudi és cosa bona, ja ho sabem, des del principi que volia que la nena seguís per fer-se el seu propi futur, que no hagués de dependre de tothom com m’havia passat a mi, però és clar, una cosa és que anés a aprendre coses i l’altra és que me la canviessin d’aquella manera. Em tornava boja, germanes meves, pensava mira que n’ets d’exagerada, la teva filla és la mateixa de sempre, et va sortir de dins, la coneixes. Però no, no la coneixia, s’estava convertint en una estranya. Per què no em parlava, germanes? Jo li havia donat tot el que havia pogut. La nostra era una vida senzilla, sense luxes, però teníem garantit el dia a dia gràcies als meus braços i la meva esquena, gràcies al meu esforç. No sabeu com era venir de treballar, rebentada, i veure la meva filla feliç i parladora, amb aquella brillantor als ulls que jo feia temps que no li veia. M’esmunyia arran de paret per no deixar que em veiés, per no estroncar-li l’alegria, però a casa sanglotava tota sola una bona estona.

Quina comunicació mantenen els professors amb els pares dels seus alumnes quan hi ha una barrera lingüística que tot ho dificulta? De ben segur, la següent escena s’haurà produït més d’un cop als nostres centres. Gràcies a Najat El Hachmi ara intuïm com es podria desenvolupar una trobada així:

Doncs un dia aquella dona em va citar per entregar-me les notes finals de la nena, que jo, per descomptat, no podia ni llegir ni comprendre. Per mi n’hi havia prou de saber que anava bé, que seguia anant bé als estudis. Però es veu que en això  d’anar bé també hi ha una escala, que es pot anar una mica bé, molt bé o ser la millor de totes, i quan la mestra m’explicava això, amb unes paraules que per mi no volien dir res, no l’entenia gaire. Sara Sqali em traduïa, però davant la mestra li costava encara més parlar-me, no sé si li feia vergonya o és que no li agradava parlar d’ella mateixa. Però va trigar a dir-me el que la professora em volia deixar molt clar: que era molt bona en els estudis, que havia treballat molt i aconseguit molt bones notes, que per això la mestra recomanava que continués després d’aquell curs que s’acabava. Tot això jo ho havia de signar.

La nostra autora ens ajuda a entendre com es poden sentir aquestes mares que acudeixen a les nostres escoles citades pels tutors dels seus fills. En el cas de Mare de llet i mel, la mare decideix recolzar la professora tot i que això signifiqui l’allunyament definitiu de la seva filla:

Ho vaig fer, és clar. Em feia una por terrible que Sara Sqali encara canviés més, que com més estudiés més s’allunyés de mi, però encara era joveneta per tenir la seva pròpia cambra i si no l’hagués deixat continuar, de ben segur que hauria marxat encara més lluny.

Quantes i quantes històries semblants a aquesta s’hauran produït en els últims anys? El que fa el llibre és mostrar-nos que també, de vegades, els guanys (en forma d’èxit acadèmic) van acompanyats de pèrdues i de renúncies. I també, és clar, estan les històries de fracassos escolars, tan abundants entre la població d’origen estranger a les nostres aules. La novel·la de Najat El Hachmi no parla d’això, però ens fa pensar que no podrem aconseguir una escola i, per descomptat, una societat intercultural fins que les possibilitats de l’alumnat immigrant s’equiparin a les de l’alumnat autòcton.

_____________________

Altres obres de l’autora:

Jo també sóc catalana

La caçadora de cossos

 

Some content on this page was disabled on 30 May, 2018 as a result of a DMCA takedown notice from Najat El Hachmi. You can learn more about the DMCA here:

https://en.support.wordpress.com/copyright-and-the-dmca/

“De la certificación como medio a la certificación como objetivo…”

IMG-20141130-WA0024 (3)

El pasado 9 de abril, María Acaso publicaba en Educación disruptiva + educación artística “De la certificación como medio a la certificación como objetivo: Cifuentes, su TFM y la universidad como fraude”. En su texto, al hilo de la controversia suscitada por el máster de la conocida política madrileña, María Acaso sostiene que lo que este asunto demuestra es la sustitución del aprendizaje por la certificación y sus indeseables consecuencias: la anulación del deseo de aprender, la transformación del placer por la simulación narcótica y la desaparición de los afectos. No nos detendremos aquí en la polémica –tan penosa, por cierto– del máster, sino que pondremos el foco en ese tercer efecto indeseado del que habla Acaso:

La tácita separación entre afectos y conocimiento genera procesos individualistas que impiden la creación de comunidades, de piñas, de sororidad y de potencias compartidas.

Este blog nació al calor de los afectos y de cómo estos condicionan los aprendizajes y la experiencia vivida, dentro y fuera de la escuela. En todo este tiempo no nos ha resultado fácil encontrar referencias teóricas que abordaran esta cuestión, por eso las palabras de María Acaso son tan bienvenidas por aquí, puesto que vienen a evidenciar el nexo tan estrecho que existe entre el mundo del afecto y el del conocimiento. La autora concluye con una idea bien potente: en la separación sobrentendida entre ambos mundos crece el individualismo y se debilita la solidaridad.

Es un lugar común reconocer que somos más proclives a aprender aquello que amamos o, en su versión más superficial, aquello que suscita nuestro interés. Está más que demostrado cómo la educación que nace del afecto –¡como si fuera posible lo contrario!– condiciona las expectativas y orienta los resultados en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Pero María Acaso apunta más allá: los afectos nos obligan a salir de nosotros mismos y generan relaciones de complicidad, tejiendo redes y articulando colectividades. En definitiva, afecto ante el objeto (el conocimiento) y afecto entre los sujetos (para la construcción personal y colectiva).

Los afectos suponen una inclinación hacia algo o hacia alguien, puesto que son de naturaleza relacional. También implican una valoración positiva que admite diferentes grados: desde la mera simpatía hasta el mismísimo amor. Alrededor de los afectos nacen la seguridad, la confianza o la autoestima. Esto es evidente en cualquier etapa educativa. Yo lo veo a diario en la Educación de Personas Adultas: el cambio que experimentan algunos estudiantes adultos hunde sus raíces en los afectos. Afecto hacia el objeto de estudio (“ahora disfruto aprendiendo”), afecto hacia ellos mismos (“ahora me veo capaz de aprender”), afecto hacia el profesorado (“gracias por creer en mí”) y afecto hacia el grupo (“ahora he encontrado un grupo con el que me siento a gusto”). Para María Acaso, no podemos educar(nos) si no es desde el amor. El aprendizaje no arraiga si no media el afecto:

Desvincular el conocimiento del amor es como desvincular el crecimiento del agua, un proceso imposible.

Podrá contrargumentarse que el temor también puede generar conocimiento, haciendo buena la máxima de que “la letra con sangre entra”. Sin embargo, un conocimiento así adquirido compromete seriamente el horizonte liberador al que todo gesto educativo remite.

20180402_210901

Esta llamada al afecto solo puede hacerse desde quienes somos –desde lo biográfico, dirá Acaso– tal y como pretende mostrar este blog. Entramos al aula con todo lo que somos, por mucho que los sistemas educativos pretendan que dejemos en la puerta una buena parte de nuestra subjetividad. En este sentido, remito al artículo que publiqué en la revista enTERA2.0 “Mochilas para el aprendizaje adulto. ¿Cómo aprovechar la experiencia previa del alumnado en las escuelas de personas adultas?”, y que viene a decir que:

La Educación de Personas Adultas (EPA) debería caminar hacia el reconocimiento de la experiencia previa del alumnado y, además, debería permitir la entrada en sus aulas del gran caudal de saberes que atesoran sus participantes. Al hacerlo se mejoran: la autoestima, la motivación y la integración de nuevos aprendizajes por parte del alumnado. El aula y la institución escolar se aprovechan, al mismo tiempo, de una inteligencia construida colectivamente, porque ¿qué institución se puede permitir desperdiciar el talento de sus integrantes?

Entramos en el aula con una gran mochila de experiencias, pero también de emociones. Es tarea del docente saber encauzarlas para que se conviertan en afectos que posibiliten el aprendizaje y el conocimiento. En esta línea, María Acaso dirá:

Porque solo desde la piel, desde lo biográfico, desde las subjetividades y desde lo situado se puede ir más allá para educar y educarnos.

Por último, que todo esto suceda o no dependerá de nuestra capacidad para recuperar en el alumnado: el deseo de aprender, el placer por lo aprendido y, como hemos intentado demostrar aquí, los afectos, esos que nos vinculan con el objeto de conocimiento, con nosotros mismos y con los demás.

La experiencia de la contingencia aúna deseo, placer y afectos, precisamente los tres conceptos que han sido erradicados de los lugares que hemos construido para generar aprendizaje, como las escuelas, los museos o la universidad

¡Gracias, Amadou Ndoye!

10

Acabo de regresar de Lanzarote satisfecho por haber podido saldar una deuda que tenía pendiente: visitar la calle que Arrecife dedicó en 2015 al profesor El Hadji Amadou Ndoye. El gesto viene a subrayar mi reconocimiento y estima por el que fuera primero mi compañero y Jefe en el Departamento de Lenguas Románicas de la Universidad Cheikh Anta Diop de Dakar, y después mi amigo. Allá por el año 2000, y recién llegado a Dakar, Amadou me invitó a comer a su casa, en la que coincidí con los componentes del grupo canario Gato gótico. Fue entonces cuando empecé a entender el alcance de la teranga senegalesa, esa manera especial de hospitalidad.

Desde entonces y hasta su fallecimiento mantuvimos un contacto ocasional, pero ininterrumpido, a través del correo y en persona: él me visitó un par de veces -en Sisante y en Valencia- y yo estuve en su casa de Dakar en otra ocasión (mi gratitud aquí se extiende a su esposa, Aïssatou, y a su hija, Mame Fatou). En su primer viaje y para deleite del inmenso hispanista que era, recorrimos algunos de los caminos de La Mancha: El Toboso de El Quijote o el Belmonte de Fray Luis de León. En su segundo viaje, nos obsequió con una charla en la escuela de personas adultas en la que yo trabajaba entonces, la Vicent Ventura de Valencia. En su exposición, Amadou desplegó toda su erudición, su dominio de tantos y tantos temas, y su compromiso con su continente y con un futuro mejor. Lo escuchamos con atención como quien asiste a un momento único -y en verdad lo fue- y aún hoy al cabo de los años son muchos los que en la Vicent Ventura lo recuerdan.

Amadou sabía de fútbol (su hija Mame Fatou ha heredado esa pasión), de música (jazz, salsa…) y, por supuesto, de letras. De la mano de la literatura viajó a muchos lugares del mundo (Europa e Iberoamérica, especialmente) llevando consigo su sabiduría. Sin embargo, el principal compromiso que mantuvo siempre fue con su tierra, a ella volvía continuamente y a ella dedicó su vida, desde la docencia y desde la investigación. Amadou fue uno de esos faros que iluminó durante décadas a sus paisanos, pero también a tantos y tantos europeos forzados a abandonar su acostumbrada condescendencia sobre el continente africano. Su luz, atravesando el tiempo, sigue iluminándonos y, aunque podríamos lamentar una desaparición tan repentina, su legado nos reconforta enormemente. En el plano más personal, a él le debo mi amor por Canarias y por África en su conjunto.

El mejor homenaje que podemos hacerle a Amdou Ndoye es recuperar y difundir su pensamiento. Sin afán de exhaustividad, aquí encontraremos algunas de las referencias de sus obras. Dialnet recoge las siguientes obras entre 1996 y 2010: 5 artículos en revistas, 6 colaboraciones en obras colectivas y 2 libros. Entre los artículos, encontramos los siguientes: La importancia de la literatura en la enseñanza del español como idioma segundo en Senegal”, “Creencias africanas por ambos lados del Atlántico”, “Jazz y literatura”, “Consideraciones en torno a la narrativa de los 70” y “Tres poetas senegaleses: Mamadou Traoré Diop, Ibrahima Sall y Amadou Lamine Sall”. Estas son sus colaboraciones en obras colectivas: “Inmigrantes negroafricanos en Europa”, “Romanticismo y esclavitud a través de El baúl de Miss Florence de Ana Lydia Vega”, Con el alma en un hilo entre historia y arte”, “El conocimiento del fenómeno inmigratorio en Canarias”, “La emigración senegalesa hacia España” y “La enseñanza del español en Senegal”. Y por último, Dialnet recoge dos libros: la primera edición de “Estudios sobre narrativa canaria” y la segunda edición de este mismo título editado por Baile del sol en 2006 “Estudios sobre narrativa canaria”.

8

Estábamos acostumbrados en Canarias a la mirada europea, pero la de Amadou Ndoye acaso inaugure la mirada africana. La primera destilaba conmiseración (“quizá un poeta que las cante dignamente”, dijo Alexander von Humboldt); la segunda, complicidad, el guiño de quien trata de estar de vuelta de la colonización europea y se encuentra a un pueblo sumiso con –ya– cantidad de poetas que se interrogan sobre sus raíces, pugnan con sus mitos, conviven sarcásticamente con sus congéneres sociales y hasta lanzan la mirada hacia el continente –americano– situado al otro lado del Atlántico: toda una antología de la evanescencia épica. La mirada de Amadou Ndoye se fija especialmente en los poetas-narradores que emergieron en la década de los 70, aunque en este libro haga calas en los 40-50 (Víctor Doreste) y en la inmediata de los 80 (Díaz Pacheco), por lo que no es casual que los otros dos autores (Víctor Ramírez / J.J. Armas) surgieran al socaire de la primera de las décadas citadas, durante la cual las islas, como España, vivieron las dos transiciones: la de la dictadura franquista a la democracia formal, y de ésta a las autonomías. Que por qué un africano, senegalés por más señas, se interesa específicamente por esos años, yo creo que es porque en ese tiempo emerge la conciencia africana de las islas de mano de dos procesos descolonizadores (Guinea Ecuatorial y Sáhara Occidental), al tiempo que sucede una explosión de libertad popular.

Alfonso O’Shanahan

En la editorial Baile de sol, Amadou publicó también “A un tiro de piedra” y “África, más allá del tópico”. Así se nos presenta “A un tiro de piedra”:

4

Lanzarote (así lo entendía Agustín Espinosa) se sitúa a un tiro de piedra del reino alauita pero hay isleños que piensan que los africanos se encuentran a años luz. Muchos vecinos de la cercana península ibérica ignoran que se enseña su idioma en Ciudad del Cabo y en Abiyán. ¿Cuántos hispanos saben que existe una literatura contemporánea escrita en español en la tierra de Mohamed VI por auténticos marroquíes? Un África azotada y sangrienta se asoma y ha decidido cruzar El Charco por medio de artículos que versan con pretensión didáctica sobre economía, literatura, historia… África está ya en Europa con sus inmigrantes y en América ya que ésta es en parte su hija. Esto se olvida o/y se niega. Mientras Mandela ha mostrado su valor y su sentido de lo humano, Soyinka y Nadine Gordimer tratan de esparcir sus mensajes por doquier. El imparable esférico rueda sin cesar por las canchas africanas y americanas, arrastrado estruendo y locura, en el momento en que los tambores cubanos vuelven a casa.

En cuanto a “África, más allá del tópico”, Antonio Lozano dirá lo siguiente:

5

El conjunto de textos que componen el libro que tenemos entre las manos responde a la necesaria tarea de deconstrucción de la idea que del africano se ha labrado, a lo largo de siglos de desencuentros e ignorancia, el imaginario colectivo europeo en general y, en particular, el español.

Era indispensable, para justificar la ignominia de la esclavitud primero, y la de la colonización después, oficializar una imagen del africano hecha a la medida de la triste empresa de la que millones de seres humanos iban a ser víctimas. La supuesta inferioridad del negro era suficiente para dar por válida su conversión en esclavo y el desierto espiritual en que al parecer vivía, para presentar como una bendición su evangelización. Poder político y poder religioso coinciden aquí, como en tantas otras ocasiones, en unos mismos intereses: someter, cada cual con sus propios fines, a una misma población, como fieles aliados que comparten en una misma misión.

Y a ese fin contribuye este libro de Amadou Ndoye, un hombre honesto y clarividente que luchó, con las armas de su verbo y su escritura, por un futuro mejor para todos, un futuro compartido, mestizo, solidario. Ese es el sentido de su esfuerzo al escribir estas páginas, para bien de todos.

Después de su fallecimiento, las referencias en la prensa española y en las redes sociales se multiplicaron. Elegimos aquí estas tres: “Adiós, profesor Ndoye” (José Naranjo, “África no es un país”, 5 de marzo de 2013), “El Hadji Amadou Ndoye, un hispanista en el continente negro” (Carlos Bajo Erro, Wiriko, 6 de marzo de 2013) y “Deconstruyendo: África más allá del tópico” (Literáfricas, 15 de febrero de 2015). Entre los homenajes al hispanista senegalés destacan los realizados por las universidades canarias. Así la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y la Cátedra Vargas Llosa celebraron el 15 de noviembre de 2013 un acto de reconocimiento a Amadou Ndoye. Por su parte la Univerdiad de La Laguna convoca el Premio de Relato Breve Amadou Ndoye para alumnado universitario y profesorado de lengua española en África.

Y ya para acabar, solo decir que estaré eternamente agradecido a Amadou, por su magisterio, por la manera que tenía de irradiar bondad y por seguir iluminándome el camino.

1

“Invitación a contar (la narrativa educativa)”

easymozaLR

Soy un incondicional del profesor Jaume Martínez Bonafé. Sus reflexiones sobre la escuela, tan alejadas de planteamientos tecnocráticos, me parecen acertadísimas. También coincido con esa manera que tiene de entender la relación educativa, que no es solo didáctica sino que es sobre todo política, y que “nace del deseo de emancipación”. Su último artículo en El diari de l’educació (28/03/2018), “Invitació a contar (la narrativa educativa)” enlaza directamene con el propósito de este blog en su intento por recuperar los relatos que emanan de la escuela:

Creo que en educación y en la formación del profesorado nos faltan más relatos que nos permitan profundizar en la comprensión histórica, contextual y subjetiva de los saberes educativos. Soportamos una “teorización” de la práctica alejada de la experiencia vivida, monótona, a la que es difícil encontrarle el sentido profundo que pueda tener para cada uno de nosotros. La Academia ha venido conformando una manera hegemónica de pensar y de hacernos pensar la educación, en la cual nuestras vidas, experiencias y particularidades quedan olvidadas, silenciadas, ausentes.

En momentos en los que la llamada “innovación educativa” ocupa buena parte del tablero pedagógico, Jaume Martínez Bonafé nos recuerda que en el hecho de tomar la palabra se cifra el gesto supremo de la educación. La voz como metonimia de la persona y de su biografía, desde el reconocimiento mutuo y hacia el encuentro con la alteridad. Como decíamos, hay más en ello de político que de didáctico. Bajo estos principios, todos están llamados a contar: el alumnado, traspasando el telón de acero que separa la vida de la escuela; y el profesorado, liberando su experiencia de los discursos hegemónicos:

El discurso oficial de lo que ocurre en las aulas lo escriben otros. Por esto, mi llamamiento ahora al relato de la experiencia escolar tiene una dimensión política, porque es una llamada al reconocimiento de la subjetividad, la biografía, dando visibilidad a las particularidades, ofreciéndose al juicio público, favoreciendo la escucha también de las minorías, subvirtiendo el orden discursivo de la pedagogía tradicional, y sobre todo, rompiendo el silencio al cual ha ido sometiéndose la palabra del profesorado.

En su artículo, el propio Jaume Martínez Bonafé pone en práctica sus palabras: compartiendo su experiencia en aquella escuela de La Pobla de Vallbona y acercándonos a la historia de Ramon con quien “entraba en el aula el sujeto, la biografía, la palabra propia, el deseo”. Nuestro autor en estado puro: política y ternura fundidas en un abrazo.
De manera modesta este blog es una invitación a la palabra, a contar desde la propia biografía la experiencia de la vida de la escuela y de la escuela de la vida. La salvedad es que aquí lo hacemos a posteriori. Muchos de los protagonistas de este blog reconocen que nunca se habían parado a pensar de manera consciente en su pasado escolar. También percibo ciertas reticencias entre el profesorado a la hora de contar sus experiencias docentes desde un punto de vista más personal. Si lográramos vencer esos recelos y nos apoderáramos del relato, tal y como apunta Martínez Bonafé, cambiaríamos la fisonomía de nuestras aulas y escuelas, pero también de la sociedad en su conjunto (formada así por sujetos políticos que ejercen una ciudadanía consciente y activa).
Y ya por último, si Martínez Bonafé nos habla en su artículo de Ramon, yo quería hoy recordar a todos los protagonistas que hasta la fecha han desfilado por este blog: Lucía, Pilar, Álex, Mar, Chus, Carme, Gari, Amparo, Ramón, Juan Carlos, Carlos, Olga, Álvaro, Eva, Nuria, Patricia, Enrique, Raghav, M., Curro, Samba, Mercedes, Teresa y Elvira. Mi más sincero reconocimiento a todos ellos.
*Las citas están traducidas del original en catalán.

Los “cuentos chinos” en la clase de español como lengua extranjera

cuentos-chinos

El presente artículo es obra de Roser Noguera, Roberto Ortí y un servidor, y apareció en el nº 2 de la Revista del Instituto Cervantes de Damasco.

Justificación

Las clases de español constituyen un espacio donde se proyecta y se da a conocer nuestra propia cultura, pero también pueden ser el lugar idóneo donse se dé a conocer la cultura del otro, la del extranjero. En efecto, la idea de la clase de español como lugar de encuentro entre culturas –como espacio intercultural– no es ninguna novedad; prácticamente todos los métodos de español para extranjeros que se publican en la actualidad fijan como un objetivo enseñar al alumnado aspectos relevantes de la cultura española (costumbres, fiestas, tradiciones, etc.). Sin embargo, resulta más complejo articular una propuesta didáctica concreta que al mismo tiempo que facilite la enseñanza del idioma, recoja la tradición cultural del alumnado y la potencie.

El número de este tipo de propuestas disminuye sensiblemente cuando la procedencia cultural del alumno/a es la europea o la norteamericana, es decir, cuando se trata de comunidades árabes, africanas u orientales. Para estos casos apenas se encuentra material didáctico, los métodos de español para extranjeros publicados se preocupan en general más de los problemas culturales y dificultades lingüísticas de francófonos y anglosajones. En otras ocasiones se recurre en la clase a material didáctico –sobre todo para alfabetizar– diseñado para escolares españoles, por lo que no se consiguen los objetivos deseados.

20180316_195656

Ante la carencia de material didáctico específico para inmigrantes, se decidió investigar en este campo y realizar una propuesta didáctica que contemple la cultura de origen del recién llegado. Para ello se elegiría a un colectivo al que dirigir la actividad didáctica y un aspecto cultural, común a todos los pueblos, que perimitiera contrastar y comparar.

Así pues se tomó como punto de partida un conjunto de alumnos/as de nacionalidad china que se aglutinaban en un mismo grupo por tener una competencia lingüística semejante. Su nivel de dominio del español era muy básico, tanto a nivel escrito como oral; podrían ser incluidos en un primer curso de la Escuela Oficial de Idiomas.

Elegimos a este colectivo especialmente por la falta de información directa de que se dispone; se suele considerar como una minoría étnica –cada vez más numerosa– que no es propensa a exteriorizar su cultura en relación con otras. También se ponderó en la elección la especial dificultad en el aprendizaje del español como lengua extranjera de este colectivo.

Por otro lado se decidió trabajar con cuentos –en este caso de procedencia china–, porque su componente lúdico, tanto para los alumnos/as como para el profesorado, incentivan el aprendizaje/enseñanza. También se consideró que el cuento es siempre reflejo de la memoria colectiva de un pueblo, por lo que supone un mecanismo –tan válido como otro– para aproximarse y entender la cultura de una colectividad.

Nos propusimos unos objetivos generales, que a continuación exponemos:

Storyboard_180106_140712

a) El primer objetivo consiste en motivar a los alumnos en una doble dirección: en primer lugar, para que expresen su cultura de origen, lo cual contribuirá a la reafirmación personal del propio alumno. En segundo lugar, se pretende aumentar el interés por el aprendizaje del español. No hemos de olvidar que el alumno que mejor y más rápido aprende es aquel que está más motivado.

b) El segundo objetivo se relaciona directamente con el primero: aumentar la competencia comunicativa del español como lengua extranjera, tanto a nivel escrito como oral; ya que el aprendizaje y el dominio de la lengua es necesario para expresar la cultura propia.

Aquí puede leerse el artículo completo: Los cuentos chinos en la clase de español.